fbpx
18.8 C
Mexico City
domingo, abril 21, 2024
- Anuncio -spot_img

China juega a retórica fuerte hacia el exterior mientras sigue sin resolver problemas domésticos

La realidad económica de China, hasta hace poco, era nada menos que extraordinaria. La producción económica anual de China se disparó de menos de 500.000 millones de dólares a 18 billones de dólares entre 1992 y 2022, con años de crecimiento de dos dígitos que impulsaron el PIB per cápita anual de menos de 400 dólares a 13.000 dólares.

Sin embargo, en los últimos años el crecimiento se ha desacelerado significativamente. Hasta cierto punto, esto era inevitable: trasladar a cientos de millones de personas de una agricultura rural ineficiente a trabajos fabriles de mayor productividad en las ciudades sólo puede realizarse una vez.


En el camino, China recibió el apoyo de Estados Unidos y gran parte del mundo desarrollado. Invirtieron, otorgaron préstamos y transfirieron tecnología, al tiempo que dieron la bienvenida a China a la Organización Mundial del Comercio. También tendieron a mirar hacia otro lado cuando China robó propiedad intelectual, violó sus compromisos con la OMC y mantuvo partes importantes de su economía cerradas a la competencia extranjera.


Occidente estaba motivado en parte por un simple cálculo económico: la promesa de obtener acceso a un mercado de consumo de 1.400 millones de personas. En principio, a medida que China se hiciera más rica, su pueblo podría comprar más de Occidente. Los bajos costos laborales de China también permitieron a las corporaciones multinacionales producir y vender sus productos por menos, manteniendo baja la inflación y permitiendo a los consumidores comprar mucho más.


Además de la lógica económica de Occidente, también había una lógica política: una esperanza o incluso una expectativa en Estados Unidos y Europa de que el ascenso económico de China traería consigo una liberalización política. Muchos imaginaron una China más rica, más abierta, democrática y orientada al mercado.


También se creía que una China que se beneficiaba cada vez más de la inversión y el comercio actuaría con moderación en el exterior para salvaguardar las relaciones que estaban contribuyendo a su ascenso. Se esperaba que China, como principal beneficiario del orden internacional existente, se convirtiera en una “parte interesada responsable” dentro de ese orden, en lugar de intentar derrocarlo.

Sin embargo, con el tiempo, muchas de estas esperanzas se desvanecieron. Se perdieron empleos en el país a medida que las exportaciones chinas menos costosas desplazaron a los bienes de producción nacional. China no se volvió más abierta ni más moderada ni en el país ni en el extranjero; sucedió todo lo contrario. Como resultado, Estados Unidos y otros países occidentales se están volviendo más selectivos respecto de las tecnologías y productos que ponen a disposición de China y las inversiones que permiten que sus empresas realicen allí.


Estas restricciones han contribuido a la desaceleración de China. Pero las razones principales de las dificultades económicas del país son internas; Como muchas otras cosas, se fabrican en China.


Por encima de todo, la economía ha seguido dependiendo demasiado de inversiones cada vez más improductivas (especialmente en infraestructura) y exportaciones, de empresas estatales infladas y poco competitivas y de una deuda cada vez mayor. Todos estos problemas surgen total o parcialmente de la decisión de los líderes chinos de ampliar el papel del Estado en la economía, ignorar o suprimir las fuerzas del mercado y obstaculizar el surgimiento de un sector privado y una clase media.


Los líderes chinos tienen ahora tres opciones. Una es mantener el rumbo, priorizando el control político sobre el crecimiento económico. Este será el camino más probable si las dificultades actuales disminuyen. Pero si los problemas actuales persisten o incluso se agravan, el resultante período prolongado de modesto crecimiento económico podría estimular los mismos desafíos al control político que el liderazgo busca evitar.


Los altos niveles de desempleo entre los jóvenes podrían ser un polvorín. Para empeorar las cosas, el tiempo no está del lado de China, ya que una población cada vez más reducida y envejecida será un lastre adicional para el crecimiento económico y la productividad.


La segunda opción para el presidente Xi Jinping y su círculo íntimo es cambiar de rumbo.

Los líderes chinos tienden a resistirse al cambio de políticas, ya que sugiere un grado de falibilidad que podría verse como debilidad e invitar a desafíos por parte de rivales políticos. Por ahora, es probable que se resistan a hacerlo, por temor a que una liberalización económica importante pueda crear presión para liberalizar las reformas políticas.


Sin embargo, pueden optar por cambiar de rumbo si consideran que la alternativa a más de lo mismo es menos riesgosa. Existe un precedente reciente para tal cálculo. Durante varios años, el enfoque del gobierno ante la COVID-19 incluyó pruebas frecuentes y bloqueos prolongados. La frustración popular creció.


De repente, en diciembre de 2022, las autoridades abandonaron la política de “covid cero” en favor de una que permitía que el virus se moviera más libremente entre la población. Un número desconocido de personas murió, pero en unos pocos meses el país alcanzó un nuevo equilibrio que permitió una actividad más normal con niveles de riesgo aceptables. Es posible que también la política económica algún día se despolitice al menos en cierta medida.


Hay una tercera opción, una alternativa a mantener el rumbo o cambiar de rumbo: China podría optar por cambiar la conversación. La forma más sencilla y probable de hacerlo sería acelerar los esfuerzos para alterar el status quo en Taiwán. El régimen podría adoptar un nacionalismo aún más agresivo, en lugar del crecimiento económico, como fuente de legitimidad.


Este camino bien podría resultar tentador. Algunos podrían argumentar que sería menos difícil y arriesgado que lograr un cambio económico. Después de todo, China disfruta de ventajas geográficas y su ejército es mucho más fuerte de lo que era. Además, Taiwán y sus posibles socios se han permitido volverse económicamente dependientes de China, y un Estados Unidos políticamente polarizado está muy ocupado apoyando a Ucrania y carece del poder militar y de la base manufacturera para seguir armando a Ucrania y librar una guerra por Taiwán simultáneamente.


Pero, como demuestra Ucrania, las guerras son impredecibles. El ejército chino carece de experiencia reciente en el campo de batalla. Taiwán goza de un fuerte apoyo bipartidista en Estados Unidos, y las sanciones económicas impuestas contra China paralizarían su economía. Además, la guerra en Ucrania y el comportamiento agresivo de China han estimulado los esfuerzos de defensa y la coordinación entre Japón, Corea del Sur, Australia y Estados Unidos.


Será imposible cambiar los sueños de China, pero sí es posible influir en sus cálculos. El objetivo de Occidente debería ser persuadir a los gobernantes de China de que cambiar la conversación, que la agresión, sería una locura, y que su única opción real es económica, entre mantener el rumbo o cambiar de rumbo. Lo que es seguro es que esta decisión determinará el legado de Xi, el futuro de China y, muy posiblemente, el curso de la historia de este siglo.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/china-economic-slowdown-legitimacy-crisis-homegrown-by-richard-haass-2023-08?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=04be14411a-sunday_newsletter_08_27_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-04be14411a-107291189&mc_cid=04be14411a&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles