fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

Con el regreso de Sam Altman, la IA pasa del idealismo al pragmatismo

Incluso para los rápidos estándares de la tecnología, la semana pasada en el mundo de la inteligencia artificial (IA) fue vertiginosa. El 17 de noviembre, la junta directiva de Openai expulsó a Sam Altman, el jefe del creador de Chatgpt. El 20 de noviembre, a Altman le habían ofrecido refugio en Microsoft, el mayor patrocinador de la startup. El mismo día, casi todos los 770 empleados de Openai firmaron una carta amenazando con renunciar a menos que los miembros de la junta que despidieron a Altman lo reincorporen y renuncien.

El 21 de noviembre, el señor Altman volvió a su antiguo trabajo. Entonces, las cabezas han vuelto más o menos al punto de partida. ¿O sí?


De hecho, la saga Openai marca el comienzo de una nueva fase más madura para la industria de la IA. Para Openai, el regreso triunfal de Altman puede potenciar sus ambiciones. Para Microsoft, que apoyó a Altman en su momento de necesidad, el episodio puede resultar en una mayor influencia sobre la startup más popular de la IA. Para las empresas de IA de todo el mundo, esto puede presagiar un alejamiento más amplio del idealismo académico y hacia un mayor pragmatismo comercial. Y para los usuarios de la tecnología, con suerte, puede generar más competencia y más opciones.


Para comprender todas estas implicaciones, comience con lo que sucedió. La junta directiva de Openai despidió a Altman por no ser “consistentemente sincero en sus comunicaciones”.

Un factor que pudo haber influido en la decisión fue el desacuerdo sobre si Openai había logrado el equilibrio adecuado entre velocidad y seguridad de sus productos. Los conocedores dicen que Openai logró un gran avance que permitió a los modelos mejorar en la resolución de problemas sin datos adicionales. Esto asustó a Ilya Sutskever, cofundador y miembro de la junta directiva. Helen Toner, miembro de la junta directiva afiliada a la Universidad de Georgetown, había publicado un artículo académico que exponía lo que ella consideraba fallas en el enfoque de Openai hacia la seguridad de la IA. El 21 de noviembre, el New York Times informó que Altman, preocupado por la prensa negativa, había tomado medidas para destituir a la señora Toner. También hubo preocupaciones sobre los proyectos paralelos de Altman, incluida una empresa planificada de semiconductores de IA que lo envió al Golfo Pérsico para cortejar miles de millones en dinero saudí.


Al final, fueron la señora Toner y otros tres miembros de la junta quienes lo destituyeron.

El sexto director, Greg Brockman, también fue despojado de su puesto en la junta directiva y luego renunció en solidaridad con Altman. Los dos encontraron ayuda en Microsoft, que dijo que crearía un nuevo laboratorio de inteligencia artificial interno que ellos administrarían. Microsoft también se comprometió a contratar al resto del equipo de Openai. Es posible que nunca se sepa si este fue o no un plan serio. Pero le dio a Altman un enorme poder de negociación a la hora de negociar su regreso a Openai. El 20 de noviembre, mientras se llevaban a cabo esas negociaciones, Satya Nadella, director ejecutivo del gigante tecnológico, declaró que ‘independientemente de dónde esté Sam, está trabajando con Microsoft’.


El acuerdo alcanzado por Altman y quienes lo derrocaron transformará Openai, comenzando por la junta directiva. La señora Toner y el señor Sutskever están fuera.

También lo es Tasha McCauley, una emprendedora tecnológica. Los tres apoyaron el despido del señor Altman. El señor Brockman y, por el momento, el señor Altman no regresarán. De los seis que existían antes del caos, sólo queda Adam D’Angelo, el fundador de Quora, un sitio de preguntas y respuestas. A él se unirán pesos pesados, empezando por Bret Taylor, ex codirector ejecutivo de Salesforce, otra gran empresa de software, y Larry Summers de la Universidad de Harvard, quien fue secretario del Tesoro de Bill Clinton. The Verge, una publicación en línea, informó que la nueva junta tendrá como objetivo expandirse a nueve miembros; Se espera que Microsoft consiga un puesto y que Altman pueda recuperarlo.

Es probable que los nuevos directores hagan que Openai, que está estructurada como una entidad con fines de lucro dentro de otra sin fines de lucro, tenga una mentalidad más empresarial. El señor Taylor y el señor Summers son figuras bien consideradas y con mucha experiencia en juntas directivas. Se desconocen sus opiniones sobre la seguridad de la IA. Pero pueden ser más receptivos que Toner y McCauley a las ambiciones de construcción de imperio de Altman. Lo mismo parece ocurrir con la fuerza laboral de Openai. Un empleado informa que el personal de la startup, que estuvo ‘vinculado por un trauma’ durante la agitación, se volverá aún más leal a Altman y, posiblemente, más dispuesto a perseguir su visión comercial. El trabajo en el modelo más potente de la empresa hasta el momento, el gpt-5, que parecía haberse ralentizado durante unos meses, probablemente ahora avance a toda velocidad.


Sin embargo, el sabor amargo que deja el embrollo puede persistir. No fue, en palabras de un destacado inversor en IA, un “acontecimiento que induzca a la confianza”. Eso es decirlo suavemente. En la mañana del 17 de noviembre, Openai estaba a punto de cerrar una oferta pública liderada por Thrive Capital, una firma de capital de riesgo, que valoraría la startup en 86 mil millones de dólares. La oferta fue suspendida. Aunque, según se informa, ha vuelto, los inversores en el mercado secundario de acciones de empresas emergentes se mantienen cautelosos. Peor aún, si Altman y Sutskever no se reconcilian, Openai podría perder una de las mentes de IA más respetadas del mundo.


La suerte de Microsoft parece más segura. Mientras que la marca Openai se ha visto afectada, la de Microsoft no. El gigante del software probablemente prefiera tener a Openai a distancia en lugar de Altman y sus expertos cerca de su pecho. Por temperamento, Altman y Brockman no encajan naturalmente en una de las empresas más grandes del mundo; muchos observadores dudaron que alguno de ellos hubiera permanecido en Microsoft por mucho tiempo.


Recrear Openai internamente también habría frenado el progreso de la tecnología a corto plazo, sostiene Mark Moerdler de Bernstein, un corredor. Muchos empleados de Openai dijeron en privado que preferirían mudarse a una empresa diferente a Microsoft, a pesar de que firmaron la petición amenazando con seguir a Altman allí. Nadella no pareció muy decepcionado con el resultado. El precio de las acciones de Microsoft, que cayó un 2% tras la noticia del despido de Altman, ha recuperado todas esas pérdidas. El 22 de noviembre, su valor de mercado alcanzó un máximo histórico de 2,8 billones de dólares.

¿Qué pasa con el resto de la industria de la IA? Openai es el líder indiscutible en la carrera de la IA (ver gráfico). Una encuesta realizada por la startup Retool encontró que el 80% de los desarrolladores de software dijeron que usaban los modelos de Openai con más frecuencia que los de los fabricantes de modelos rivales. Chatgpt, una aplicación de conversación cuyo lanzamiento hace un año convirtió a Openai en un nombre familiar, recibe el 60% del tráfico web de los 50 sitios web principales para este tipo de IA ‘generativa’. En octubre, la empresa obtenía ingresos a una tasa anualizada de 1.300 millones de dólares.


Incluso si Openai avanza más rápido bajo un nuevo liderazgo, enfrentará más competencia. Un capitalista de riesgo centrado en la IA compara el momento con la implosión de principios de este año del Silicon Valley Bank, que enseñó a muchas nuevas empresas a no poner todos los huevos en una sola canasta. Mientras se desarrollaba el drama de Altman, más de 100 clientes de Openai se pusieron en contacto con Anthropic, un fabricante de modelos rival, según Information, una publicación en línea. Algunos recurrieron a Cohere, otra startup, y a la unidad de nube de Google, que ha invertido en Anthropic. El brazo de nube de Amazon, otro patrocinador de Anthropic, creó un equipo para trabajar con conmutadores.


Los acontecimientos en Openai son una manifestación dramática de una división más amplia en Silicon Valley. Por un lado están los “doomers”, que creen que, si no se controla, la IA plantea un riesgo existencial para la humanidad y, por tanto, abogan por regulaciones más estrictas. A ellos se oponen los “boomers”, que restan importancia a los temores de un apocalipsis de la IA y enfatizan su potencial para acelerar el progreso. La división refleja en parte diferencias filosóficas. Muchos en el campo de los fatalistas están influenciados por el “altruismo efectivo”, un movimiento preocupado de que la IA pueda acabar con la humanidad. Los boomers defienden una visión del mundo llamada “aceleracionismo efectivo”, que responde que el desarrollo de la IA debería acelerarse.


Altman parecía simpatizar con ambos grupos y pidió públicamente ‘barandillas’ para hacer que la IA sea segura mientras presionaba a Openai para que desarrollara modelos más potentes y lanzara nuevas herramientas, como una tienda de aplicaciones para que los usuarios construyeran sus propios chatbots. Hoy parece decididamente más boomer, al igual que la mayoría de los trabajadores de Openai que querían que volviera. Los perdedores están a la defensiva.


Esto preocupará a los políticos, que se esfuerzan por demostrar que se toman los riesgos en serio. En julio, la administración del presidente Joe Biden instó a siete importantes fabricantes de modelos, incluidos Google, Meta, Microsoft y Openai, a asumir “compromisos voluntarios” de que expertos inspeccionaran sus productos de inteligencia artificial antes de lanzarlos al público. El 1 de noviembre, el gobierno británico consiguió que un grupo similar firmara otro acuerdo no vinculante que permitía a los reguladores probar su confiabilidad y capacidades dañinas, como poner en peligro la seguridad nacional.


Días antes, Biden emitió una orden ejecutiva con más fuerza. Obliga a cualquier empresa de inteligencia artificial que construya modelos por encima de cierto tamaño (definido por la potencia de cálculo requerida) a notificar al gobierno y compartir los resultados de sus pruebas de seguridad. A medida que los boomers ganan terreno en Silicon Valley, los inspectores de modelos de la Casa Blanca deberían tener las manos ocupadas.

Fuente: https://www.economist.com/business/2023/11/23/sam-altmans-return-marks-a-new-phase-for-openai?utm_campaign=r.business-newsletter&utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_term=11/25/2023&utm_id=1830504

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles