fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

Crece mundialmente la clase media entre incertidumbres y agitación

Unirse a la clase media ha sido un boleto a la buena vida durante dos siglos, una historia que trazo en un nuevo libro ” El ascenso de la clase media global “. El sueño americano, los años gloriosos de la reconstrucción europea después de la Segunda Guerra Mundial, el crecimiento económico milagroso en Japón y otros países del este de Asia, el gran rejuvenecimiento de la nación china por parte de Xi Jinping y la revolución del software en la India llevaron a cientos de millones de personas a las filas de la clase media mundial. Hoy, gracias a este progreso, la mayor parte del mundo, más de 4 mil millones de personas, disfrutan por primera vez de un estilo de vida de clase media o mejor.

Sin embargo, en todo el mundo hay una clara sensación de inquietud en la clase media. En Estados Unidos, los economistas de Princeton Anne Case y Angus Deaton han documentado la prevalencia de “ muertes por desesperación ” debidas a suicidios, opioides e intoxicaciones por alcohol entre hombres blancos de clase media sin educación universitaria. Los japoneses han acuñado una palabra específica, karoshi , para describir las muertes por exceso de trabajo entre profesionales asalariados. China está presenciando una campaña de tang ping , o tumbarse en el suelo, para protestar contra las expectativas “996” de los empleadores: de 9 am a 9 pm, seis días a la semana. India ocupa el puesto 126 entre 137 en la clasificación del Informe Mundial sobre la Felicidad 2023 .

¿Qué está mal? La satisfacción con la vida de la clase media se basa en dos pilares. La primera es la idea de que el trabajo duro y la iniciativa propia conducirán a la prosperidad. La segunda es que gracias a esta prosperidad, los hijos de familias de clase media disfrutarán aún de más oportunidades para una buena vida. Ambos pilares tiemblan. El primero se ve amenazado por los efectos del cambio tecnológico en el empleo. Los cimientos del segundo se están viendo socavados por el cambio climático, la contaminación y la destrucción de la naturaleza.

Durante la mayor parte de la historia, la tecnología ha cambiado la naturaleza del trabajo al reducir el trabajo manual, rutinario y repetitivo. Durante la COVID-19 y la consiguiente recuperación, muchos trabajadores cambiaron de ocupación. Aquellos con buenos trabajos, que requerían tareas cognitivas y no rutinarias, obtuvieron mejores resultados que aquellos que realizaban tareas manuales y repetitivas. Hay caminos hacia un trabajo con salarios altos, pero, como han demostrado mis colegas de Brookings, María Escobari y mis coautores, el acceso a estos caminos es desigual y eso está creando estrés y problemas de salud mental para muchos trabajadores de clase media.

Las ocupaciones intermedias que sirven de puente entre las ocupaciones con salarios más bajos y más altos, e incluso las ocupaciones con salarios más altos en sí mismas, están cada vez más amenazadas por la inteligencia artificial. Cuando el Writers Guild of America se declaró en huelga en mayo de 2023, exigieron que ChatGPT se utilizara solo como herramienta de investigación, no para escribir guiones, el proceso creativo que es el núcleo de su trabajo.

El tambaleante segundo pilar de la satisfacción de la clase media es que a los jóvenes les preocupa que el consumo masivo de la clase media sea responsable de niveles insostenibles de emisiones de gases de efecto invernadero, contaminación y extinción de especies. Si se siguen las trayectorias actuales, los niños que nazcan hoy vivirán en un mundo al menos 3 grados más cálido que los niveles preindustriales. El impacto de tales cambios, según la mejor ciencia disponible, es aterrador.

Esta ciencia obliga a la clase media a afrontar una cuestión existencial. ¿Es coherente un estilo de vida de clase media con un planeta habitable? Afortunadamente, la respuesta es sí, pero sólo si hay cambios significativos en las políticas económicas. Consideremos el caso de Suiza, una de las economías más ricas del mundo. Los suizos emiten sólo cinco toneladas de gases de efecto invernadero por persona al año , menos de un tercio del nivel estadounidense. Una razón es que Suiza compra mucha electricidad de los reactores nucleares de Francia. Pero también en otras medidas, como la eficiencia de la construcción, el transporte de personas en trenes y autobuses eléctricos y el aislamiento de las casas, la clase media suiza supera a muchos de sus pares. Es cierto que esto no es suficiente. Las cinco toneladas deben reducirse a cero para 2050, pero el caso de Suiza muestra que la mayoría de los niveles actuales de emisiones de carbono no están ligados a los niveles de vida de la clase media sino simplemente a políticas malas o irreflexivas en los países ricos que pueden corregirse fácilmente.

De manera similar, la contaminación es un problema creado por el hombre, no un corolario necesario de altos niveles de vida. En su forma actual, el reciclaje no es eficaz. Un nuevo concepto de economía circular es mucho más prometedor. La idea es “eliminar” los residuos y la contaminación, reciclar materiales y regenerar la naturaleza. Uno de los primeros problemas que aborda el concepto de economía circular es la cuestión de los envases de plástico. Debido a su ubicuidad, el plástico continúa acumulándose en nuestros océanos (y cada vez más en nuestros cuerpos). Sin embargo, existen materiales alternativos que se pueden utilizar para los envases, y la Unión Europea ya está en camino de hacer que todos los envases sean reciclables para 2030.

Una tercera área de preocupación es la invasión humana de la naturaleza. El actual sistema global de producción de alimentos se basa en la expansión de las tierras de cultivo para producir piensos o pastos para los animales, especialmente el ganado vacuno y ovino. Este sistema tiene un doble coste. Contribuye significativamente a las emisiones de gases de efecto invernadero y destruye las tierras silvestres y la biodiversidad.

La opción más sencilla sería animar a la clase media a adoptar una dieta vegetariana. Si esto sucediera mágicamente en el mundo, una superficie terrestre que se extiende desde Alaska hasta Tierra del Fuego podría devolverse a la naturaleza. En una versión menos extrema, si se eliminara la carne de vacuno y el cordero de nuestras dietas, se podría volver a salvaje un área del tamaño de América del Norte.

Estos ejemplos no se ofrecen como opciones políticas realistas a mediano plazo. Sin embargo, sirven para dejar claro un punto. Si la clase media se toma en serio la preservación de la naturaleza, será necesario un cambio importante en su dieta. Esto podría lograrse mediante impuestos a los alimentos que requieren mucha tierra o mediante tecnología: la carne cultivada en laboratorio está disponible, pero sólo a un precio más alto, y aún tiene que escalar.

El tema común de estas amenazas al estilo de vida de la clase media es que los valores del trabajo duro y la responsabilidad personal que son el sello del éxito de la clase media ya no son suficientes. Los formuladores de políticas están atrapados en el intento de ofrecer niveles de vida más altos a sus ciudadanos y niveles de vida más sostenibles para sus hijos. Existen estrategias a largo plazo en las que el crecimiento económico y la sostenibilidad van de la mano, pero ningún país ha demostrado todavía cómo gestionar la transición hacia estas vías bajas en carbono de una manera rápida y creíble. De modo que el futuro es incierto, y la clase media, que odia la incertidumbre, seguirá inquieta hasta que tenga claro cómo asegurar mejor los estilos de vida y el progreso a los que se ha acostumbrado.

Fuente: https://www.brookings.edu/articles/disquiet-in-the-worlds-middle-class/?utm_campaign=Brookings%20Brief&utm_medium=email&utm_content=283552554&utm_source=hs_email

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles