fbpx
18.9 C
Mexico City
sábado, junio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

Las economías de Malasia y Tailandia sufren mientras las monedas caen frente al dólar

Las monedas del sudeste asiático cotizan cerca de sus mínimos del año frente al dólar en alza, con el ringgit malayo y el baht tailandés liderando la caída, mientras los gobiernos y empresas de la región se preocupan por el impacto económico de la depreciación.


Las monedas más baratas están generando mayores costos de importación. Los exportadores regionales, por otro lado, están luchando por aprovechar la caída, mientras prevalecen las incertidumbres en los grandes mercados, especialmente China.


Si bien una moneda más débil generalmente beneficia a los exportadores y al turismo, una caída sostenida corre el riesgo de desencadenar salidas de capital. El reciente repunte de los precios del petróleo también ha generado temores de una inflación más rápida.


‘Una combinación de un dólar más alto, una economía china más débil y precios más altos del petróleo se ha convertido en un cóctel peligroso para la mayoría de las economías de la ASEAN’, dijo a Nikkei Asia Charu Chanana, estratega de mercado de Saxo Markets en Singapur.


El ringgit y el baht son los de peor desempeño en el Sudeste Asiático este año frente al dólar, cayendo 6,9% y 4,4%, respectivamente, hasta el 13 de octubre. El dong vietnamita ha bajado un 3,4%, mientras que la rupia indonesia y el dólar de Singapur se han mantenido relativamente altos. bien frente al dólar, cayendo un 2,1% y un 0,7%, respectivamente.


La depreciación generalizada se debe al fuerte crecimiento económico y salarial de Estados Unidos, que ha hecho subir los rendimientos de los bonos del Tesoro y el dólar. La resiliente economía estadounidense ha llevado a algunos inversores a concluir que la Reserva Federal mantendrá las tasas de interés altas por más tiempo para combatir la inflación.


Las tasas de interés más altas en Estados Unidos atraen a inversores que buscan mejores rendimientos, fomentando la salida de capitales del Sudeste Asiático y debilitando las monedas regionales. En particular, el ringgit malayo alcanzó un mínimo de 10 meses de 4,729 frente al dólar el 4 de octubre.

La moneda de Malasia se ha visto afectada por una creciente brecha de tipos de interés con Estados Unidos. Tras la moderación de la inflación, que se situó en el 2,0% en agosto, el banco central de Malasia ha ajustado sólo una vez este año, en mayo, cuando elevó el tipo de referencia un cuarto de punto hasta 3%. Por el contrario, la Reserva Federal ha elevado el tipo de interés a un día de Estados Unidos hasta situarlo entre el 5,25% y el 5,5%.


Al mismo tiempo, el ringgit se ha visto perjudicado por la mayor exposición de Malasia a la economía china, que está experimentando un crecimiento decepcionante. ‘El ringgit malayo se mueve al mismo ritmo que el yuan chino’, dijo Intan Nadia Jalil del Grupo CIMB. Los precios más débiles de materias primas como el aceite de palma y el gas natural, que representan una gran parte de las exportaciones de Malasia, son otro factor negativo.


El primer ministro de Malasia, Anwar Ibrahim, que también es ministro de Finanzas, dijo el martes que el gobierno está ‘explorando iniciativas’ para comerciar en monedas locales a fin de reducir su dependencia del dólar para el comercio y la inversión.


‘Será difícil terminar por completo con la dependencia del dólar estadounidense, pero Malasia será más activa y agresiva en el uso del ringgit’ para el comercio, dijo Anwar al parlamento. Malasia ha comenzado a utilizar monedas locales en transacciones con Indonesia, Tailandia y China.


Las preocupaciones en Malasia sobre un fuerte repunte del dólar se hacen eco de vecinos como Tailandia, donde la moneda local también alcanzó un mínimo de 10 meses de 37,07 baht por dólar el 3 de octubre.


Los analistas del Centro de Investigación Kasikorn dijeron que los inversores extranjeros también han vendido el baht debido a la falta de confianza en la economía y a las preocupaciones sobre la disciplina fiscal de Tailandia, en particular las polémicas donaciones de dinero digital del gobierno, que se estima generarán hasta 560 mil millones de baht ( 15 mil millones de dólares) en nueva deuda pública.


La moneda tailandesa no sólo está más débil sino también volátil, lo que genera preocupación entre los exportadores, que probablemente no podrán aprovechar la depreciación. La volatilidad del baht hace que los exportadores se muestren reacios a cotizar los precios porque temen sufrir pérdidas cambiarias.


El Comité Permanente Conjunto sobre Comercio, Industrias y Banca (JSCCIB), que agrupa a algunas de las industrias más grandes de Tailandia, dijo que el gobierno ‘debería intentar estabilizar’ la moneda local en un rango aceptable que respalde las exportaciones.


En Indonesia, una moneda más débil normalmente ayuda a las empresas orientadas a la exportación, como las mineras de carbón y los productores de aceite de palma. Pero el superávit comercial de Indonesia ha tendido a la baja este año, lo que socava el apoyo a la rupia.


Aunque Indonesia registró un superávit comercial de 3.120 millones de dólares en agosto, las exportaciones cayeron un 21% en términos de valor respecto del año anterior a 22.000 millones de dólares, lastradas por los menores precios de las materias primas y la menor demanda de China.


Mientras tanto, el banco central de Filipinas no ha cambiado su tono sobre la depreciación del peso, ya que el gobernador del banco central, Eli Remolona, ​​cree que una postura dura beneficiará a la moneda local. El banco central tradicionalmente ha preferido un peso débil porque aumenta el valor de las remesas de los trabajadores en el extranjero.

Al mismo tiempo, una moneda más débil significa costos desproporcionadamente más altos para los importadores, especialmente para la energía y otros insumos necesarios para fabricar productos para la exportación.


Vietnam, por ejemplo, tiene la tasa más alta de importaciones y exportaciones como porcentaje del producto interno bruto de la región, después de Singapur. Los analistas dicen que los costos más altos duelen aún más ahora porque este es un período clave para las importaciones, que han estado aumentando constantemente desde el verano a medida que los fabricantes se preparan para la temporada navideña.


A pesar de esto, el banco central vietnamita fue el primero en Asia en recortar las tasas de interés este año. Comenzó a hacerlo en marzo con la esperanza de ‘eliminar las dificultades de la economía’. Vietnam quiere fomentar los préstamos y la actividad empresarial en medio de una tibia demanda global de sus exportaciones, una crisis inmobiliaria y despidos masivos.


‘Si bien estas medidas se introdujeron para brindar alivio al sector inmobiliario, existe el riesgo de que se produzcan efectos en cadena sobre las importaciones de energía’, dijo Nick Ferres, director de inversiones de Vantage Point Asset Management, y agregó que los precios del carbón se vieron especialmente afectados. ‘Vemos que el sector energético en Vietnam se siente afectado por los altos tipos de cambio, con la posibilidad de trasladar estos costos a los consumidores’.


Por ahora, Richard Bullock, analista de investigación senior de Newton Investment Management, dijo que cree que las caídas de la moneda han sido ‘manejables’ para la región. ‘La balanza de pagos es generalmente saludable en toda la región y las reservas de divisas son lo suficientemente importantes como para amortiguar las salidas de capital a corto plazo’, dijo Bullock a Nikkei Asia.


Sin embargo, los precios más altos del petróleo podrían afectar a las economías regionales, que han estado experimentando una inflación más baja que Estados Unidos y Europa. En septiembre, el crudo Brent cotizó por encima de los 90 dólares el barril por primera vez desde noviembre de 2022, provocado por los recortes de suministro de Arabia Saudita y Rusia.


En una nota de investigación del 3 de octubre, Morgan Stanley dijo que espera que los precios del petróleo superen los 90 dólares el barril hasta mediados de 2024. El banco de inversión, que se ha mantenido bajista con respecto a las monedas asiáticas, advirtió que el aumento del precio del petróleo ‘podría tener un impacto decente’. impacto’ sobre la inflación de la región.


‘El mercado podría subestimar el riesgo de que los bancos centrales asiáticos se vuelvan más agresivos si la inflación sorprende al mercado al alza de cara a 2024’, decía la nota.

Fuente: https://asia.nikkei.com/Spotlight/Market-Spotlight/Malaysian-Thai-economies-suffer-as-currencies-slide-vs.-dollar?mod=djemlogistics_h

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles