fbpx
15.5 C
Mexico City
domingo, marzo 3, 2024
- Anuncio -spot_img

La ‘Princesa de Uzbekistán’ acusada de jefa del sindicato del crimen

Gulnara Karimova, la ex trotamundos multimillonaria de la alta sociedad e hija del ex dictador uzbeko Islam Karimov, ha sido acusada en Suiza de encabezar un sindicato criminal internacional.


Karimova, de 51 años, encarcelada en Tashkent desde 2014, está acusada de haber saqueado cientos de millones de dólares de Uzbekistán y de haber sobornado sistemáticamente a ejecutivos de empresas y funcionarios gubernamentales de todo el mundo. También se la acusa de haber blanqueado ganancias obtenidas ilícitamente a través de una serie de empresas y cuentas bancarias con sede en Suiza.


Los fiscales suizos presentaron un caso contra Karimova, quien durante años viajó por el mundo como diplomática de la ONU, con inmunidad procesal, promocionando sus marcas de moda y codeándose con celebridades, en el Tribunal Penal Federal Suizo en Bellinzona el jueves por la tarde.


El caso la acusa de encabezar una organización criminal conocida como “la oficina”, que estaba compuesta por docenas de individuos y más de 100 empresas distintas (todas con intereses comerciales aparentemente legítimos) que trabajaban en secreto para ocultar dinero robado y enriquecer a sus miembros.


Grégoire Mangeat, el abogado de Karimova con sede en Ginebra, dijo que ella ‘impugna todos los cargos y luchará por su absolución’. “La teoría de la organización criminal está totalmente discutida. Los fiscales suizos lo sacaron de la manga hace apenas un año, 10 años después del inicio de su investigación”, afirmó.


Y añadió: “Nuestra clienta Gulnara Karimova lleva casi diez años detenida arbitrariamente. No tiene indicación de cuánto tiempo más tendrá que pasar en prisión en Uzbekistán”.


Poco después de que se presentara la acusación, el fiscal federal de Suiza afirmó: “Teniendo en cuenta, en particular, su tamaño, su modo de organización, sus infraestructuras, la magnitud de sus activos y las calificaciones de algunos de sus miembros, ‘la office’ llevó a cabo sus actividades delictivas como un negocio profesional, cumpliendo con regulaciones obligatorias y observando una estricta asignación de tareas, al tiempo que recurrió a la violencia y la intimidación”.

Se suponía que el eje central de “la oficina” era la empresa suiza Zeromax, que colapsó en 2010, convirtiéndose en la segunda quiebra más grande de la historia de Suiza. Gracias a las opacas leyes de divulgación corporativa de Suiza, la implosión de Zeromax atrajo poca atención durante más de una década.


En 2021, el Financial Times reveló que los acreedores de la empresa, a la que se debían 2.500 millones de francos, estaban demandando al auditor EY, que había aprobado las cuentas de Zeromax durante años a pesar de una actividad muy inusual en la empresa. Se gastaron millones en joyas, tratamientos médicos de lujo y propiedades aparentemente ajenas a sus actividades oficiales como holding de recursos naturales y empresas de construcción en Uzbekistán.


La acusación del jueves contra Karimova, alguna vez apodada “la princesa de Uzbekistán” por su lujoso estilo de vida, también afirma que una investigación criminal contra uno de los bancos privados más destacados de Suiza, Lombard Odier, está “en curso” en relación con el caso.


Karimova utilizaba las cajas fuertes de Lombard Odier para guardar diamantes y otras piedras preciosas por valor de millones de francos. Más de 400 millones de francos en activos líquidos todavía están congelados en el banco en cuentas a nombre de Karimova.


El banco está siendo investigado ‘por sospecha de falta de diligencia suficiente en las transacciones financieras y de blanqueo de capitales agravado’, afirmó el fiscal.


Un portavoz de Lombard Odier dijo que el banco no hizo comentarios sobre las investigaciones en curso, pero señaló que el banco ha estado cooperando con los investigadores del caso desde 2012.


Durante años, Karimova evitó ser investigada en Suiza gracias a la inmunidad diplomática que le otorgaron las diversas funciones que desempeñó en la ONU en Ginebra.

Sin embargo, con la salud deteriorada y la muerte de su padre Islam Karimov, quien gobernó Uzbekistán como su presidente autocrático de 1991 a 2016, Karimova perdió su poderosa protección política. En 2014, en medio de un cambio de poder político en Tashkent, fue puesta bajo arresto domiciliario y en 2017 fue condenada por malversación de fondos en Uzbekistán.


Desde entonces ha sido sometida a tortura y privación de derechos humanos básicos, afirmaron sus representantes legales.

Los fiscales suizos afirman que “la oficina” comenzó a operar en Suiza en 2005 y utilizó el país durante la siguiente década para ayudar a recuperar dinero robado.


Se alega que la fuente original y principal de las ganancias de la organización fueron los sobornos pagados por empresas de telecomunicaciones occidentales para desarrollar la red de comunicaciones de Uzbekistán a principios de la década de 2000. A partir de ese momento, la organización creció en sus ambiciones y alcance.


En un cable diplomático filtrado de 2010, el Departamento de Estado de EE.UU. la declaró “magnate ladrón” y señaló que había “intimidado para obtener una porción de prácticamente todos los negocios lucrativos” en Uzbekistán explotando el poder de su padre.


La Oficina de Fraudes Graves del Reino Unido dijo en agosto que había tomado el control de tres propiedades valoradas en más de £20 millones que eran propiedad de Karimova.

Fuente: https://www.ft.com/content/68cd51a1-8421-4678-a694-289da6e27aeb?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,720SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles