fbpx
16.8 C
Mexico City
viernes, julio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

BRICS: Más ruido que realidad

La cumbre más reciente de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica ha finalizado en medio de una entusiasta cobertura mediática. Los BRICS –que se están ampliando a 11 miembros– a menudo se presentan como un creciente contrapeso al G7 liderado por Estados Unidos y al orden de gobernanza global establecido, además de una amenaza potencial al dominio del dólar. La hipérbole es lamentablemente exagerada.

Seguramente el peso global está ahora más disperso que antes. China es la segunda economía mundial, inundando a países europeos individuales y a Japón, y las tensiones entre Estados Unidos y China se han intensificado. La atención prestada a los BRICS y al papel dominante de China en el grupo refleja esa realidad. Pero los Brics carecen de la cohesión de valores, así como de intereses geopolíticos y económicos amplios, para desempeñar un papel rector de la economía global y actuar como un contrapeso eficaz a las estructuras existentes.

Al crear el acrónimo ‘Bric’ en 2001, Jim O’Neill observó acertadamente que Brasil, Rusia, India y China (Sudáfrica añadió más tarde la ‘S’) representaban cada vez más una proporción mayor del producto interno bruto mundial y del impulso del crecimiento. que debería reflejarse en la gobernanza global.

Durante la década siguiente, los BRICS avanzaron –a menudo con el apoyo de Estados Unidos y Occidente– basándose en su interés compartido por una mayor influencia económica y financiera global. Los ministros de finanzas del G7 invitaron a sus reuniones a funcionarios del ministerio de finanzas y de los bancos centrales de los Brics.

Liderados por sus representantes financieros, los países BRIC lograron presionar para lograr un mayor poder de voto en el Fondo Monetario Internacional y asumieron los 10 primeros puestos. Contribuyeron y tomaron una participación de bloqueo en las líneas ampliadas de apoyo de emergencia del FMI y crearon el Nuevo Banco de Desarrollo. Se unieron al Consejo de Estabilidad Financiera. Los BRICS, especialmente China, fueron esenciales para ayudar a evitar el colapso económico mundial durante la crisis financiera de 2008 y recibieron muchos elogios por ello.

En gran parte debido a la participación de los Brics en el proceso de ministros de finanzas del G20, el G20 comenzó a reunirse a nivel de líderes en 2009 y fue reconocido como el principal foro para la cooperación económica internacional, empujando al G7 a un papel menor e informal. En todo momento, los funcionarios estadounidenses reconocieron especialmente el creciente peso de China, estableciendo estrechas relaciones bilaterales además de los vínculos multilaterales.

Pero por multitud de razones, los Brics no lograron convertirse en una fuerza cohesiva tras la crisis financiera de 2008.

En primer lugar, si bien la economía de China prosperó a pesar de sus propias dificultades, especialmente en 2015-16, las economías de Rusia y Brasil tuvieron un desempeño débil. La caída de los precios mundiales de las materias primas después de 2014 afectó duramente a Brasil y Rusia, y el primero también se vio afectado por una mala gestión macroeconómica. La India era vista como proteccionista y se mantuvo centrada en el interior. Los Brics ampliados simplemente se parecen al G1 chino más 10 satélites.

En segundo lugar, en el frente geopolítico, se consideraba que el presidente Xi Jinping estaba llevando a China hacia el autoritarismo y el estatismo. Las relaciones con Estados Unidos se deterioraron. Mientras tanto, la invasión de Donbás y Crimea por parte de Putin en 2014 convirtió a Rusia en un paria. Esto debilitó la capacidad de los Brics de trabajar con un Occidente cada vez más reticente para ganar más voz en la agenda económica y financiera global. El G7 encontró nueva vida, precisamente para contrarrestar a China y Rusia, a través del trabajo colectivo en temas como la ciberseguridad, las sanciones financieras, la cooperación militar y la defensa de la democracia.

En tercer lugar, el deseo de los Brics de desempeñar un papel más importante en la gobernanza financiera global no se tradujo en una cohesión y un poder más amplios a nivel de los líderes porque el grupo simplemente no comparte intereses y valores geopolíticos comunes. La expansión de los BRIC sólo exacerbará la complejidad.

China y la India tienen una rivalidad históricamente tensa y una relación tensa que continúa hasta el día de hoy. Rusia e Irán son parias. La influencia de Brasil ha disminuido significativamente, al igual que la reputación del presidente Luiz Inácio Lula de Silva. Los miembros del Brics no están de acuerdo sobre la bárbara invasión rusa de Ucrania. Existe una enemistad de larga data entre Irán y Arabia Saudita. China genera temores en el Mar de China Meridional y los países del Sudeste Asiático no son miembros de los Brics. África y muchos países clave con mercados emergentes desean evitar elegir entre China y Estados Unidos. Algunos, como México e Indonesia, aparentemente no quieren formar parte de los BRICS.

Muchas de estas divergencias quedaron evidenciadas en la ridículamente larga declaración cumbre de 25 páginas de los líderes de los Brics. Habla de un compromiso con la democracia, el respeto a los derechos humanos, la evitación de conflictos, la seguridad alimentaria y un papel central del multilateralismo en el comercio en la Organización Mundial del Comercio, posiciones que muchos miembros de los BRICS contradicen sin sentido.

El movimiento Brics aboga por la desdolarización y la reducción de la influencia económica global de Estados Unidos. Si bien es fácil apoyar una visión sombría del G7, Estados Unidos y el papel global del dólar, eso es diferente a ofrecer una alternativa viable.

El renminbi no está preparado para asumir un papel global significativo dada la falta de convertibilidad, los controles de capital, los mercados de capital inmaduros y el débil estado de derecho. Los inversores globales han rechazado a China desde el inicio de la guerra de Rusia contra Ucrania.

Hablar de crear una moneda global de los Brics es fantástico. ¿Están los miembros del Brics dispuestos a deshacerse de sus monedas nacionales? ¿Están preparados para crear un banco central de los Brics? ¿Son sus economías compatibles o existe una zona monetaria óptima? ¿Tienen la infraestructura financiera, y mucho menos la apertura económica y la convertibilidad necesarias? Las respuestas son evidentes.

A pesar de la enorme influencia global de China, los BRICS simplemente están demasiado diversificados y carecen de una agenda positiva para desempeñar un papel rector global. El alboroto de los Brics es exagerado.

Fuente: https://www.omfif.org/2023/08/brics-lacks-united-vision-required-for-global-leadership/?utm_source=omfif+update&utm_medium=email&utm_campaign=omfif+update

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,690SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles