fbpx
16.8 C
Mexico City
viernes, julio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

La temporada de tifones hace que Japón y las Coreas reflexionen sobre el cambio climático

Senso-ji en Tokio, dedicado al bodhisattva de la compasión, es el sitio sagrado más visitado de la Tierra. Unos 30 millones de personas al año pasan por la imponente entrada del templo, conocida como Kaminarimon, o Puerta del Trueno, flanqueada por Fujin, el dios del viento, y su hermano aún más feroz, Raijin, el dios de las tormentas y la lluvia. Son sólo uno de los innumerables recordatorios en todo el noreste de Asia de que las calamidades naturales de los aguaceros y las inundaciones (sin mencionar los terremotos y tsunamis) están profundamente arraigadas en la psique colectiva de la región.


Sin embargo, algunos castigos meteorológicos recientes parecen menos divinos que obra del hombre. Hace dos años, la temporada de monzones de verano en Japón fue la más húmeda jamás registrada. En su versión habitual, las lluvias vivificantes son bienvenidas. En exceso, arrasan carreteras y casas: 225 personas murieron en 15 prefecturas en 2018. Las lluvias de 2019 establecieron un nuevo récord, al igual que el diluvio de este verano.

También en Corea del Sur, los 54 días de lluvia de este verano marcaron el monzón más largo registrado. El río Han, que atraviesa Seúl, la capital, se desbordó. Las fuertes lluvias amenazaron el ya escaso suministro de alimentos de Corea del Norte.


Tan pronto como terminó el monzón comenzó la temporada de tifones. La península de Corea suele recibir un impacto directo de un tifón al año. En las últimas dos semanas consiguió tres seguidos, otro récord. El 8 de septiembre, Kim Jong Un, el dictador del Norte, reunió a sus altos mandos para revisar los daños causados ​​una semana antes por el segundo de los tifones, Maysak, que destruyó 2.000 viviendas y arrasó 60 kilómetros de carreteras y 57 puentes. Mientras tenía lugar la reunión, el tercero, Haishen, avanzaba tierra adentro. Aunque se había debilitado antes de tocar tierra, Haishen fue el primer “supertifón” de la temporada. Tenía vientos sostenidos de 135 nudos (250 kilómetros por hora).


En la mayor parte del Pacífico occidental, la mayor fábrica de tormentas tropicales del mundo, en realidad se han visto inusualmente pocas esta temporada. Los meteorólogos lo habían predicho. Gracias a un ritmo regular en el clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur, sus modelos dijeron que los vientos alisios en latitudes más bajas serían más fuertes de lo habitual, lo que dificultaría la formación de tifones.


Sin embargo, algo creado por el hombre puede estar actuando más al norte. Una faceta del calentamiento global es que los trópicos se están expandiendo. Esto puede explicar el aumento de las inundaciones monzónicas y un desplazamiento hacia el norte en la intensidad de los tifones. Las temperaturas de la superficie en una enorme porción de océano al sur de Japón han alcanzado niveles récord. El calor da fuerza al paso de los tifones. Cuando Maysak se desenrolló, la energía que arrojó en la corriente en chorro puede haber contribuido a cambios salvajes del calor al frío en el oeste de América (consulte la sección de Ciencia).

Japón y Corea del Sur se enriquecieron vertiendo hormigón. La construcción (represas, diques, estaciones de bombeo) todavía deleita a los planificadores que enfrentan las amenazas del clima. Un santuario para los expertos en desastres del mundo es una cisterna con forma de catedral debajo de Tokio, una red de 6,3 kilómetros de túneles y tanques sostenidos por columnas de 500 toneladas.


La mitigación de inundaciones es esencial. Sin embargo, aunque Japón y Corea del Sur tienen pocos negacionistas del cambio climático, la sensación de que el calentamiento es un problema generado en otros lugares ha persistido durante demasiado tiempo, dice Ohbayashi Mika, del Instituto de Energía Renovable de Tokio. Eso está cambiando más rápidamente en Corea del Sur. Su sociedad civil es más vigorosa que la de Japón, y en una encuesta reciente de Gallup, siete de cada diez coreanos dijeron que las recientes inundaciones subrayaron la gravedad del cambio climático. El presidente Moon Jae-in promete cerrar diez plantas de carbón antes del final de su mandato en 2022. Esta semana utilizó los tifones como motivo para presionar para triplicar la generación renovable para 2025. Los paquetes de gasto de Corea del Sur relacionados con el coronavirus han tenido un impacto elemento fuertemente verde, dice la señora Ohbayashi, a diferencia del Japón.


Allí, la cobertura mediática de los fenómenos meteorológicos establece el vínculo con el cambio climático. Sin embargo, las cuantiosas emisiones de carbono de Japón rara vez salen a la luz, dice Watanabe Eri de 350.org, un grupo de presión ecologista. La participación del carbón en la generación de energía ha aumentado en la última década, especialmente después de que Japón cerró sus plantas nucleares. Los objetivos adoptados durante el gobierno del primer ministro saliente, Abe Shinzo, son débiles: el carbón seguirá representando más de una cuarta parte de la mezcla para 2030. Japón también promueve plantas de carbón en el extranjero.


El cambio siempre es posible. Las empresas japonesas están bajo presión de socios occidentales para que reduzcan su uso de carbono. Tres años de inundaciones han quintuplicado los nuevos voluntarios en el grupo de la Sra. Watanabe. Las cifras siguen siendo pequeñas: alrededor de 250 al año. Pero todos los tifones comienzan con una simple ráfaga de aire.

Fuente: https://www.economist.com/asia/2020/09/12/typhoon-season-makes-japan-and-the-koreas-ponder-climate-change?utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_campaign=espresso.US&utm_content=the-world-in-brief-september-1st-2023&utm_term=09/01/23

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,690SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles