fbpx
16.8 C
Mexico City
viernes, julio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

Ser humilde acerca de lo que sabes es solo una parte de lo que te convierte en un buen pensador

¿Qué significa ser un buen pensador? Investigaciones recientes sugieren que reconocer que uno puede estar equivocado juega un papel vital.

Tenía estos estudios en mente hace unos meses cuando charlaba con una profesora de historia sobre una clase que estaba impartiendo a estudiantes de primer año aquí en la Universidad Wake Forest. Como parte de mi trabajo como profesor de psicología que investiga el carácter (básicamente, lo que significa ser una buena persona), a menudo hablo con mis colegas sobre cómo nuestra enseñanza puede desarrollar el carácter de nuestros estudiantes.

En este caso, mi colega vio su clase como una oportunidad para cultivar rasgos de carácter que permitirían a los estudiantes interactuar respetuosamente con los demás y aprender de ellos al discutir temas polémicos. Querer aprender y comprender el mundo es una motivación humana distintiva. Como docentes, queremos que nuestros estudiantes salgan de la universidad con la capacidad y la motivación para comprender y aprender más sobre sí mismos, los demás y su mundo. Se preguntó: ¿Había alguna característica o rasgo que fuera más importante cultivar en sus alumnos?

Le sugerí que debería centrarse en la humildad intelectual. Ser intelectualmente humilde significa estar abierto a la posibilidad de estar equivocado acerca de sus creencias.

Pero, ¿es suficiente ser humilde acerca de lo que sabes o no sabes?

Ahora creo que mi recomendación fue incorrecta. Resulta que pensar bien requiere más que humildad intelectual y, sí, veo la ironía de que admitir esto signifique que tuve que recurrir a mi propia humildad intelectual.

Reconocer que quizás no tengas razón
Una de las razones por las que me centré en la humildad intelectual fue que, sin reconocer la posibilidad de que tus creencias actuales estén equivocadas, literalmente no puedes aprender nada nuevo. Si bien estar abierto a equivocarse suele ser bastante desafiante (especialmente para los estudiantes universitarios de primer año que enfrentan los límites de su comprensión), podría decirse que es el primer paso clave en el aprendizaje.

Pero otra razón para mi respuesta es que la investigación sobre la humildad intelectual se ha disparado en los últimos 10 años. Los psicólogos tienen ahora muchas formas diferentes de evaluar la humildad intelectual. Los científicos sociales saben que poseer un alto nivel de humildad intelectual se asocia con múltiples resultados positivos, como tener más empatía, más comportamiento prosocial, menor susceptibilidad a la desinformación y una mayor inclinación a buscar compromisos al desafiar los desacuerdos interpersonales.

Si desea centrarse en un rasgo para promover el buen pensamiento, parece que la humildad intelectual es difícil de superar. De hecho, los investigadores, incluidos los de mi propio laboratorio, ahora están probando intervenciones para promoverlo entre diferentes poblaciones.

Un solo rasgo no te convertirá en un buen pensador
Sin embargo, ¿tenía razón al recomendar solo un rasgo? ¿Es la humildad intelectual por sí sola suficiente para promover el buen pensamiento? Cuando nos alejamos para considerar lo que realmente implica ser un buen pensador, queda claro que simplemente reconocer que uno podría estar equivocado no es suficiente.

Para dar un ejemplo, tal vez alguien esté dispuesto a reconocer que podría estar equivocado porque “como sea, hombre”. Para empezar, no tenían convicciones particularmente fuertes. En otras palabras, no basta con decir que estás equivocado acerca de tus creencias. También debes preocuparte por tener las creencias correctas.

Si bien parte de ser un buen pensador implica reconocer la posible ignorancia, también requiere entusiasmo por aprender, curiosidad por el mundo y el compromiso de hacerlo bien.

¿Qué otros rasgos, entonces, debería esforzarse la gente en cultivar? El filósofo Nate King escribe que ser un buen pensador implica poseer múltiples rasgos, entre ellos la humildad intelectual, pero también la firmeza intelectual, el amor por el conocimiento, la curiosidad, el cuidado y la apertura de mente.

Ser un buen pensador implica enfrentar múltiples desafíos más allá de ser humilde acerca de lo que sabes. También necesitas:

1- Esté lo suficientemente motivado para descubrir qué es verdad.
2- Concéntrese en la información pertinente y búsquela con atención.
3- Tenga la mente abierta al considerar información con la que no esté de acuerdo.
4- Confronte información o preguntas que sean novedosas o diferentes de aquellas a las que generalmente está acostumbrado a enfrentarse.
5- Esté dispuesto a esforzarse para resolverlo todo.

Esto es mucho, pero el filósofo Jason Baehr escribe que poseer un buen carácter intelectual requiere abordar con éxito todos estos desafíos.

Ingredientes adicionales para pensar bien
Entonces, me equivoqué al decir que la humildad intelectual era la solución milagrosa que puede enseñar a los estudiantes a pensar bien. De hecho, ser intelectualmente humilde –de una manera que promueva el buen pensamiento– probablemente implique ser curioso y tener la mente abierta ante nueva información.

Centrarse en una sola característica, como la humildad intelectual, en lugar de en la totalidad del carácter intelectual, termina promoviendo un desarrollo desequilibrado del carácter, similar al de un culturista que centra sus esfuerzos en un bíceps en lugar de en todo el cuerpo.

El trabajo actual de mi laboratorio intenta abordar esta cuestión definiendo al buen pensador en términos de múltiples rasgos intelectuales. Este enfoque es similar al trabajo en ciencias de la personalidad que ha identificado rasgos clave de personas psicológicamente sanas, así como de aquellas cuyos patrones de pensamiento, sentimiento y comportamiento causan angustia o problemas duraderos. Esperamos comprender mejor cómo funcionan los buenos pensadores en la vida diaria (por ejemplo, su personalidad, la calidad de sus relaciones y su bienestar), así como cómo su carácter intelectual influye en su pensamiento, comportamiento y sentido de identidad.

Creo que este trabajo es vital para comprender las características clave del buen pensamiento y aprender más sobre cómo desarrollar estos hábitos en nosotros mismos y en los demás.

Fuente: https://theconversation.com/being-humble-about-what-you-know-is-just-one-part-of-what-makes-you-a-good-thinker-207896

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,690SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles