fbpx
23.9 C
Mexico City
viernes, junio 14, 2024
- Anuncio -spot_img

Preparando a los bancos multilaterales de desarrollo para la lucha climática

El mundo enfrenta su mayor amenaza con un brazo atado a la espalda. Aunque los efectos cada vez más devastadores de la crisis climática se vuelven más evidentes cada año que pasa, los bancos multilaterales de desarrollo (MDB) todavía desempeñan solo un papel marginal en la respuesta global. Las reuniones anuales del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que se celebrarán del 9 al 15 de octubre son una oportunidad crucial para cambiar de rumbo.

Los acontecimientos recientes en Libia, Pakistán y el Cuerno de África confirman una dura y trágica verdad: los desastres climáticos están ahora firmemente entrelazados con el desarrollo. El sistema global de BMD con calificación AAA –con el Banco Mundial en el centro– debería estar en el centro del financiamiento de los esfuerzos de mitigación y adaptación al cambio climático en el mundo en desarrollo. Sin embargo, no están dando un paso al frente.

El préstamo total de los BMD ronda los 100.000 millones de dólares al año y, como señala el reciente informe del Grupo de Expertos Independientes del G20 sobre los BMD, la transferencia neta de los BMD a los países en desarrollo es actualmente cercana a cero, o incluso se vuelve negativa, una vez que se tienen en cuenta los pagos de la deuda. Compárese eso con la estimación del Grupo Independiente de Expertos de Alto Nivel sobre Financiamiento Climático de que necesitamos 2,4 billones de dólares adicionales por año para financiamiento climático y de desarrollo.

Se necesitan más iniciativas para desbloquear el flujo de capital privado hacia proyectos ecológicos en los países en desarrollo. Con ese fin, la Cumbre por un Nuevo Pacto de Financiamiento Global celebrada en París este verano presentó una propuesta para una garantía parcial de divisas para proteger a los inversores de manera más económica de las pérdidas asociadas con las fluctuaciones volátiles de los tipos de cambio en los países en desarrollo. Se trata de un paso adelante decisivo. Pero muchas categorías de inversión climática –incluidas infraestructuras resilientes (como defensas más fuertes contra el nivel del mar y las inundaciones) y sistemas de salud y educación resilientes al clima– no generan suficientes ingresos para atraer actores del sector privado.

Las diferentes necesidades de financiación climática exigen diferentes métodos de financiación, razón por la cual la Iniciativa Bridgetown de la Primera Ministra de Barbados, Mia Amor Mottley, aboga por abordar la financiación climática como un sistema global holístico. Cuando se trata de crear resiliencia en los países en desarrollo, los BMD deben tomar la iniciativa.

Ya conocemos la magnitud de la brecha entre la adaptación y la financiación. En su informe ampliamente discutido de noviembre de 2022, el Grupo Independiente de Expertos de Alto Nivel sobre Financiamiento Climático, liderado por Vera Songwe, Nicholas Stern y Amar Bhattacharya, estimó que se necesitan 200 mil millones de dólares adicionales de gasto anual de los BMD para proteger vidas y medios de subsistencia del cambio climático. cambios en todo el mundo en desarrollo.

También sabemos cómo llenar este vacío con un capital adicional mínimo de los gobiernos. En primer lugar, extrapolando un análisis reciente publicado por la Fundación Rockefeller, los BMD podrían estar prestando 75 mil millones de dólares más por año con su capital y calificación crediticia existentes si aplican las recientes recomendaciones de la Revisión Independiente de los Marcos de Adecuación de Capital de los BMD del G20. Las medidas clave incluyen aumentar la cantidad que los BMD pueden prestar con el capital existente manteniendo al mismo tiempo la calidad crediticia; extraer más valor del capital exigible (una garantía de los accionistas infrautilizada que ya está registrada en todos los BMD); y estandarizar cómo las agencias de calificación crediticia y los BMD tratan el capital.

En segundo lugar, los BMD podrían aumentar los préstamos anuales en otros 25 mil millones de dólares si los accionistas extendieran garantías para eliminar el riesgo de una cartera de préstamos de los BMD relacionados con el clima. En la práctica, tales garantías requieren pocos dólares, porque la probabilidad de que toda la cartera de un prestamista con calificación AAA se hunda es baja. Y los BMD ya ocupan un lugar más alto que nadie en lo que respecta a la recuperación de préstamos en problemas. El impacto presupuestario para los accionistas es nominal.

No hay mejor manera de apalancar un dólar. La Comisión de Educación, presidida por el ex Primer Ministro del Reino Unido, Gordon Brown, uno de los primeros defensores de las garantías, sostiene que sólo se necesita 1 dólar de respaldo para cubrir una cartera de préstamos de 27 dólares. Y el mes pasado, en la Cumbre del G20 en Nueva Delhi, la Secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, propuso un enfoque similar (aunque más modesto).

Finalmente, se podrían movilizar $100 mil millones adicionales de préstamos anuales si los accionistas de los BMD aportaran sólo $10 mil millones más por año durante los próximos diez años, como propuso recientemente el Grupo de Expertos Independientes sobre BMD del G20, presidido por N.K. Singh y Lawrence H. Summers. Suponiendo una participación accionaria más o menos similar a la del Banco Mundial, las contribuciones anuales a todo el sistema de BMD ascenderían aproximadamente a 400 millones de dólares de Gran Bretaña y Francia, 450 millones de dólares de Alemania, 600 millones de dólares de China y 1.600 millones de dólares de Estados Unidos.

Para poner estas cifras en perspectiva, consideremos que Estados Unidos gastó 113 mil millones de dólares (con amplia justificación) en apoyo a Ucrania en 2022. Eso es casi 100 veces más de lo que necesitaría contribuir para ayudar a transformar el desarrollo y el financiamiento climático. Del mismo modo, Gran Bretaña y Canadá también han gastado una gran parte de sus contribuciones potenciales a los BMD en ayuda militar.

Ahora que las delegaciones se dirigen a la reunión del Banco Mundial en Marrakech, ya sabemos lo que hay que hacer. No debería ser necesario otro verano de calor récord, inundaciones, sequías y muertes relacionadas con el clima para sacarnos de nuestra complacencia e inacción. Pero sólo los principales accionistas de los BMD pueden ayudar a los países en desarrollo a hacer realidad sus ambiciones, aumentando los préstamos anuales en los 200.000 millones de dólares que se necesitan.

Arquímedes dijo la famosa frase: ‘Dadme una palanca lo suficientemente larga y podré mover el mundo’. El sistema de BMD con calificación AAA y estatus de acreedor preferente es esa palanca. No tiene sentido no usarlo.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/mdb-reform-agenda-world-bank-meeting-by-avinash-persaud-and-chris-humphrey-2-2023-10?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=e2d8e341f8-sunday_newsletter_10_15_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-e2d8e341f8-107291189&mc_cid=e2d8e341f8

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles