fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Cómo un vuelo de Virgin Atlantic fue accidentalmente más rápido que la velocidad del sonido

Los vientos extremadamente fuertes sobre el Atlántico empujaron a los vuelos comerciales a velocidades cercanas a récords durante el fin de semana, y algunos aviones de pasajeros registraron velocidades en tierra de más de 800 millas por hora. Los aviones que se dirigían hacia el este, incluido un vuelo de Virgin Atlantic de Washington DC a Londres, aterrizaron considerablemente antes de lo esperado debido al extraño fenómeno meteorológico.

Según el sitio de seguimiento FlightAware, el servicio de Virgin Atlantic, en un Boeing 787 Dreamliner, alcanzó una velocidad máxima en tierra de 802 millas por hora a 33.000 pies, alrededor de 200 mph más rápido que el promedio. En lugar de las siete horas habituales, el viaje duró sólo seis horas y 20 minutos, lo que permitió a los pasajeros desembarcar 45 minutos antes de lo esperado.

¿Virgin rompió la barrera del sonido?
No. La velocidad máxima del vuelo fue más rápida que la velocidad del sonido, que en condiciones estáticas al nivel del mar es de 761 mph. La velocidad del sonido, sin embargo, varía según la temperatura, así como el medio a través del cual se propaga la onda sonora.

Como el avión viajaba con vientos de 200 mph, su velocidad del aire era en realidad más cercana a 600 mph, no a 800 mph,menos que la velocidad del sonido en relación con el entorno en el que se encontraba.

Cuando un avión vuela por encima de los 25.000 pies, su velocidad se denomina número Mach: un porcentaje de la velocidad del sonido. Un avión rompe la barrera del sonido a Mach 1, creando ondas de presión que siguen al avión. Se escucha un estampido sónico cuando esas ondas pasan ante un observador.

Por lo general, a los pilotos no les preocupa alcanzar la velocidad del sonido, lo que en algunos casos podría resultar peligroso. Nick Eades, uno de los pilotos de Boeing 747 con más años de servicio, señala que los aviones comerciales no suelen estar diseñados para volar tan rápido.

‘En los primeros días de los aviones a reacción, había un fenómeno conocido como Mach Tuck’, dice. “Cuando el avión alcanza la velocidad del sonido, la fuerza hace que el morro baje, lo cual es una situación muy peligrosa.

‘Ahora ha sido diseñado a partir del avión de pasajeros moderno, pero aun así no quieres acercarte a la velocidad del sonido porque eso no es lo que se supone que deben hacer esos aviones’.

El vuelo de Virgin no fue el cruce civil transatlántico más rápido de la historia (ese récord lo ostentan BA y el Concorde, que voló de Nueva York a Londres en dos horas, 52 minutos y 59 segundos en 1996), alcanzando una velocidad máxima de 1.350 mph. En 2020, otro vuelo de BA alcanzó velocidades de 825 mph, la más rápida jamás alcanzada por un vuelo subsónico, ayudado en parte por una potente corriente en chorro. El vuelo duró sólo cuatro horas y 56 minutos.

El poder de la corriente en chorro
Si bien el vuelo de Virgin no superó este récord, sí destacó el poder de la corriente en chorro, que los pilotos utilizan para reducir el tiempo de vuelo y el consumo de combustible. Esta banda de vientos rápidos se encuentra entre cinco y siete millas de altura en la atmósfera, creada por la propagación del calor desde el ecuador hacia los polos. Alrededor de 10 millas de ancho y 2000 pies de profundidad, los vientos del oeste, en el hemisferio norte, se vuelven más fuertes a medida que aumenta la altitud.

Manoj Joshi, profesor de dinámica climática de la Universidad de East Anglia, explica: “La corriente en chorro tiende a ser más fuerte en invierno debido a la diferencia de temperatura entre el ecuador y el Polo Norte. Hay muy poca variación entre las horas del día, pero la corriente en chorro cambia a medida que las ondas atmosféricas y los sistemas climáticos se mueven a lo largo de ella”.

Gracias al cambio climático, se espera que la corriente en chorro se intensifique en los próximos años. Cerca de la superficie de la Tierra, las regiones polares se están calentando más que las subtropicales, lo que debilita los vientos en niveles más bajos. Sin embargo, a mayor altitud ocurre lo contrario: las zonas subtropicales se están calentando y las regiones polares son más frías, una peculiaridad de la rotación de la Tierra.

Para los pasajeros, esto significa que los tiempos de viaje en el hemisferio norte son más rápidos cuando viajan hacia el este. “Volé de Boston a Londres en menos de cinco horas porque teníamos un enorme viento de cola que nos empujaba”, dice Eades. ‘Pero si fuera a volar de Londres a Boston, me llevaría cerca de ocho horas porque estoy volando en esa corriente en chorro’.

Los pilotos utilizan los datos de Met Office para calcular el impacto que la corriente en chorro podría tener en un viaje, además de la posible reducción en el uso de combustible. Un informe de 2021 de la Universidad de Reading encontró que los vuelos entre Londres y Nueva York podrían consumir un 16 por ciento menos de combustible si siguieran con precisión los vientos de cola de las corrientes en chorro. El informe también señala que esta práctica, cuando se realiza con precisión, es considerablemente más rentable que otras medidas de reducción de emisiones.

Seguridad de la corriente en chorro
Es poco probable que un pasajero pueda notar la diferencia de velocidad hasta que aterrice temprano. Sin embargo, lo que podrían encontrar es turbulencia cuando un avión llegue al borde del patrón climático.

Según Eades, ahí es donde reside el peligro. ‘Como piloto, debes tener mucho cuidado al entrar y salir de la corriente en chorro’, dice. ‘Puede haber una gran diferencia en temperatura y velocidad’.

Esa sacudida se conoce como turbulencia de aire claro, que puede causar graves perturbaciones en la cabina y es mucho más difícil de predecir que las turbulencias causadas por sistemas de tormentas o nubes. “Es vital colocar señales de cinturón de seguridad y abrochar a la gente, porque a veces puedes saber que estás en una zona de clara turbulencia, pero no su ubicación exacta”, dice Eades.

Independientemente del riesgo de turbulencias, la corriente en chorro sigue siendo una herramienta vital en la gestión de rutas de vuelo. A medida que aumente su velocidad, ¿las aerolíneas lo utilizarán aún más a menudo? La respuesta es complicada. Cathie Wells, investigadora del Instituto Walker, señala que las nuevas estructuras de rutas, introducidas en 2022, están permitiendo a las aerolíneas utilizar la corriente en chorro más fácilmente que en el pasado. Esto significa que se está priorizando la minimización del tiempo, por ahora.

‘La velocidad del aire también es un componente clave para reducir el uso de combustible y las emisiones’, afirma. A medida que aumenta el costo del combustible (y la expectativa de reducir las emisiones de carbono), los aviones pueden reducir su velocidad mientras vuelan rutas optimizadas para la corriente en chorro. Eso significa que los pasajeros transatlánticos no siempre deben esperar llegar a casa tan temprano como los del vuelo de Virgin.

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/travel/news/how-virgin-atlantic-flight-went-faster-than-speed-of-sound/

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles