fbpx
15.5 C
Mexico City
martes, marzo 5, 2024
- Anuncio -spot_img

Las sanciones a Rusia están funcionando

A los pocos días de la invasión a gran escala de Ucrania por parte del presidente ruso Vladimir Putin hace 18 meses, Occidente impuso sanciones sin precedentes al banco central de Rusia, congelando cientos de miles de millones de dólares de sus activos. El rublo se desplomó, alcanzando un mínimo histórico de 136 por dólar estadounidense una semana después de la invasión. Pero después de que el banco central impusiera controles de divisas y capitales, el rublo se recuperó y se fortaleció hasta 51,5 libras esterlinas por dólar, una recuperación que el Kremlin promocionó con entusiasmo.

Los líderes de Rusia tienen menos que celebrar hoy. El tipo de cambio del rublo ofrece la indicación más visible del desempeño económico de Rusia, al menos para los hogares rusos. Por lo tanto, la reciente caída de la moneda por debajo del umbral políticamente importante de 100 libras esterlinas por dólar ha puesto nervioso al Kremlin. Y ha puesto bajo fuego al banco central, que durante el último año ha aflojado o eliminado muchos de sus controles de capital.

El asesor económico de Putin, Maxim Oreshkin, suele criticar al banco central por ser demasiado agresivo. Pero después de la última caída del rublo, escribió un artículo de opinión culpando a las autoridades por ser demasiado “blandas” y permitir un crecimiento excesivo del crédito. El banco central convocó inmediatamente a una reunión extraordinaria de su junta directiva, en la que decidió aumentar las tasas de interés en nada menos que 3,5 puntos porcentuales, y señaló que es probable que se produzcan más aumentos el próximo mes. También parece que hay sobre la mesa controles de divisas adicionales. Mientras tanto, el ministro de Finanzas, Anton Siluanov, supuestamente aboga por obligar a los exportadores rusos a repatriar sus ingresos en dólares y venderlos al banco central.

Sin duda, no hay razón para pensar que la economía rusa esté al borde del colapso. No hay nada mágico en el umbral de 100 ₽. Y la reciente subida de tipos es una reacción clásica al aumento de la inflación; Los banqueros centrales occidentales harían lo mismo. No obstante, la depreciación ha puesto de relieve cuánta presión ha ejercido la guerra –y las sanciones impuestas en respuesta a ella– sobre la economía de Rusia.

En abril de 2022, escribí que Putin no debería celebrar el repunte del rublo, que reflejaba dos acontecimientos que, en última instancia, resultarían perjudiciales para la economía rusa. En primer lugar, las importaciones habían disminuido como resultado de las sanciones occidentales, lo que resultó en la pérdida de acceso a bienes de consumo e insumos intermedios importados, lo que limitó la capacidad manufacturera de Rusia. En segundo lugar, los ingresos por exportaciones de petróleo habían aumentado, un acontecimiento que motivaría a los gobiernos occidentales a imponer un embargo de petróleo y un tope de precios al crudo ruso.

Eso es exactamente lo que pasó. En mayo de 2022, Europa anunció que en los próximos 6 a 8 meses entraría en vigor un embargo sobre aproximadamente el 90% de las importaciones de petróleo ruso. Poco después, los países del G7 acordaron un límite de precios.

La demora en la introducción de estas políticas permitió a Putin obtener enormes ingresos. Aunque Occidente había congelado alrededor de 300 mil millones de dólares de las reservas del banco central ruso, el superávit récord de cuenta corriente de Rusia en 2022, de 227 mil millones de dólares, casi lo compensó. Pero esta bonanza realmente ha terminado: en el primer semestre de este año, los ingresos del petróleo y el gas de Rusia cayeron casi a la mitad, lo que provocó que el déficit presupuestario creciera hasta el 2% del PIB anual.

El embargo del petróleo y el límite de precios también provocaron que las exportaciones totales de Rusia se desplomaran en un tercio interanual en enero-julio de 2023. Como resultado, el superávit comercial de Rusia se redujo de 204 mil millones de dólares a 64 mil millones de dólares, y su superávit de cuenta corriente disminuyó un multiplicado por seis, de 165.000 millones de dólares a sólo 25.000 millones de dólares.

Como era de esperar, la fuerte caída de los ingresos provenientes de las exportaciones de hidrocarburos ha impulsado un rápido deterioro de la posición fiscal de Rusia. Durante un tiempo, los líderes de Rusia parecieron imperturbables: el país todavía tiene reservas sustanciales de renminbi, por lo que puede afrontar su déficit presupuestario. Y la guerra en Ucrania sigue siendo la principal prioridad del Kremlin: sólo en el primer semestre de este año, el gasto militar de Rusia fue un 12% superior a la cantidad presupuestada para todo el año.

Más allá de financiar la guerra, el gobierno ruso esperaba que el gasto continuo le diera a la economía un impulso keynesiano. Pero estas esperanzas no se han materializado, precisamente porque las sanciones comerciales han socavado la capacidad productiva de Rusia. Aislada de Occidente y habiendo perdido cientos de miles de trabajadores a causa de la guerra y la emigración, la economía rusa simplemente no puede producir tanto como Putin quiere.

Con la economía rusa sobrecalentándose, el mayor gasto público simplemente alimentó la inflación. Si a eso le sumamos las continuas salidas de capital –que se aceleraron después del abortado motín del jefe del Grupo Wagner, Yevgeny Prigozhin, en junio–, la reciente depreciación del rublo era de esperarse. Tampoco debería sorprender a nadie la decisión del banco central de frenar, a pesar del probable impacto de tasas de interés más altas sobre el crecimiento de la producción. Bloomberg sitúa ahora la probabilidad de recesión en Rusia en los próximos seis meses en un 21%, frente al 6% antes de la subida de tipos.

Las sanciones claramente están funcionando. Pero la continua capacidad de Putin para financiar su guerra en Ucrania demuestra que se debe hacer más. A la luz de los elaborados métodos que las empresas han ideado para eludir el embargo petrolero y el tope de precios, Occidente ahora debe trabajar para cerrar las lagunas de las sanciones, al tiempo que reduce el tope del precio del petróleo de 60 dólares por barril hoy a 50-55 dólares por barril, o incluso menos. .

La otra conclusión importante de la reciente caída del rublo es que Putin está logrando eludir las sanciones comerciales. El rublo es más barato porque Rusia necesita dólares estadounidenses para pagar su factura de importaciones, que creció un tercio interanual (de 57 mil millones de dólares a 76 mil millones de dólares) en el segundo trimestre de 2023. Este aumento refleja en parte los crecientes costos de eludir las sanciones. que están agravando la presión sobre el presupuesto y la moneda de Rusia. Al reforzar la aplicación de los controles a las exportaciones, Occidente puede aumentar aún más estos costos, asfixiando el presupuesto de Rusia –y por ende su criminal esfuerzo bélico–.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/ruble-decline-growing-budget-deficit-funding-ukraine-war-by-sergei-guriev-2023-08?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=04be14411a-sunday_newsletter_08_27_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-04be14411a-107291189&mc_cid=04be14411a

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,730SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles