fbpx
16.8 C
Mexico City
lunes, julio 22, 2024
- Anuncio -spot_img

China-Rusia son los nuevos patrocinadores de Irán

Al asumir el poder en 1979, los revolucionarios iraníes se enorgullecían de rechazar el orden global. El ayatolá Ruhollah Jomeini, el primer líder supremo del país, declaró que su estado no sería “ni del Este ni del Oeste”. Jomeini veía a Estados Unidos como “el gran Satán”, la potencia imperial preeminente y espiritualmente corruptora que apoyaba a los déspotas occidentalizados en el mundo musulmán. Pero a sus ojos, el comunismo impío y la Unión Soviética eran igualmente siniestros. “Mis queridos amigos, debéis saber que el peligro que suponen las potencias comunistas no es menor que el de Estados Unidos”, dijo en 1980.

Al rechazar socios, la República Islámica demostró que no sería un país común y corriente que busca maximizar sus ventajas forjando alianzas. En cambio, el régimen revolucionario se vio a sí mismo como una vanguardia encargada de conducir a las masas subyugadas del mundo hacia la libertad y la justicia. Después de que los soldados iraníes expulsaran al ejército iraquí del territorio iraní en 1982, la guerra de la República Islámica contra Irak se convirtió en un movimiento de liberación destinado a liberar a los musulmanes hasta el Mediterráneo. El gobierno también conspiró para derrocar a otros gobiernos vecinos y patrocinó una variedad de organizaciones terroristas islámicas en todo el Medio Oriente. De hecho, el liderazgo clerical respondió con simpatía a los radicales seculares de izquierda antiestadounidenses dondequiera que los encontró.

Pero, como pronto descubrió Teherán, actuar por sí solo no era una estrategia eficaz. El afán del país por exportar la revolución lo puso en desacuerdo con la mayor parte del mundo, y especialmente con los estados de su región. De hecho, la actitud revolucionaria y la tenacidad de la República Islámica en la guerra entre Irán e Irak endurecieron los sentimientos sectarios en Medio Oriente. Irán vendió su petróleo, pero nunca se convirtió en un destino para el comercio global. En el momento de su muerte, en 1989, Jomeini no había logrado ninguno de sus objetivos exteriores.

Los sucesores de Jomeini estaban obligados a hacer un balance de su revolución. Y al asumir el cargo, el nuevo líder supremo del país, Ali Jamenei, tímidamente empezó a tender la mano. Teherán mantuvo su hostilidad hacia Estados Unidos, siempre el objetivo central de su ira, pero redujo su compromiso de impulsar más revoluciones en tierras musulmanas. Dedicó menos tiempo a criticar a países fuera de Occidente y comenzó a buscar patrocinadores de grandes potencias.

Al principio, tuvo dificultades para encontrarlos. Irán comenzó a buscar socios en un momento inoportuno: justo después del final de la Guerra Fría, cuando el poder estadounidense era prácticamente indiscutible. Los europeos siempre estuvieron dispuestos a comerciar con Irán, pero sus inversiones, incluso en el sector petrolero, se hicieron con vacilación. China y Rusia estaban más deseosas de comerciar con Irán, pero aún no compartían la hostilidad de Teherán hacia Washington. De hecho, Beijing y Moscú se mostraron cautelosos a la hora de enemistarse con Estados Unidos en el apogeo de su poder posterior a la Guerra Fría.

Sin embargo, en los últimos 15 años eso ha cambiado. A medida que el poder y la influencia de Washington han disminuido, Beijing y Moscú han decidido que pueden desafiar el orden internacional liberal. Rutinariamente han dado la bienvenida a funcionarios iraníes y han ofrecido a Teherán un apoyo económico y militar más amplio. Aunque esta ayuda viene con condiciones, Teherán se ha beneficiado enormemente. China proporciona a Irán un comercio resistente a las sanciones de Estados Unidos y un acceso más fácil a tecnología avanzada. Como resultado, el régimen clerical ya no teme el colapso económico. Mientras tanto, Rusia ha ayudado a modernizar el ejército de Irán. Diplomáticamente, Beijing, Moscú y Teherán se han convertido en un eje revisionista, poniendo fin de hecho al aislamiento de la República Islámica. Respaldada por estos nuevos aliados, la teocracia iraní puede, cuando quiera, seguir adelante con la construcción de una bomba nuclear. Y gracias a su apoyo, el gobierno de Teherán se siente más poderoso y más seguro que nunca.

Cuando Irán intentó abrirse por primera vez en la década de 1990, bajo la administración del presidente Akbar Hashemi Rafsanjani, el país tuvo dificultades. Los revolucionarios supuestamente tecnocráticos detrás de los clérigos tuvieron dificultades para crear una economía más coherente con una infraestructura moderna. No eran grandes partidarios del Estado de derecho, de políticas fiscales uniformes o de una contabilidad honesta, tres de los principales requisitos previos para un desarrollo económico sostenido. No tocarían el vasto sistema de botín de la República Islámica, en el que las redes familiares, clericales y de la Guardia Revolucionaria son la fuerza económica decisiva. La corrupción, a veces perpetrada por medios violentos, era y sigue siendo endémica.

Dicho esto, Irán sí encontró algunas oportunidades en el exterior antes del actual milenio. Para satisfacer sus crecientes necesidades energéticas, China comenzó a comprar cantidades considerables de petróleo iraní. Después del colapso de la Unión Soviética en 1991, Rusia se encontraba en una situación económica desesperada, por lo que desarrolló una lucrativa relación comercial vendiendo armas a Teherán. A cambio, la República Islámica ignoró la matanza rusa de rebeldes musulmanes en Chechenia. Al darse cuenta de que tenía poca influencia en las regiones suníes de habla persa de Asia Central y no querer ofender a Moscú, Teherán no insistió en su misión religiosa en el patio trasero de Rusia.

Pero ni China ni Rusia estaban dispuestas a forjar una asociación seria con la República Islámica. China, intensamente centrada en su propio desarrollo económico, necesitaba acceso al mercado y a la tecnología estadounidenses. No tenía ningún interés en aliarse con uno de los principales antagonistas de Washington. El presidente ruso, Boris Yeltsin, y, inicialmente, Vladimir Putin, su sucesor, también estaban interesados ​​en el diálogo y el comercio con Estados Unidos en su intento de integrar a Rusia a la economía global. Aunque ciertamente deseaba una, Jamenei no pudo construir una alianza euroasiática contra Washington.

Aislados y en gran medida solos a principios de los años 1990, Rafsanjani y Jamenei intensificaron la investigación clandestina de armas nucleares en el país, que había comenzado en los años 1980 durante la guerra entre Irán e Irak. Ambos hombres también bendijeron el comercio ilícito de armas con Corea del Norte. (En sus diarios, publicados en 2014, Rafsanjani se jactaba de cómo los barcos iraníes que transportaban “material sensible” desde Corea del Norte en 1992 habían escapado a la vigilancia naval estadounidense). En 2002, cuando un grupo disidente reveló que la República Islámica tenía un programa atómico relativamente elaborado. , los europeos respondieron con diplomacia mientras el Consejo de Seguridad de la ONU imponía sanciones contra los mulás. Estados Unidos, ocupado con la guerra en Afganistán y la próxima invasión de Irak –que estaba en parte justificada por el temor a la búsqueda de armas de destrucción masiva por parte de Saddam Hussein– siguió la vía diplomática de la Unión Europea.

Hassan Rouhani, principal negociador nuclear de Irán con Europa de 2003 a 2005 y más tarde presidente del país, describió esos años como de extraordinaria inquietud. En sus memorias, publicadas en 2012, Rouhani destacó que “nadie pensó que el régimen de Saddam colapsaría en tres semanas”. Continuó: “Nuestros líderes militares nos habían dicho que Saddam no sería derrotado pronto y que Estados Unidos tardaría al menos entre seis meses y un año en llegar a su palacio”. En un discurso de 2005 ante el Consejo de Conveniencia de Irán y el personal del consejo de seguridad nacional, Rouhani llamó a George W. Bush un “abisinio borracho”, el equivalente persa de un “vaquero loco”. En opinión del régimen, Estados Unidos, un coloso enojado, ahora acechaba a Oriente Medio. Teherán respondió con cautela y se negó a enfrentarse a Washington en Irak.

Estados Unidos impuso una red de sanciones que, combinadas con una economía socialista empobrecedora, limitaron gravemente la capacidad de Irán para atraer inversión extranjera, comercio y divisas fuertes. La crisis nuclear resultante fue un punto de inflexión: para mitigar la presión estadounidense, el país se dio cuenta de que necesitaba el apoyo de China y Rusia.

Sin embargo, al principio ninguna de las grandes potencias ofreció mucho. En 2003, cuando Rouhani viajó a Beijing y Moscú pidiendo ayuda, fue rechazado. Refiriéndose a Washington y sus aliados, el Ministro de Asuntos Exteriores chino, Li Zhaoxing, dijo a Rouhani: “No anticipen que nos opondremos a ellos”. En Moscú, Putin fue aún más directo. ‘No nos enfrentaremos al mundo en su nombre’, dijo en una reunión con Rouhani. ‘Somos vecinos, pero no pondremos en peligro nuestros propios intereses nacionales’. Durante el segundo mandato de Bush y el primero del presidente estadounidense Barack Obama, Washington utilizó su ventaja para persuadir a China de que redujera sus compras de petróleo iraní y a Rusia para que limitara sus ventas de armas a Teherán.

HERMANOS DE SANGRE
A lo largo de la primera década del milenio, Irán siguió languideciendo aislado. Pero a medida que comenzó la década de 2010, los acontecimientos internacionales empezaron a inclinarse a su favor. La insurgencia en Irak, alimentada y planificada en parte desde Teherán, minó la fuerza de voluntad de Estados Unidos en Medio Oriente. El creciente sentimiento pacifista en Estados Unidos ayudó a Obama a ganar la presidencia. Buscando establecer un nuevo comienzo con el mundo musulmán, y aparentemente convencido de que los problemas de larga data con Irán podrían superarse mediante su intervención personal, Obama abrió su diplomacia con Jamenei aceptando los logros nucleares más trascendentales de Irán.

El eventual acuerdo nuclear de 2015, el Plan de Acción Integral Conjunto, no solo dio luz verde al enriquecimiento de uranio autóctono de la República Islámica, sino que también estipuló que después de 15 años, el régimen sería libre de desarrollar el enriquecimiento a escala industrial. En un momento en que la economía de Irán estaba en dificultades, el acuerdo nuclear llenó las arcas del país y legitimó sus aspiraciones atómicas. Siguiendo la lógica errónea que condujo a inversiones occidentales masivas en la China comunista y la Rusia postsoviética, el acuerdo suponía que si Irán fuera libre de comerciar, lo convertiría en un Estado menos amenazante y menos ideológico.

Las políticas estadounidenses no fueron lo único que envalentonó a Teherán. La Primavera Árabe de 2011, que se produjo después del masivo Movimiento Verde prodemocracia de Irán y de la caída de gobiernos en todo Oriente Medio y el Norte de África, también dio una ventaja al régimen clerical. Aunque a la mayoría de los Estados no les gusta estar rodeados de agitación, Irán prospera en el caos regional y aprovechó la inestabilidad de la Primavera Árabe para ampliar su alcance. El régimen ha dependido durante mucho tiempo de minorías chiítas radicalizadas y oprimidas y de milicias tanto chiítas como suníes para ejercer su autoridad. A través de estos representantes, los mulás se convirtieron en los hacedores de reyes de la política faccional de Irak. Ningún primer ministro iraquí podría asumir el poder y ningún parlamento podría reunirse sin el consentimiento de Teherán. Irán envió a la Guardia Revolucionaria a Siria junto con una milicia separada de aproximadamente 70.000 hombres para ayudar a aplastar la rebelión sunita de la Primavera Árabe contra el presidente sirio Bashar al-Assad. Damasco, que ya estaba inclinado a escuchar a Teherán, ahora se ha visto completamente en deuda. En el vecino Líbano, Hezbollah, una organización paramilitar creada por Irán, llegó a dominar el gobierno. Y en Yemen, los hutíes chiítas respaldados por Teherán han derrotado a las fuerzas apoyadas por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos en la guerra civil más reciente de ese país.

Estas victorias regionales no aliviaron las dificultades económicas de Irán. Pero su salvación económica puede estar a la vuelta de la esquina. En los últimos años, China ha creado su propia esfera de influencia. Beijing se ha comprometido especialmente a obtener acceso privilegiado a los recursos del Sur global y ha hecho de Irán, con su gran huella en Medio Oriente, una parte importante de su alcance. En 2021, China y la República Islámica firmaron un acuerdo de 25 años que permite a los chinos penetrar en casi todos los sectores de la economía iraní. Beijing planea invertir en infraestructura y telecomunicaciones de Irán y ha prometido ayudar a desarrollar el sector energético de la República Islámica y su industria nuclear supuestamente civil.

Para el régimen clerical, estos acuerdos ya están generando beneficios económicos y de seguridad tangibles. Irán vende millones de barriles de petróleo a China cada mes. Su PIB, que se redujo a la mitad entre 2017 y 2020, está creciendo. En febrero de 2023, el presidente chino, Xi Jinping, aseguró al presidente iraní, Ebrahim Raisi, que Beijing “apoya a Irán en la salvaguardia de la soberanía nacional” y respaldó sus esfuerzos para “resistir el unilateralismo y la intimidación”. La República Islámica es miembro de la Organización de Cooperación de Shanghai y, en agosto, Irán fue invitado a unirse a los BRICS, un bloque de grandes economías en desarrollo. Las sucesivas administraciones estadounidenses han esperado que la presión financiera y diplomática obligara a la teocracia a ceder sus activos nucleares, pero las acciones de China han hecho que tal escenario sea inconcebible. Beijing ha aliviado gran parte del impacto de las sanciones estadounidenses.

Rusia también está poniendo de su parte para ayudar a Teherán. En los primeros diez meses de 2022, las exportaciones rusas a Irán aumentaron un 27 por ciento. Los dos países han firmado un memorando de entendimiento que compromete a Moscú a invertir 40.000 millones de dólares en proyectos de gas iraní. Es fácil ver por qué Rusia está echando una mano. Su invasión de Ucrania lo ha dejado aislado de muchos de sus socios tradicionales, pero Irán se ha puesto clara, segura e irreversiblemente del lado de Rusia.

“Estados Unidos inició esta guerra en Ucrania para expandir la OTAN hacia el Este”, dijo Jamenei en marzo, reforzando la narrativa de Putin sobre el conflicto. Irán ha vendido grandes cantidades de drones a Rusia. A cambio, Moscú ha abierto su arsenal, proporcionando a Irán sistemas de defensa aérea, helicópteros y, pronto, aviones avanzados como el Sukhoi Su-35.

EL COSTO DE HACER NEGOCIOS
Para Teherán, tener nuevos socios poderosos no es del todo buenas noticias. El patrocinio de una gran potencia conlleva restricciones y obligaciones, y la República Islámica ha tenido que hacer concesiones que seguramente detesta. Su acuerdo con China otorga a Beijing una influencia sustancial sobre la economía de Irán, hasta el punto de que se asemeja a los acuerdos de capitulación que Europa alguna vez impuso a los monarcas persas. Para Teherán, esto es profundamente irónico. Al régimen clerical le gusta argumentar que su revolución recuperó la independencia de Irán, pero los mulás ahora le han dado a una nueva potencia extranjera varias llaves de su reino.

China ya ha comenzado a utilizar su autoridad. Beijing quiere estabilidad en el Golfo Pérsico, rico en petróleo, particularmente después de sus amplias inversiones económicas en Arabia Saudita. A Irán, por el contrario, le gusta perturbar el tráfico de petróleo en el Golfo para infligir dolor a sus rivales árabes. En 2019, por ejemplo, Teherán atacó las instalaciones de procesamiento de petróleo de Saudi Aramco con drones y misiles de crucero, reduciendo temporalmente la producción de petróleo saudita a la mitad y elevando los precios mundiales del petróleo en un 20 por ciento. Pero China parece haber obligado a Irán a reducir las tensiones con los sauditas, obligándolos a renovar las relaciones en un acuerdo de marzo entre los tres países. Es posible que la República Islámica todavía dañe ocasionalmente un petrolero en un intento de intimidar a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, pero es probable que ahora haya un límite al dolor que puede infligir a sus vecinos del Golfo.

Tales limitaciones no son la única razón por la que Teherán probablemente resiente los renovados vínculos con Riad. Los gobernantes de la República Islámica han descrito durante mucho tiempo a la Casa de Saud como un agente del imperialismo estadounidense y un régimen ilegítimo que utiliza una interpretación reaccionaria del Islam para mantenerse en el poder. Detestan la cruel campaña antichiíta del príncipe heredero saudita Mohammad bin Salman dentro de su país. Culpan a Riad de inflamar las protestas por “mujeres, vida y libertad” que sacudieron a Irán en 2022. Y entre los tres signatarios del acuerdo de marzo, Irán claramente fue el que menos ganó. China demostró su habilidad diplomática y se convirtió en una potencia de Oriente Medio mientras el príncipe heredero saudí, conocido como MBS, encontraba una salida a su fallida intervención en Yemen y, lo más importante, ganaba la esperanza de que la República Islámica –con su vasta y creciente arsenal de misiles y drones—no bombardearía los gigantescos proyectos de su plan de desarrollo Saudí Visión 2030, en el que descansa el futuro de su gobierno. El único beneficio tangible que obtuvo Irán fue la gratitud de China.

Rusia ha impuesto una carga aún mayor a Irán. Puede que a la República Islámica no le guste Europa, pero no quiere convertir al continente en un enemigo jurado como lo ha hecho con Estados Unidos. Sin embargo, al proporcionar a Putin apoyo militar letal, Irán ha entrado indirectamente en guerra con la OTAN. Sus drones y municiones están matando a ucranianos, lo que hace difícil incluso para los más tenaces apologistas europeos de Irán justificar su trato con el régimen. El apoyo de Irán a Rusia también está agotando sus arsenales militares para una guerra que, en última instancia, tiene poca relación con sus intereses fundamentales. Ucrania no es parte de la vecindad de Irán; No hay aspiraciones islamistas revolucionarias en riesgo en Europa del este.

Pero cualesquiera que sean los dolores de cabeza que pueda enfrentar la República Islámica por tener patrocinadores, palidecen en comparación con el daño que esas asociaciones causan a los intereses occidentales, especialmente cuando se trata de la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán. Los líderes estadounidenses y europeos se consolaron durante mucho tiempo con la idea de que, cualesquiera que fueran sus diferencias con China y Rusia, ninguno de los dos países quería que Irán tuviera la bomba. Pero puede que eso ya no sea cierto. A diferencia de Estados Unidos, Rusia ha vivido durante décadas con Estados con armas nucleares en su periferia. Putin podría sentirse perfectamente cómodo con otro país en la mezcla. De hecho, no es difícil imaginar que Rusia comparta tecnologías y experiencia nucleares con Irán. El cruce del umbral nuclear por parte de Irán sería una burla a las numerosas promesas, hechas tanto por demócratas como por republicanos, de que Washington nunca le permitirá obtener la bomba. Por lo tanto, Putin se beneficiaría si ayudara a su aliado persa a humillar a Estados Unidos y degradar la posición de Washington en Medio Oriente.

Xi podría resultar igualmente acogedor con un Irán atómico. Al presidente de China también le importan poco las convenciones internacionales, por lo que es posible que no le perturbe una mayor proliferación nuclear. Después de todo, no se opuso a la invasión de Ucrania por parte de Putin y no ha respetado la soberanía territorial de la India en el Himalaya ni los reclamos históricos de los estados insulares del Pacífico en el Mar de China Meridional. Xi también podría concluir razonablemente que una bomba iraní aceleraría la salida de Estados Unidos de Oriente Medio. De hecho, con la clase política estadounidense unida para lamentarse de las “guerras eternas”, el espectro de un Irán nuclear podría ofrecer una buena razón para reducir aún más su huella en la región. Para Beijing, que siempre apunta a Taiwán, las consecuencias globales de un Irán nuclear son en su mayoría beneficiosas.

Una vez que Irán monte la bomba, por supuesto, es probable que cambien sus relaciones con sus grandes potencias aliadas. Ya no es un socio menor y puede volverse más audaz. Un Irán nuclear podría volver a atacar la infraestructura petrolera del Golfo, por ejemplo. Podría compartir nueva y mejor tecnología de misiles con sus milicias aliadas, que podrían decidir actuar de manera más independiente y más agresiva. Estas hipótesis, por supuesto, todavía no han alentado a China y Rusia a reconsiderar su enfoque hacia los mulás.

Fuente: https://www.foreignaffairs.com/iran/irans-new-patrons?utm_medium=newsletters&utm_source=fatoday&utm_campaign=Iran%E2%80%99s%20New%20Patrons&utm_content=20230907&utm_term=FA%20Today%20-%20112017

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles