fbpx
16.8 C
Mexico City
viernes, julio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

Inteligencia Artificial (IA), 3 modelos diferentes, Europa regula con ley, Estados Unidos no se resuelve y China genera modelo propio.

Esta semana en Say More, PS habla con Anu Bradford , Profesor de Derecho y Organización Internacional en la Facultad de Derecho de Columbia y autor, más recientemente, de Digital Empires: The Global Battle to Regulate Technology .

Project Syndicate: En 2021, escribió que, con los Estados Unidos, China y la Unión Europea “todos buscando tomar medidas enérgicas contra Big Tech, la industria se está preparando para el impacto en 2022”. Más recientemente, sin embargo, usted lamentó que la “retórica regulatoria del gobierno de EE. UU. no se haya traducido en ninguna reforma concreta”, debido a factores como el cabildeo corporativo y la disfunción política. ¿Cómo está afectando esta falta de progreso al panorama de la innovación en los EE. UU. y qué reglas o regulaciones tienen más posibilidades de ser implementadas?

Anu Bradford: Últimamente, la conversación en EE. UU. se ha caracterizado por un mayor escepticismo sobre la autorregulación de las empresas tecnológicas. Desilusionados con los mercados libres, el discurso tóxico en línea, las violaciones de la privacidad de los datos, las amenazas a la democracia y otros daños asociados con las empresas tecnológicas no reguladas, muchos estadounidenses quieren que el Congreso endurezca la regulación de la economía digital. Pero, como señalé anteriormente, el cabildeo corporativo y la disfunción política han impedido que el sentimiento público en esta área se traduzca en una legislación significativa.

Parece poco probable que esto cambie pronto. La introducción de una ley federal de privacidad parece poco probable, al igual que cualquier reforma significativa de la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las plataformas de la responsabilidad por la moderación del contenido. Si bien la reforma de las leyes antimonopolio puede parecer más factible, varios proyectos de ley cuidadosamente redactados se han estancado en el Congreso.

Estados Unidos incluso se está quedando atrás en lo que respecta a la regulación de la inteligencia artificial, a pesar de los llamados de fervientes tecnooptimistas y desarrolladores de IA para implementar barandillas para el desarrollo de la tecnología. La Unión Europea, por el contrario, se está preparando para aprobar la Ley de IA, la primera legislación integral de IA del mundo.

Para los EE. UU., el problema a menudo se reduce a la innovación. Estados Unidos considera que maximizar el potencial innovador de una tecnología es esencial para preservar su liderazgo en la cada vez más estrecha carrera tecnológica “armamentista” con China, una carrera en la que la IA es particularmente importante. Será difícil llegar a un consenso sobre cualquier regulación digital que corra el riesgo de obstaculizar este esfuerzo.

PD: Si bien China también está comprometida con ganar la carrera tecnológica, no se ha negado a regular la economía digital. En su nuevo libro, Digital Empires: The Global Battle to Regulate Technology , usted describe el modelo regulatorio chino con “muchas características que son exclusivas de su régimen de gobierno autoritario digital”, así como “algunos elementos del modelo europeo basado en los derechos y el Modelos regulatorios estadounidenses impulsados ​​por el mercado”. ¿Con qué eficacia ha equilibrado el gobierno de China estos enfoques y qué pueden aprender EE. UU. y la UE de sus esfuerzos?

AB: La estrategia regulatoria del gobierno chino está guiada por el imperativo económico y geopolítico de convertir a China en una superpotencia tecnológica. El Partido Comunista de China (PCCh) también utiliza la tecnología para la censura y la vigilancia, a fin de mantener la estabilidad social y el control político sin igual.

Pero China comparte algunos objetivos políticos con la UE. Ambos creen que las grandes empresas tecnológicas ejercen demasiado poder sobre las personas, abusan de su posición en el mercado y explotan los datos de los usuarios. Estas preocupaciones han llevado a China, al igual que la UE, a fortalecer su regulación antimonopolio e imponer reglas estrictas de privacidad de datos.

En cuanto a los EE. UU., los puntos en común se encuentran en los impulsores del desarrollo de la industria tecnológica. Los gigantes tecnológicos chinos se basan en capital de riesgo, incluso de EE. UU., más que en subsidios estatales, lo que significa que la destreza tecnológica de China también se basa en gran medida en cimientos impulsados ​​por el mercado. Y, sin embargo, la cultura de innovación próspera de China ha surgido en un contexto de autoritarismo digital.

De hecho, durante la última década, China le ha mostrado al mundo que, contrariamente a las percepciones predominantes en Occidente, la libertad política no es un requisito previo para el progreso tecnológico. Esto también ha dificultado que EE. UU. cuestione la opinión, generalizada entre los gobiernos de tendencia autoritaria, de que no es necesario sacrificar el control político en aras de la innovación.

PD: Es la UE, anotas en Digital Empires , la que se ha convertido en “el regulador más poderoso de la economía digital”. Al entrevistar a Margrethe Vestager para PS en 2021, preguntó sobre los ambiciosos paquetes legislativos y regulatorios que estaba buscando. ¿Han cumplido tales esfuerzos, o incluso superado, las expectativas? Si volviera a sentarse con Vestager hoy, ¿qué desarrollos recientes, avances o puntos ciegos con respecto a los esfuerzos de la UE en materia de regulación digital le pediría que abordara?

AB: La actividad legislativa reciente de la UE ha sido impresionante, con leyes ambiciosas como la Ley de Mercados Digitales y la Ley de Servicios Digitales aprobadas en un tiempo récord. Se espera que la Ley AI, otra legislación líder en el mundo, se adopte a finales de este año.

En Digital Empires , argumento que es probable que la UE convenza a muchos gobiernos, al menos en el mundo democrático, de que su modelo regulatorio basado en los derechos es más adecuado para gobernar la economía digital actual que el modelo estadounidense basado en el mercado. Pero el libro también advierte que una victoria europea en esta batalla de valores puede ser hueca, si la UE no puede ganar la batalla de los resultados haciendo cumplir sus regulaciones de manera efectiva.

Dado el éxito de China en controlar a sus empresas tecnológicas, hay mucho en juego. Si la UE no logra demostrar que también puede ejercer control sobre la industria de la tecnología, la conclusión inevitable será que gobernar la economía digital es propiedad exclusiva de los autoritarios (en China) o de las propias empresas tecnológicas (en los EE. UU. y la UE) – gobiernos no democráticos.

POR CIERTO . . .

PD: En Digital Empires , usted describe las “batallas horizontales” entre EE. UU., China y la UE, desde la guerra tecnológica entre EE. UU. y China hasta la competencia regulatoria entre EE. UU. y la UE. Estas batallas complican, y son complicadas por, las “batallas verticales frente a las empresas tecnológicas que operan en sus mercados”. ¿Cómo se cruzan estas batallas y cómo pueden los gobiernos reconciliar los “diversos y, a veces, contradictorios imperativos” que crean?

AB: En las batallas horizontales, los gobiernos en competencia aún se necesitan mutuamente para proteger los intereses comerciales de sus empresas tecnológicas en el extranjero. Considere la guerra tecnológica que se desarrolla entre EE. UU. y China: el gobierno de EE. UU. quiere obstaculizar el progreso tecnológico de China, pero también necesita preservar el acceso de las empresas estadounidenses al mercado grande y lucrativo de China.

El régimen de control de exportaciones de EE. UU. ilustra bien esta tensión: debido a que una prohibición total de exportación acarrearía altos costos, las empresas estadounidenses pueden obtener una licencia especial para exportar tecnologías sensibles a China. Del mismo modo, cuando el Congreso de EE. UU. debatió recientemente una acción antimonopolio más asertiva, las principales empresas tecnológicas de EE. UU. advirtieron que una regulación demasiado entusiasta obstaculizaría su capacidad para competir con los gigantes tecnológicos chinos.

Estas interconexiones a menudo conducen a una estrategia de moderación, con períodos de escalada marcados por períodos de desescalada. Esta dinámica mantiene el conflicto persistente, pero en última instancia manejable, evitando que estalle una guerra tecnológica en toda regla y manteniendo a raya una tregua duradera.

Las batallas entre EE. UU. y la UE están moldeadas de manera similar por imperativos en conflicto. Por ejemplo, EE. UU. se opone a muchas regulaciones de la UE dirigidas a las empresas tecnológicas de EE. UU., pero tiene un incentivo para reducir las tensiones transatlánticas, ya que necesita que la UE se una a él en su batalla contra China.

PD: Usted dice que la batalla entre EE. UU. y la UE sobre “cómo equilibrar los derechos fundamentales de los ciudadanos con los intereses críticos de seguridad nacional del gobierno” ha tenido “consecuencias económicas, legales y políticas de gran alcance”. ¿Cómo ha complicado esta batalla los flujos de datos transatlánticos y qué soluciones son las más prometedoras?

AB: La UE a menudo prioriza el derecho fundamental de las personas a la privacidad de los datos por encima de las preocupaciones de seguridad nacional de los gobiernos. En los EE. UU., las garantías de privacidad son mucho más débiles y la vigilancia del gobierno es más amplia. Esto ha llevado al máximo tribunal de Europa, el Tribunal de Justicia de la UE, a restringir los flujos de datos a los EE. UU., lo que complica las transferencias de datos transatlánticos. Esto genera incertidumbre e impone costos a las empresas que operan en ambos mercados.

Ambas partes tienen un incentivo para eliminar las restricciones sobre los flujos de datos, pero cualquier compromiso político es vulnerable a otro desafío legal ante los tribunales europeos. Si bien muchos defensores de la privacidad argumentan que la única solución aceptable es que EE. UU. ajuste sus prácticas de vigilancia y fortalezca la protección de la privacidad, otros advierten que esto podría crear vulnerabilidades en un momento de mayores tensiones geopolíticas.

Hay otra solución: la localización forzada de datos en Europa. Pero esto sería muy costoso y correría el riesgo de legitimar las leyes de datos restrictivas de otros gobiernos y alimentar el tecnonacionalismo en todas partes.

PD: La influencia de China sobre la economía digital se deriva en gran medida de su provisión de la “infraestructura y tecnologías fundamentales” necesarias, esencialmente la “columna vertebral” de los ecosistemas digitales de los países. ¿Qué factores están contribuyendo a la adopción global de tecnologías chinas y qué efectos a largo plazo es probable que tenga esta tendencia?

AB: El gobierno de China está ansioso por ayudar a las empresas chinas a expandir su presencia global. Esto no solo respalda la búsqueda de liderazgo tecnológico de China, sino que también, muchos advierten, permite que el gobierno chino obtenga acceso a datos extranjeros confidenciales.

Sin embargo, la demanda global de infraestructura digital china es significativa. Los países adoptan las tecnologías chinas porque ofrecen un camino asequible hacia el desarrollo digital. Además, en un momento de creciente autoritarismo, muchos gobiernos están menos preocupados por estar expuestos a la vigilancia de China que ansiosos por implementar ellos mismos prácticas de vigilancia al estilo chino.

Estados Unidos y sus aliados temen que, a largo plazo, esto acerque a más países a la órbita de China y provoque la proliferación del autoritarismo digital. Eso desafiaría fundamentalmente a la economía digital abierta y global que se suponía que no solo impulsaría el progreso económico, sino que también aumentaría la libertad política en todas partes.

Por: ANU BRADFORD

Fuente: https://www.project-syndicate.org/onpoint/an-interview-with-anu-bradford-big-tech-ai-regulation-digital-empires-2023-06?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=a8be43cd1a-EMAIL_CAMPAIGN_2023_02_14_09_44_COPY_02&utm_medium=email&utm_term=0_-e4393264df-%5BLIST_EMAIL_ID%5D&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,690SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles