fbpx
20.6 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Joe Biden impulsa un Banco Mundial más grande para combatir la creciente influencia de China

Joe Biden está presionando para obtener apoyo internacional para ampliar la capacidad crediticia del Banco Mundial, mientras Washington se ve sometido a una intensa presión para financiar la lucha contra el cambio climático y ofrecer una alternativa viable a la influencia económica de China.


El presidente de Estados Unidos y altos funcionarios de su administración han colocado los esfuerzos para mejorar el poder financiero del prestamista multilateral en lo más alto de la agenda de la cumbre de líderes del G20 que se celebrará en Nueva Delhi este fin de semana.


El plan estadounidense ampliaría la capacidad crediticia del Banco Mundial para los países de ingresos medios y bajos en 25.000 millones de dólares, han dicho funcionarios de la administración estadounidense. Esa cifra podría aumentar considerablemente, a más de 100.000 millones de dólares, si otras naciones hacen promesas similares, que es el objetivo de Washington a partir del G20 y en las próximas semanas.


‘Estamos trabajando para asegurarnos de que otros socios sigan nuestro ejemplo’, dijo a los periodistas esta semana Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Estados Unidos.
Si bien el respaldo de otras naciones –y del Congreso de Estados Unidos– está lejos de estar garantizado, la necesidad de que la Administración Biden contrarreste los esfuerzos de Beijing por ampliar sus alianzas económicas en todo el mundo es cada vez más urgente.


La reciente cumbre de los BRICS en Sudáfrica, así como la percepción en algunos países de que han estado ayudando desproporcionadamente a Ucrania a expensas de otras naciones necesitadas, han elevado la cuestión de la financiación del desarrollo a un lugar más alto en la agenda de Estados Unidos.


Mientras tanto, las economías emergentes han estado luchando para hacer frente a las crecientes tasas de interés, los altos precios de la energía y los crecientes costos asociados con el cambio climático. Eso los ha dejado clamando por financiamiento en mejores condiciones.


Sullivan ha insistido en que el plan para aumentar las arcas del Banco Mundial no es ‘contra China’. Pero también dijo que era “crítico” que los países tuvieran alternativas a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de Beijing, que ha prestado en términos opacos.

La Casa Blanca ha dicho que países como Colombia, Perú, Jordania, India, Indonesia, Marruecos, Nigeria, Kenia y Vietnam podrían beneficiarse de más préstamos del Banco Mundial. ‘Creemos que debería haber opciones de préstamos no coercitivos y de alto nivel disponibles para los países de ingresos bajos y medios’, dijo Sullivan.


La presidencia india del G20 ha adoptado el plan.


‘Lo que India ha hecho es incorporar las preocupaciones y prioridades del sur global y tratar de llevarlas más allá de los enfoques estándar para abordar los problemas reales’, dijo V Anantha Nageswaran, principal asesor económico de Modi. “Para los bancos multilaterales de desarrollo, por ejemplo, no podemos hacer desaparecer el elefante de 800 libras que hay en la habitación: la capacidad financiera de estas instituciones”.


Parte de la misión de la India en las negociaciones sobre finanzas, dijo Nageswaran, era “fortalecer a los bancos multinacionales de desarrollo enfrentando las cuestiones centrales, no eludiendolas”.


El plan se reflejará en el comunicado final, según un borrador al que tuvo acceso el Financial Times. El documento, que se publicará el domingo, afirma que el grupo está ‘trabajando para crear BMD [bancos multilaterales de desarrollo] mejores y más eficaces con mayor capacidad crediticia, mejor capacidad de respuesta y accesibilidad, y modelos operativos mejorados’.


Pero no está claro cuántas promesas específicas, si es que hay alguna, obtendrá la administración Biden junto con las suyas, ya sea en el G20 o en las próximas reuniones anuales del Banco Mundial y el FMI en Marruecos el próximo mes.


Los funcionarios europeos dijeron que si bien había un amplio apoyo entre los estados miembros de la UE para aumentar la financiación del Banco Mundial, no había consenso sobre la cantidad, el momento y si vendría de la mano con una reforma largamente discutida de la estructura del banco.

Para la UE, la reforma es la prioridad más apremiante. El presidente de su consejo, Charles Michel, se está preparando para utilizar la asamblea general de la ONU a finales de este mes para presionar por un apoyo generalizado para un ajuste en la forma en que se administran los bancos multilaterales de desarrollo.


El ajuste aumentaría la voz de los países del Sur Global en instituciones que históricamente han estado dominadas por funcionarios de Estados Unidos y la UE, dijeron dos personas con conocimiento de los planes.


“El punto fundamental . . . ‘Es la cuestión de la gobernanza financiera internacional’, dijo un alto funcionario de la UE que habló de ‘fragilidades’ en torno a la confianza de los países en desarrollo en los marcos existentes.


“El plan es ser inclusivo. Hay una impresión sincera y legítima en gran parte del mundo de que no son parte de estas decisiones”, afirmó el funcionario, que participa en los preparativos del G20. ‘Hay un problema con las instituciones de Bretton Woods y es necesario reformarlas’.


Sin embargo, se espera que Estados Unidos (como mayor accionista del FMI y del Banco Mundial, lo que le otorga efectivamente poder de veto en decisiones importantes) sea muy cauteloso respecto de reformas que aumentarían el poder de voto y la influencia de China.


Además de impulsar más préstamos del Banco Mundial, Biden también ha pedido al Congreso que refuerce el fondo preferencial del FMI para ayudar a los países de bajos ingresos a fin de que pueda ampliar sus préstamos en 21.000 millones de dólares.


También se espera que Biden pida a los países del G20 que brinden un “alivio significativo de la deuda” a las economías en dificultades desde ahora hasta las reuniones del FMI y el Banco Mundial, un impulso que requeriría la cooperación de China, que es el mayor acreedor bilateral de muchos estados en dificultades.


El presidente de China, Xi Jinping, no asistirá a la cumbre del G20 y enviará en su lugar a su adjunto y jefe de política económica de Beijing, Li Qiang.

Wang Yiwei, profesor de la Universidad Renmin, dijo que había dudas sobre lo que podría lograr la conferencia de este año, ya que muchos de los asistentes estaban distraídos por cuestiones internas. ‘Incluso si Xi fuera, no tendría tantas decisiones importantes que tomar’, dijo Wang. ‘El interés de muchos líderes estará centrado en sus campañas electorales’.


Un Banco Mundial renovado puede que todavía no sea suficiente para que Estados Unidos cambie el equilibrio de poder económico en el mundo en desarrollo.


‘China es un pez muy grande’, dijo Karen Mathiasen, exfuncionaria del Tesoro de Estados Unidos y ahora directora de proyectos en el Centro para el Desarrollo Global. ‘La demanda de financiación excede con creces lo que proporcionan los BMD’.

Fuente: https://www.ft.com/content/31161d2f-9fc7-484d-bead-1b46c1853697?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles