fbpx
18.8 C
Mexico City
lunes, abril 22, 2024
- Anuncio -spot_img

Xi-Jinping dice que China es un país en desarrollo

¿Puede un país rico seguir siendo un “país en desarrollo”? Objetivamente, para que el término tenga algún significado, la respuesta pronto podría ser no. Pero el presidente Xi Jinping es lo suficientemente poderoso como para redefinir la realidad objetiva, y así lo hizo recientemente en la cumbre de los BRICS: “China ha sido y siempre será miembro de los países en desarrollo”, insistió.


Esto generó mucha hilaridad en línea, donde los observadores de China se preguntaron entre sí si esta era la manera en que Xi señaló públicamente que el período de alto crecimiento de su nación había llegado a su fin. Pero quedó claro, por la forma en que la frase fue resaltada posteriormente por el Ministerio de Relaciones Exteriores y otros en los medios estatales, que algo importante se ocultaba en las palabras, más allá de una simple declaración de solidaridad con otros en la cumbre.

Y ahi estaba. La autodeterminación de China de su condición de país en desarrollo le proporciona beneficios tangibles e intangibles a los que se resiste a renunciar. Para ingresar a la Organización Mundial del Comercio en 2001, renunció a algunos, pero no a todos, estos beneficios especiales. Las negociaciones de la OMC del año pasado sobre subsidios a la pesca, por ejemplo, terminaron con un acuerdo menos ambicioso porque la forma natural de gestionar la sobrepesca: reglas más estrictas para los países ricos con flotas grandes y modernas, otras más relajadas para los más pobres con pesca artesanal en pequeña escala. comunidades— quedó descartada. Esto se debe a que la enorme y agresiva flota de arrastreros de China era uno de los principales problemas que cualquier acuerdo debía abordar, y los intentos de controlar los subsidios a estos buques responsables de la sobrepesca también requerirían que los países mucho más pobres pusieran fin al apoyo a sus pescadores de subsistencia.


No es de extrañar que mucha gente esté insatisfecha con esta situación. Las quejas más contundentes provienen (una vez más, esto no es una sorpresa) del Congreso de Estados Unidos. A principios de este año, el senador Mitt Romney presentó un proyecto de ley que ordenaba al Departamento de Estado “abogar” por mecanismos para cambiar el estatus de China a país desarrollado. Afortunadamente, hay otros esfuerzos en marcha un poco más realistas. Los principales funcionarios comerciales de Japón, Estados Unidos y la Unión Europea acordaron hace tres años al menos garantizar que los “miembros avanzados de la OMC que reclaman el estatus de países desarrollados” asumieran los compromisos asociados con los países en desarrollo en cualquier negociación futura. Querían que los países en desarrollo “avanzados” –en particular China– fueran tratados como el mundo rico. Esto, a su vez, permitiría a las economías más pobres conservar el trato especial que merecen.


Sin embargo, no ha habido ningún intento de crear una coalición más amplia en torno a la cuestión del estatus de China. Es una lástima: le favorece a Xi. No son sólo Estados Unidos, la UE y Japón los que necesitan restablecer las relaciones con Beijing. Todos nosotros, especialmente en los verdaderos países en desarrollo, debemos reconocer que China ya no necesita excepciones ni privilegios de las naciones en desarrollo, sino que debe ser tratada como la potencia económica dominante que es ahora. Es necesario organizar mejor los esfuerzos graduales de la UE y Estados Unidos para confrontar primero y luego pacificar a Beijing, visibles en la reciente visita de la Secretaria de Comercio, Gina Raimondo. Y necesitan encontrar aliados en el mundo en desarrollo.


Esto es precisamente lo que Xi teme y lo que está tratando de impedir. Cuando dice que “China siempre será un país en desarrollo”, independientemente de cuán rico se vuelva, está tratando de convertir la frase de una categorización formal en una identidad. Si lo logra, los beneficios intangibles se hacen sentir: asegura el apoyo, permanentemente, del Sur Global. Entonces Beijing hablará para siempre como representante de la gran mayoría de la población mundial, incluso cuando sus palabras reales estén destinadas únicamente a promover sus propios intereses estrechos.


Es el Sur Global el que más sufre por esto, ya que significa que ninguna negociación internacional deja lugar para sus necesidades especiales si una de las economías dominantes del mundo también puede acceder a ellas. Algunos en los mercados emergentes se están dando cuenta de lo peligrosa que es esta dinámica. La India puede ser uno de esos lugares. En el pasado, como cuando los dos países juntos torpedearon un acuerdo climático en Copenhague en 2009, Nueva Delhi se permitió estar entre China a los ojos del mundo. Pero India sufre, tanto en términos de imagen como en términos prácticos, al pretender que tiene los mismos intereses que un país cinco veces más rico y que emite cuatro veces más carbono per cápita. Quizás por eso, en la última revisión de la política comercial de China en la OMC, los delegados indios preguntaron por primera vez cómo un país que el Banco Mundial dice que es de “ingreso medio alto” puede todavía reclamar el estatus de desarrollo.


La historia del desarrollo de China ha sido uno de los mayores milagros económicos del mundo. Sin embargo, el éxito conlleva responsabilidades. Entre ellos está la voluntad de aceptar que ya no se puede pretender liderar o representar a quienes todavía luchan por ascender.

Fuente: https://www.bloomberg.com/opinion/articles/2023-09-03/china-is-not-a-developing-nation-but-a-dominant-economic-power?cmpid=BBD090523_AUT&utm_medium=email&utm_source=newsletter&utm_term=230905&utm_campaign=authers&sref=DPtqrPAJ#xj4y7vzkg

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles