fbpx
20.6 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

India limita expansión económica al no permitir participar a la mujer en fuerza laboral

Muchos países han seguido una trayectoria económica similar: a medida que se desarrollan, las mujeres ingresan cada vez más a la fuerza laboral, lo que impulsa aún más el ascenso del país.


Ocurrió en China, Japón y Corea del Sur en la segunda mitad del siglo XX. Estados Unidos vio crecer su tasa de participación laboral femenina (el porcentaje de mujeres de 15 años en adelante que trabajan o buscan trabajo activamente) del 32 % en 1948 al 59 % en 2000.


India, que superó al Reino Unido el año pasado como la quinta economía más grande del mundo, no ha seguido ese camino. Desde 1990, su tasa de participación femenina en la fuerza laboral alcanzó un pico de solo 31% en 2000, según datos del Banco Mundial. El año pasado, fue del 24%.


Esa tasa se encuentra entre las 12 más bajas del mundo, una lista que incluye a Afganistán y Somalia. Arabia Saudita tiene un mayor porcentaje de mujeres que trabajan o buscan trabajo.


India ha hecho algunos progresos recientemente. El porcentaje de mujeres en la fuerza laboral ha crecido ligeramente desde un mínimo del 21 % en 2018, pero esos pequeños avances se han logrado con esfuerzo. Incluso las empresas que se han esforzado en contratar mujeres lo han tenido difícil. Las bajas cifras de India ayudaron a reducir el porcentaje de mujeres en la fuerza laboral mundial de alrededor del 51 % en 2000 al 47 % el año pasado.

Los economistas culpan de las bajas cifras de la India a dos factores principales: la débil creación de empleo, que ha llevado a una intensa competencia por las oportunidades disponibles, y una cultura profundamente conservadora que enfatiza que el lugar de la mujer es el hogar.


A pesar de ser la principal economía de más rápido crecimiento en el mundo en los últimos años, India agregó cero nuevos empleos netos durante la última década.


El hecho de que India no incorpore a más mujeres a la fuerza laboral está complicando su ambición de capitalizar su demografía juvenil a medida que las empresas occidentales buscan alternativas a China para la fabricación.

El país más poblado del mundo podría aumentar su producto interno bruto en $ 734 mil millones si el país aumentara su tasa de participación laboral femenina en 11 puntos porcentuales para 2030, según McKinsey Global Institute. El PIB de la India fue de unos 3,4 billones de dólares el año pasado, según el Banco Mundial.


Solo 38 millones de mujeres tenían un empleo remunerado en India el año pasado, en comparación con 368 millones de hombres, según el Centro para el Monitoreo de la Economía India, un grupo de expertos de Mumbai.

La presión cultural es tan fuerte que Anamika Pandey, una empresaria de 26 años de Nueva Delhi, dijo que muchas mujeres creen que trabajar fuera del hogar es una actividad vergonzosa reservada solo para los pobres.


El año pasado, Pandey fundó una empresa de alimentos naturales llamada Naario. Inicialmente, quería contratar empleadas, incluso en almacenamiento, logística y ventas, pero las mujeres temían la censura pública, dijo.


Pandey terminó contratando hombres para todos los trabajos que implican estar fuera del hogar. Dijo que pudo encontrar a más de 500 mujeres para vender productos Naario en las redes sociales y en eventos en sus casas para amigos y vecinos, aunque eso no fue fácil.


“A veces tienes que sentarte con los miembros de la familia y decirles: ‘Oye, este no es un trabajo de ventas. Ella no va a salir de la casa para hacer nada’”, dijo Pandey.


Anmol Jaggi, cofundador de BluSmart, una empresa emergente de servicios de transporte compartido, dijo que quería que las mujeres conductoras reflejaran la base de clientes, que es 50% femenina. En 2021, BluSmart anunció planes para contratar a 500 mujeres conductoras en un año.


La empresa lanzó un programa de capacitación, en asociación con el gobierno indio, para enseñar a las mujeres a conducir y ayudarlas a obtener licencias de conducir. BluSmart instaló tres botones de pánico en cada automóvil para abordar las preocupaciones de seguridad, permitió que las mujeres conductoras tomaran solo turnos de día y colocó a las mujeres cerca de las grandes estaciones de metro para facilitar los viajes diarios.


Solo 80 de las 800 mujeres que aprendieron a conducir terminaron consiguiendo un trabajo. La empresa cuenta con 6.500 conductores varones. Muchas mujeres querían trabajar pero cedieron ante los miembros de la familia que se opusieron a la idea, dijo Jaggi.


La mayoría de las mujeres que trabajan para la empresa son madres solteras como Deepa Shankar, cuyas necesidades financieras superan las objeciones de su familia.

La joven de 25 años de Nueva Delhi dijo que se convirtió en conductora después de que su esposo la abandonara a ella y a su hijo. Su madre, hermano y vecinos trataron de avergonzarla para que renunciara. Le dijeron que estaba manchando el buen nombre de la familia.


El dinero poco a poco cambió de opinión. Sus ganancias le permitieron pagar el tratamiento médico de su padre, construir una casa para su madre y financiar la educación de su hermano. Shankar gana alrededor de $490 al mes. “Ahora están felices de que yo trabajo”, dijo.


El sueño de Jaggi de miles de mujeres taxistas está lejos. “Podría llevarme toda mi vida llegar a ese objetivo”, dijo.


En muchas partes de la economía de la India, los puestos de trabajo son escasos. Muchos trabajos desaparecieron durante la pandemia y nunca regresaron. El trabajo en la agricultura, durante mucho tiempo el mayor empleador de la India, desapareció en las últimas décadas a medida que las granjas se mecanizaron más. Otros sectores, especialmente el manufacturero, no lograron compensar.


“Una vez que te quedas sin hombres, tienes que contratar a algunas mujeres”, dijo Alice Evans, profesora titular del King’s College de Londres. “Pero esa escasez de mano de obra nunca se materializó en India”.


Los economistas dicen que un auge en el empleo podría ayudar a superar el estigma social que sigue siendo una barrera para que más mujeres trabajen.


Japón y Corea del Sur tenían tasas de participación laboral femenina por debajo del 50 % antes de que sus economías comenzaran a despegar en las décadas de 1970 y 1980.


Hoy en día, la participación femenina en la fuerza laboral es de alrededor del 55 % en Corea del Sur y del 54 % en Japón, aunque si se excluyen las mujeres mayores de 64 años, las tasas son mucho más altas. La tasa para las mujeres de 15 a 64 años es del 60 % en Corea del Sur y del 74 % en Japón, según el Banco Mundial. En la India, es el 25%.
El ascenso de China también fue impulsado por mujeres que se unieron a su fuerza laboral.

A medida que millones de mujeres acudían a las fábricas en las ciudades, su tasa de participación femenina se disparó a más del 70 % a principios de la década de 1980, según datos de la Organización Internacional del Trabajo de las Naciones Unidas.


Una vez que un país se desarrolla hasta cierto punto, el porcentaje de mujeres en la fuerza laboral a menudo cae, ya que una mayor riqueza les da a las mujeres la opción de decidir quedarse en casa o dedicar más tiempo a la educación superior. La falta de opciones de cuidado infantil también puede desempeñar un papel. Los economistas dicen que esos factores han contribuido a la caída en China, donde la proporción de mujeres trabajadoras se ha reducido al 61%, desde el 73% en 1990. Su tasa sigue siendo más alta que en muchos países desarrollados.


En los EE. UU., la tasa de participación femenina en la fuerza laboral ha fluctuado en las últimas dos décadas a medida que más mujeres permanecían en la escuela y los baby boomers se jubilaban. La tasa fue de alrededor del 56% el año pasado, ligeramente por debajo del casi 59% en 2000, según el Banco Mundial.


La pandemia también sacó a algunas mujeres de la fuerza laboral, pero recientemente han regresado más. La tasa de mujeres de 25 a 54 años en los EE. UU. alcanzó un récord de 77,8 % en junio, según la Oficina de Estadísticas Laborales.


Alemania, Francia, el Reino Unido y Australia han visto aumentos en el porcentaje de mujeres que trabajan o buscan trabajo desde 2000.


Parte de lo que hace que la caída de India desde 2000 sea preocupante para los economistas es que ocurrió antes de que el país saliera de las filas de los países de ingresos medianos bajos. El PIB per cápita de India de aproximadamente $2400 es menos de una quinta parte del de China.

En la vecina Bangladesh, las trabajadoras han desempeñado un papel crucial para ayudar a desarrollar la industria de la confección, aunque las fábricas del país han sido acusadas de problemas de seguridad y explotación laboral. Bangladesh tuvo una tasa de participación femenina en la fuerza laboral del 38% el año pasado, frente al 28% en 2000. Su PIB per cápita ha superado al de India desde 2019.


Los economistas dicen que, en comparación con India, Bangladesh tiene leyes laborales más flexibles que han permitido que las fábricas se expandan rápidamente y no tiene reglas de castas tan estrictas que fomenten la conformidad social.


Los funcionarios indios han dicho que las bajas cifras de participación son exageradas por los datos que no captan completamente lo que hacen las mujeres allí. En su último informe económico anual, el gobierno argumentó que el trabajo doméstico no remunerado, como recoger leña, cocinar y dar clases particulares a los hijos, debería considerarse trabajo productivo.


Los funcionarios indios han promocionado una mejor educación para las niñas. La tasa de alfabetización femenina de la India subió al 70,3% el año pasado desde el 54,2% en 2001, según datos de las Naciones Unidas. La tasa de alfabetización de los hombres el año pasado fue del 84,7%.


En muchas partes de la India, un título universitario todavía se considera parte de la dote matrimonial en algunas familias ricas conservadoras. “Los beneficios para las mujeres en la educación se encuentran en gran medida en el mercado del matrimonio, pero no en el mercado laboral”, dijo Rohini Pande, profesora de economía en la Universidad de Yale. “Los padres están preocupados por las perspectivas de matrimonio si dejan que sus hijas vayan a donde hay trabajo”.

Kanchana Balachandar, de 32 años, tiene una maestría en administración de empresas y solía trabajar para una de las principales firmas de consultoría de la India. Se tomó un descanso de una década poco antes de casarse y luego decidió el año pasado que quería volver a un trabajo de tiempo completo. Su esposo, suegros y padres insistieron en que se quedara en casa para cuidar a su hijo.


“Viene de los tres lados: ¿Quién cuidará de tu bebé?” dijo Balachandar, que vive en Chennai y dijo que rechazó varias ofertas de trabajo debido a la presión familiar. “Siempre hay una pregunta para las mujeres: ¿Por qué estás trabajando?”


Nueva Delhi se ha esforzado por expandir el empleo femenino, incluida la apertura de institutos vocacionales para mujeres y el aumento de la licencia de maternidad paga de 12 a 26 semanas. El gobierno requiere que las empresas con al menos 50 empleados tengan guarderías internas.


El fabricante británico de equipos JCB, que opera seis fábricas en la India, comenzó a hacer un esfuerzo concertado hace más de una década para contratar mujeres, en parte porque la empresa descubrió que a las mujeres les iba bien en algunas tareas de fabricación complejas, dijo Deepak Shetty, director ejecutivo de JCB. India.

JCB contrató a un psicólogo para que visitara sus fábricas en India, en parte para asesorar a las empleadas sobre cómo manejar la presión familiar, dijo Shetty.
La empresa negoció arrendamientos de apartamentos cerca de algunas de sus fábricas porque muchas de las mujeres querían vivir cerca unas de otras. Proporciona transporte hacia y desde la fábrica todos los días. Los talleres enseñaron a hombres y mujeres sobre conductas inapropiadas, como decirles a las mujeres que no pertenecen a la industria manufacturera.


Shetty dijo que las mujeres constituyen alrededor de un tercio de la fuerza laboral en el taller de las dos fábricas de JCB en la ciudad de Jaipur, y más de la mitad son mujeres en su fábrica más nueva en Gujarat. En India, alrededor del 19 % de sus 2500 empleados que trabajan en la fabricación son mujeres.


En una gasolinera en Nueva Delhi, la mayoría de los trabajos, como llenar tanques y cambiar el aceite, están a cargo de un equipo de 27 mujeres. Aarti Shakya comenzó a trabajar en la estación hace siete años después de que su esposo se enfermara. Aunque él estaba demasiado enfermo para trabajar, se opuso tanto a que ella trabajara que renunció después de ocho días.


Shakya regresó cuando fue hospitalizado y necesitaba dinero para atención médica. Ahora sus salarios combinados cubren un apartamento más grande y una escuela privada para su hija. Aun así, Shakya dijo que espera que su hija no tenga que trabajar.
“Si las mujeres salen a trabajar, la gente no las mira con respeto”, dijo. “Es mejor para ellos estar felizmente casados”.

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles