fbpx
21.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

La crisis multifacética de la consultoría

Una vez trabajé para una gran empresa de revistas en Estados Unidos que estaba preocupada por la caída de los ingresos y la pérdida de lectores en medio de lo que entonces se llamaba la revolución puntocom. Los líderes corporativos decidieron contratar una importante firma de consultoría de gestión para analizar lo que se debía hacer.

Después de meses de reuniones y millones en honorarios, llegó el veredicto. Al parecer, sólo necesitábamos mejores ideas para la historia. No hace falta decir que este sabio consejo no salvó ni a los lectores ni al producto.


Por esta y otras razones, siempre he sido escéptico respecto de la consultoría de gestión. Para empezar, el enfoque empresarial de “si puedes medirlo, puedes gestionarlo” simplemente pierde de vista muchas cosas. Ciertas cosas, como los costos de los insumos y el precio de las acciones, se pueden contabilizar discretamente. Otros, como la cultura, la lealtad y la creatividad, no pueden hacerlo.


Luego está el problema de pasar la responsabilidad: las empresas muy a menudo contratan consultores para poder culpar a otros si las soluciones a problemas difíciles salen mal. Si a esto le sumamos el hecho de que la inteligencia artificial puede desempeñar cada vez más el nivel inferior del trabajo de consultoría, obtenemos una profesión que bien podría estar en declive secular.


Las señales están por todas partes. Empresas como Bain y McKinsey están despidiendo trabajadores y ofreciéndoles incentivos financieros para que se vayan. Deloitte y EY están recortando costes y reorganizándose. En toda la industria, hay una nueva sensación de ahorrar dinero donde antes las cosas estaban bien.


Si bien la profesión tuvo un auge durante el Covid, cuando las empresas buscaban desesperadamente ayuda para lidiar con todo, desde problemas en la cadena de suministro hasta turnos de trabajo desde casa y la naturaleza incierta del ciclo económico, ahora se está desacelerando. Según Kennedy Consulting Industry Monitor, el crecimiento de los ingresos se redujo a la mitad hasta el 5 por ciento el año pasado.


Las empresas consultoras también están sufriendo presión política. Hace un par de semanas, un proyecto de ley para prohibir a McKinsey trabajar en el gobierno de Estados Unidos, presentado por el senador de Missouri Josh Hawley, fue aprobado por el comité de seguridad nacional del Senado. Todavía existen múltiples obstáculos para que se convierta en ley, pero la idea es impedir que el Departamento de Defensa y otras agencias federales contraten empresas que hacen negocios con el gobierno chino.


Pero no son sólo los políticos populistas los que se muestran escépticos respecto de los consultores. Tanto los académicos como los expertos de la industria se han vuelto más críticos en los últimos años. La economista Mariana Mazzucato y su colega Rosie Collington publicaron el año pasado La gran estafa: cómo la industria de la consultoría debilita nuestros negocios, infantiliza nuestros gobiernos y deforma nuestras economías.


El libro sostiene que la consultoría ha prosperado gracias a los problemas del capitalismo moderno, desde la financiarización y el cortoplacismo corporativo hasta la aversión al riesgo en un sector público hambriento, obteniendo rentas económicas indebidas y creando muy poco valor. “Si bien la consultoría es una profesión antigua”, escriben, “la Gran Con creció a partir de las décadas de 1980 y 1990 a raíz de las reformas tanto de la derecha ‘neoliberal’ como de los progresistas de la ‘Tercera Vía’, en ambos lados del espectro político”.


De hecho, los problemas de la industria vienen aún más atrás. Se podría argumentar que la consultoría de gestión moderna es el desafortunado hijo del taylorismo de principios del siglo XX –en el que Frederick Winslow Taylor, un ingeniero mecánico de Filadelfia, pretendía reducir la productividad de los trabajadores al segundo– y las ideas de la Escuela de Chicago sobre “eficiencia eficiente”. ”mercados, que ganaron fuerza a partir de la década de 1960.


Los consultores han creado un enorme mercado global predicando el evangelio de la disrupción. Como argumentó el profesor de Harvard Clayton Christensen en The Innovator’s Dilemma, en 1997, las grandes empresas siempre estuvieron en riesgo de que las empresas más pequeñas se comieran el almuerzo. Para poder adelantarse a eso, necesitaban estar cambiando todo el tiempo, internamente.


Pero si bien eso pudo haber parecido cierto durante el auge de las puntocom de finales de los años 1990, la mayoría de los sectores se han concentrado más, y las grandes empresas se llevan una porción cada vez mayor del pastel económico.


Aun así, es difícil que el culto a la disrupción desaparezca. Como escribe Ashley Goodall, consultor reformado y veterano de Deloitte/Cisco, en su nuevo libro The Problem With Change, “mientras estábamos todos ocupados perturbandonos aquí y allá, de alguna manera perdimos de vista el hecho de que el cambio y la mejora son dos cosas diferentes”.


Al principio, dice, los ejecutivos pensaron “tenemos que solucionar este problema; por lo tanto, necesitamos cambiar”. Ahora, dice, muchos creen que “tenemos que cambiar, porque entonces todos los problemas se solucionarán”.


La consultoría misma tendrá que cambiar, porque hoy la tecnología puede hacer mucho en el extremo inferior de la escala salarial. La IA puede elaborar una presentación de PowerPoint o un documento de investigación suficientemente bueno, eliminando gran parte de lo que solían hacer los consultores novatos. Mientras tanto, hay más competencia en la cima, con todo tipo de firmas boutique de análisis de riesgos y expertos del sector compitiendo por una porción del negocio de asesoría.

Es posible que una recesión dé nueva vida a la industria. La consultoría de gestión a menudo gana dinero pidiendo a las empresas que reduzcan personal. También puede reemplazarlos temporalmente con tecnología o más consultores, sin todas esas molestas cuestiones de empleo a tiempo completo o beneficios. Pero sospecho que, así como muchos empleos superfluos en el extremo inferior de la cadena alimentaria socioeconómica han desaparecido en las últimas décadas, las industrias administrativas como la consultoría también se verán perturbadas.


¿El resultado será menos presentaciones de diapositivas, declaraciones de misión, sesiones obligatorias de vinculación laboral y lenguaje corporativo? Si es así, estoy totalmente de acuerdo.

Fuente: https://www.ft.com/content/84ef55da-d53f-4057-9d39-69d99323ac9b?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles