fbpx
15.5 C
Mexico City
viernes, marzo 1, 2024
- Anuncio -spot_img

Europa y su decadente democracia

Los tranquilos días de agosto son un buen momento para contemplar el año que viene. Mirando mi calendario de 2024, las elecciones al Parlamento Europeo cobran mayor importancia. Lamentablemente, no logran inspirarme como lo hicieron hace cinco años.

En 2019, me presenté al Parlamento Europeo en Alemania, mientras que un colega alemán se presentó en Grecia. DiEM25, nuestro movimiento paneuropeo, quería dejar claro que la democracia europea seguirá siendo una farsa a menos que se vuelva completamente transnacional. En 2024, esos gestos ni siquiera tendrán significado simbólico.


Mi cansancio, de cara a las elecciones europeas del próximo junio, no se debe a ninguna pérdida de interés en la política europea ni a las recientes derrotas políticas, de las cuales ya he tenido una buena parte. Lo que me cansa es la dificultad de siquiera imaginar que las semillas de la democracia echen raíces en la Unión Europea durante mi vida.


Los leales europeos me criticarán por decir esto. ¿Cómo me atrevo a describir la UE como una zona libre de democracia, cuando está dirigida por un Consejo compuesto por primeros ministros y presidentes electos, una Comisión nombrada por gobiernos nacionales electos y un Parlamento elegido directamente por los pueblos de Europa y dotado del poder de destituir la Comisión designada?


El sello distintivo de cualquier democracia en sociedades profundamente desiguales son las instituciones diseñadas para evitar la reducción de toda interacción humana a relaciones de poder. Para mantener a raya el despotismo, el poder discrecional del ejecutivo debe ser minimizado por una entidad política soberana con los medios para minimizarlo.


Los estados miembros de la UE proporcionan estos medios a sus sistemas políticos. Por muy limitadas que puedan ser sus opciones, los ciudadanos de un país conservan la autoridad para responsabilizar a sus órganos electos por sus decisiones (dentro de las limitaciones exógenas del país). Desgraciadamente, esto es imposible a nivel de la UE.

Cuando nuestros líderes regresan a casa después de una reunión del Consejo de la UE, inmediatamente se deshacen de la responsabilidad por decisiones impopulares y, en cambio, culpan a sus colegas del Consejo: “Fue lo mejor que pude negociar”, dicen encogiéndose de hombros.


Los funcionarios, asesores, cabilderos y funcionarios del Banco Central Europeo de la UE lo saben. Han aprendido a esperar que los representantes de los Estados miembros sigan la línea y digan a sus parlamentos nacionales que, si bien no estaban de acuerdo con las decisiones del Consejo, eran demasiado “responsables” y estaban demasiado comprometidos con la “solidaridad” europea para resistir.


Y ahí radica el déficit democrático de la UE. Las políticas cruciales que la mayoría de los miembros del Consejo rechazan a menudo se aprueban fácilmente y no existe ningún sistema político que pueda juzgar al propio Consejo, exigirle responsabilidades y, en última instancia, destituirlo como organismo. Cuando el Consejo llega a un acuerdo medianamente decente (como el que alcanzaron los primeros ministros español y holandés, Pedro Sánchez y Mark Rutte, para reformar el pacto fiscal de la UE), las elecciones nacionales, que nunca se centran en decisiones a nivel de la UE, pueden causarles desaparecer en el aire.


Además, el poder formal del Parlamento Europeo (que todavía carece de autoridad para iniciar legislación) para despedir a la Comisión en su totalidad es tan útil como equipar a la marina griega con una bomba nuclear para contrarrestar las amenazas de Turquía de apoderarse de un islote cercano a su costa.


Nada de esto es nuevo. Pero hoy estoy más cansado porque tres acontecimientos prácticamente han destruido la idea de la UE como una fuerza eficaz para el bien dentro y fuera de Europa.


Para empezar, perdimos toda esperanza de que la deuda común pudiera actuar como el pegamento hamiltoniano que convertiría nuestra confederación europea en algo más cercano a una federación democrática cohesiva. Sí, la pandemia llevó a Alemania, por fin, a aceptar la emisión de deuda común europea. Pero, como advertí en ese momento, las condiciones políticas bajo las cuales fluyeron los fondos fueron el sueño de un euroescéptico hecho realidad. ¿El resultado? En lugar de ser un primer paso hacia la necesaria unión fiscal, NextGenerationEU (Fondo Europeo de Recuperación de la Pandemia) descartó una conversión hamiltoniana.


En segundo lugar, la guerra en Ucrania ha acabado con las aspiraciones europeas de autonomía estratégica respecto de Estados Unidos, que, a pesar de las sutilezas oficiales tras la derrota de Donald Trump en 2020, sigue viendo a la UE como un adversario al que hay que contener. Independientemente de lo que uno crea que debe contener un acuerdo de paz entre Ucrania y Rusia, lo que está fuera de toda duda es la irrelevancia de la UE durante el proceso diplomático que conduce a él.


En tercer lugar, ya no existe ninguna pretensión de que la UE sea un proveedor de cosmopolitismo de principios. Los europeos desdeñaron los mítines de campaña “Construir el muro” de Trump, pero la UE ha demostrado ser más hábil que Trump en la construcción de muros. En la frontera de Grecia con Turquía, en el enclave marroquí de España, en las fronteras orientales de Hungría y Rumania, en el desierto de Libia y ahora en Túnez, la UE ha financiado la construcción de abominaciones que Trump sólo puede envidiar. Y no se dice ni una palabra sobre el comportamiento ilegal de nuestros guardacostas, que operan al amparo de una cómplice Frontex (la agencia de control fronterizo de la UE), que indiscutiblemente ha contribuido a miles de muertes en el Mediterráneo.


Después de las elecciones europeas de 2019, la prensa liberal expresó su alivio porque a la ultraderecha europea no le fue tan bien como se temía. Pero olvidaron que, a diferencia de los fascistas de entreguerras, los nuevos ultraderechistas no necesitan ganar elecciones. Su gran fortaleza es que ganan poder, ganen o pierdan, a medida que los partidos convencionales se enfrentan entre sí para abrazar la xenofobia ligera, luego el autoritarismo ligero y, finalmente, el totalitarismo ligero. Para decirlo de otra manera, los líderes europeos autocráticos como el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, no necesitan mover un dedo para difundir su credo chauvinista por toda la UE y Bruselas.


Éstas no son las reflexiones de un euroescéptico que piensa que la democracia europea es imposible porque un demos europeo es imposible. Es el lamento de un europeísta que cree que un demos europeo es enteramente posible pero que la UE ha avanzado en la dirección opuesta. Hemos observado el rápido declive económico de Europa y sus déficits democráticos (y éticos) desarrollarse en paralelo.


A pesar de mis recelos, es una decisión fácil para mí presentarme nuevamente a las elecciones europeas (esta vez en Grecia con MeRA25) precisamente porque mis recelos deben expresarse durante la campaña. La paradoja es que debo convencerme a mí mismo de que la política electoral de la UE vale la pena antes de poder convencer a alguien más.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/european-union-democratic-deficit-widening-by-yanis-varoufakis-2023-08?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=04be14411a-sunday_newsletter_08_27_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-04be14411a-107291189&mc_cid=04be14411a&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,700SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles