fbpx
20 C
Mexico City
sábado, mayo 18, 2024
- Anuncio -spot_img

Por qué Mohammed bin Salman se ha visto obligado a frenar sus sueños de una ciudad espejo

Cuando el príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman Al Saud reveló los diseños de su futurista ciudad espejo en el desierto, prometió una “revolución civilizatoria”.

Las imágenes revelaron una reluciente ciudad de rascacielos de 170 kilómetros de largo y sólo 200 metros de ancho que se extiende hasta el Mar Rojo, ofreciendo un futuro en el que el segundo mayor productor de petróleo del mundo también es líder en emisiones netas cero.

El desarrollo, llamado The Line, albergaría a 1,5 millones de residentes a finales de la década y “arrojaría luz sobre formas alternativas de vivir”, prometió el Príncipe Heredero.

Menos de dos años después, estas ambiciones se han reducido drásticamente.

Ahora se espera que el gigaproyecto albergue sólo a 300.000 personas en un tramo de 2,4 kilómetros para 2030, sugirieron informes de esta semana.

El golpe ‘previsible’ a los nobles planes de MBS subraya las dificultades del gobierno saudita para ganarse a los inversores extranjeros y la vulnerabilidad de la nación a los precios del petróleo, dicen los expertos.

‘Los inversores extranjeros en inversión directa no han aceptado realmente la visión del Príncipe Heredero de una nueva Arabia Saudita’, dice Torbjorn Soltvedt, analista principal de la consultora de riesgos Maplecroft.

Line City es sólo un elemento de Neom, el desarrollo urbano de 26.500 km² que se está construyendo en el extremo norte del Mar Rojo.

Es la joya de la corona de la Visión 2030 del gobierno saudí, una creación de MBS para diversificar su economía dependiente de los combustibles fósiles.

Pero aunque Arabia Saudita sigue siendo uno de los actores más poderosos a la hora de influir en los precios mundiales del petróleo, el Reino también se encuentra a merced de tales fluctuaciones.

Alrededor de tres cuartas partes de los ingresos presupuestarios provienen del petróleo desde 2010, según muestran las cifras del Fondo Monetario Internacional.

Significa que los esfuerzos del Estado del Golfo por superar su dependencia de la materia prima dependen de cuánto la vende, así como de la amabilidad de los extraños o los inversores extranjeros.

“El panorama más amplio del contexto de la economía saudí es que volvió a tener un déficit presupuestario en 2023, alrededor del 2 por ciento del PIB”, dice James Swanston de Capital Economics.

“Esto se produjo cuando comenzaron a flexibilizar la política fiscal para apoyar la economía no petrolera del reino e invertir en proyectos como Neom. Para respaldar este nivel de gasto necesitan un precio del petróleo más alto”.

Arabia Saudita, que el año pasado vendió nueve millones de barriles de petróleo por día, necesita que el precio sea de al menos 93 dólares para equilibrar su presupuesto, según Swanston.

‘Incluso con el repunte que hemos visto este año con las consecuencias de la guerra entre Israel y Hamás, todavía no está a ese nivel’, añade.

El crudo Brent subió a 91,17 dólares el barril el viernes, el nivel más alto desde octubre. Fue impulsado por la escalada de tensión entre Irán e Israel, lo que generó temores sobre el suministro.

“Hemos visto antes que Arabia Saudita el primer puerto de escala cuando necesitan recortar el gasto son proyectos de capital: gigaproyectos como Neom, por ejemplo. Hicieron exactamente lo mismo en 2016 con la Ciudad Económica Rey Abdullah cuando los precios del petróleo colapsaron. Redujeron enormemente el gasto en ese proyecto y en realidad nunca dio frutos”, dice Swanston.

La Ciudad Económica Rey Abdullah fue uno de los seis megaproyectos anunciados en 2005. Fue el único que se puso en marcha, pero no logró atraer inversiones y en 2018 tenía una población de sólo 7.000 habitantes.

Atraer inversión extranjera directa (IED) también ha sido un obstáculo con el que MBS parece haber tropezado con Neom.

Este ha sido un problema persistente en todos los proyectos de Visión 2030, afirma Soltvedt. El gobierno no ha logrado sus propios objetivos, añade.

“El año pasado recibieron alrededor de 11.000 millones de dólares [de IED], es decir, alrededor del 1 por ciento o menos del PIB. En realidad, el objetivo era tener entre el 5 y el 6 por ciento para 2021. El objetivo es 100.000 millones de dólares al año para 2030, por lo que se espera un aumento de 10 veces en la inversión extranjera directa”, añade Soltvedt.

El dinero extranjero está fluyendo hacia la compra de deuda soberana y títulos de renta variable, pero MBS no ha logrado convencer a los inversores para que canalicen dinero directamente hacia sus proyectos.

“Todavía existe ese tipo de trampa: los inversores quieren ver más evidencia de cambio antes de comprometerse realmente con inversiones a largo plazo en Arabia Saudita”, dice Soltvedt.

“Pero entonces Arabia Saudita necesita inversión extranjera directa para que Visión 2030 realmente funcione. Así que están estancados y no parecen haber encontrado una manera de aliviar las preocupaciones de los inversores”.

El Príncipe Heredero, de mentalidad reformista, ha tratado de suavizar la imagen exterior de Arabia Saudita, girándola hacia un “Islam moderado” y otorgando a las mujeres mayores libertades, como conducir y viajar solas al extranjero.

Pero su pobre historial en materia de abusos contra los derechos humanos todavía desanima a algunos inversores, ya que el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en Turquía en 2018 aún está fresco.

Los ataques diarios con drones y misiles por parte de los rebeldes hutíes hasta marzo del año pasado tampoco ayudaron, añade Soltvedt. Si bien un acuerdo con Irán ayudó a poner fin a los ataques de la milicia yemení respaldada por Teherán, la guerra de Israel con Hamas ha renovado los temores sobre la seguridad en la región.

‘Creo que para los inversores que lo analizan, todavía hay demasiadas variables desconocidas’, afirma.

Mientras tanto, las telecomunicaciones occidentales se han visto asustadas por los planes del gobierno saudita de utilizar la integración hipermoderna de inteligencia artificial y reconocimiento facial en Neom.

“Se presenta como algo positivo que se podrá rastrear a cada ciudadano y las fuerzas de seguridad podrán saber cuándo ocurre un delito en tiempo real, lo que hace de este un espacio súper seguro. Pero, obviamente, eso tiene un coste enorme en lo que respecta a la privacidad”, afirma Soltvedt.

Como resultado, las empresas occidentales se han mostrado reacias a involucrarse directamente, mientras que las entidades chinas han intervenido.

Muchos observadores también cuestionaron la viabilidad de Line City cuando fue anunciada.

“Había muy pocas personas que pensaran que el proyecto, tal como se concibió inicialmente, podría llegar a materializarse. Ahora que hay una gran reducción, es algo que tal vez se impulse de alguna forma”, dice Soltvedt.

Una pregunta clave será cuántas personas realmente quieren vivir en una ciudad que es un largo rascacielos en el desierto con niveles de vigilancia tipo Black Mirror y amenazas de una guerra regional.

El gobierno saudí nunca ha dejado claro si pretende que extranjeros ricos o su propia población nativa pueblan su proyecto utópico, aunque parece haber sido comercializado ante una comunidad internacional.

‘Es un poco como esa frase de Field of Dreams: si lo construyes, ellos vendrán y ya veremos más tarde’, dice Soltvedt.

Un cínico podría preguntarse si alguna de esas cosas sucederá.

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/business/2024/04/09/why-mohammed-bin-salman-has-been-forced-to-rein-in-his-drea/?WT.mc_id=e_DM306550&WT.tsrc=email&etype=Edi_Cit_New_v2&utmsource=email&utm_medium=Edi_Cit_New_v220240410&utm_campaign=DM306550

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles