fbpx
17.9 C
Mexico City
miércoles, junio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

Cómo China puede espiar al mundo

Hace apenas siete años, el líder de China, Xi Jinping, viajaba en un carruaje dorado tirado por caballos por el centro comercial, bordeado de banderas británicas y chinas, de camino al Palacio de Buckingham, acompañado por la difunta reina Isabel.

Objeto de lujosos cortejos diplomáticos, pasó dos noches en el Palacio e incluso disfrutó de una pinta en un pub con el entonces primer ministro David Cameron. Fue el comienzo de lo que el entonces canciller George Osborne insistió que sería una “década dorada” de relaciones entre el Reino Unido y China, una que ambas partes describieron como rica e inmensamente prometedora.

Un avance rápido hasta esta semana, cuando salió a la luz que dos hombres –uno de ellos un investigador parlamentario británico– habían sido arrestados por espionaje, lo que llevó al Primer Ministro Rishi Sunak a decir que es “muy consciente” de que China representaba una amenaza para la El “modo de vida abierto y democrático” del Reino Unido.

El investigador niega las acusaciones. Los arrestos se produjeron tras una inusual “alerta de interferencia parlamentaria en nombre del Partido Comunista Chino” emitida el año pasado por el servicio de seguridad nacional MI5 sobre las actividades de una abogada radicada en el Reino Unido, Christine Lee, quien fue nombrada públicamente como un “agente de influencia”. .

Lee, que llegó a Gran Bretaña en 1974 con sólo 11 años y se convirtió en asesora jurídica de la embajada china en 2008, había donado casi medio millón de libras a la oficina del diputado laborista Barry Gardiner, y su hijo trabajaba para su oficina.

Gardiner, por su parte, siempre dijo que había sido ‘totalmente transparente’ con los servicios de seguridad, y afirma que los pagos fueron legítimos y declarados en su momento. Lee ha negado enérgicamente las acusaciones y cualquier irregularidad y está demandando al MI5.

Los incidentes marcan un dramático deterioro de esa relación que alguna vez fue prometedora. Atrás quedaron los carruajes dorados y los elogios. Ahora lo que reina es la hostilidad y la sospecha mutuas. Hoy en día, observan los conocedores, se habla de los estrechos vínculos entre Beijing y Gran Bretaña no como una era dorada sino como un “error de oro”.

Escépticos desde hace mucho tiempo, como el diputado conservador Iain Duncan Smith, dicen que es “hora de que reconozcamos la amenaza cada vez más profunda que ahora plantea el Partido Comunista Chino bajo Xi”. Y, por último, es posible que tales palabras no caigan en oídos sordos.

Por fin, dicen los expertos, el Reino Unido se está viendo obligado a rediseñar radicalmente su enfoque para protegerse contra una China más asertiva y asertiva, tal como lo han hecho durante años países más cautelosos como Estados Unidos, Canadá y Australia.

Ha tardado mucho en llegar. En julio de este año, el Comité de Inteligencia y Seguridad (ISC) del Parlamento publicó un informe que detalla la respuesta lenta y endeble a las operaciones de influencia cada vez más asertivas de China.

‘Parece que China tiene un alto nivel de intención de interferir con el gobierno del Reino Unido, apuntando a funcionarios y organismos en una variedad de niveles para influir en el pensamiento político del Reino Unido y la toma de decisiones relevantes para China’, señaló el informe, y agregó que si bien ‘el El gobierno dice que su respuesta es ‘robusta’ y ‘clara’, pero los expertos externos con los que hablamos fueron bastante menos elogiosos. Sentían firmemente que el Gobierno no tenía ninguna estrategia sobre China, y mucho menos una estrategia eficaz”.

En aquel momento, el ISC señaló que ni siquiera era un delito penal ser agente de un servicio de inteligencia extranjero. Pero esta semana, el ministro de la Oficina del Gabinete, Oliver Dowden, dijo que el Gobierno estaba considerando obligar a cualquiera que trabaje en este país “bajo la dirección” de China a registrarse en un “plan de influencia extranjera” o enfrentarse a hasta cinco años de cárcel.

Pero tal propuesta plantea una pregunta crítica: ¿precisamente quién está trabajando “bajo la dirección” de China? La respuesta es potencialmente muchos miles. Porque lo difícil de tratar con Beijing es que no refleja cómo opera Occidente, lo que hace que sea más difícil de entender y precisar.

La realidad es que el enfoque de China respecto del espionaje es mucho más holístico que el nuestro: no se limita a una agencia en particular, no necesariamente se centra en actividades ilegales y, en ocasiones, ni siquiera está particularmente organizado. Más bien opera como un espectro opaco de instituciones y actividades, desde lobby de poder blando hasta juegos de espionaje despiadados, duros y bien armados.

Todo, sin embargo, apunta hacia el mismo fin: adquirir conocimiento e influencia para moldear el mundo a favor de China, permitiéndole convertirse en la potencia preeminente del siglo XXI. Y eso sirve al objetivo final: mantener al gobernante Partido Comunista en la cima, con el líder Xi Jinping en su apogeo.

Después de todo, el trabajo de influencia está presente en la historia familiar de Xi. Su padre, Xi Zhongxun, fue clave en ese trabajo relacionado con el Tíbet, buscando influir en figuras como el Dalai Lama. Dos de sus hermanos también participaron en trabajos de guerra política en nombre de los militares, según el Instituto Australiano de Política Estratégica.

Y el propio Xi pasó gran parte de su carrera política en la provincia de Fujian –justo al otro lado del océano desde Taiwán–, que es quizás el epicentro de los esfuerzos de inteligencia de China dada su proximidad a la nación insular que China reclama como su propio territorio.

‘El objetivo es el gran rejuvenecimiento de la nación china’, dijo Peter Mattis, presidente de la Fundación Jamestown, un grupo de expertos en política de defensa estadounidense y ex analista de la CIA. “Para ellos, se trata de ‘¿cómo moldeamos el mundo de manera que el Partido se acerque a sus objetivos?’ ”.

Y esos objetivos son muchos y variados: desde seleccionar votos molestos en el Consejo de Seguridad de la ONU; alejar a las naciones de Taiwán; silenciar las críticas sobre los abusos de los derechos humanos en Xinjiang; para fomentar una mayor dependencia comercial global de China.

Para China, las políticas aplicadas en el extranjero tienen como objetivo apoyar intereses internos, preservar su propia seguridad nacional y estabilidad interna.

He aquí un vistazo a cómo diferentes partes del gobierno chino abordan las operaciones de espionaje e influencia.

Ministerio de Seguridad del Estado
El MSS de China es la agencia más temible y secreta de todas: la principal organización que supervisa la inteligencia y la contrainteligencia nacionales y extranjeras.

En la calle, son la policía secreta la que parece tener un alcance ilimitado. Parecen operar con impunidad y con la idea de que el poder es lo correcto. Los agentes del MSS habrían sido quienes, por ejemplo, habrían secuestrado a los ciudadanos canadienses Michael Spavor y Michael Kovrig en China a finales de 2018, una diplomacia de rehenes de ojo por ojo después de que Ottawa arrestara a la ejecutiva de Huawei, Meng Wanzhou, por una solicitud de extradición de Estados Unidos.

Los “dos Michaels”, como se les conoció, fueron detenidos arbitrariamente durante casi tres años, una forma de castigar a Canadá por actuar de acuerdo con Estados Unidos.

La agencia siempre ha operado en la sombra, aunque recientemente tomó la inusual medida de abrir una cuenta en las redes sociales, parte de un creciente énfasis en el trabajo de contraespionaje.

El MSS ha utilizado la cuenta para pedir a los ciudadanos chinos que participen en la formación de una “línea de defensa” para ayudar en el contraespionaje y dar publicidad a los casos de espías capturados.

El actual ministro, Chen Yixin, tiene antecedentes políticos, más que de inteligencia y seguridad, lo que puede indicar el interés de Xi en mantener el control político sobre cada parte del gobierno.

Departamento de Trabajo del Frente Unido
Como “arma mágica” de China –así la llamó Xi–, esta es la agencia china que el público en general en países de todo el mundo probablemente haya encontrado. En términos generales, una parte fundamental del trabajo del Frente Unido es ejercer influencia en el extranjero: esfuerzos para dar forma a lo que se conoce y entiende de China y promover la narrativa de Beijing.

El Frente Unido se ha infiltrado en parlamentos y gobiernos extranjeros. En 2017, el importante político australiano Sam Dastyari renunció después de un escándalo sobre donaciones políticas vinculadas a China. En marzo de este año, el parlamentario canadiense Han Dong renunció a su partido en medio de acusaciones de que había asesorado a diplomáticos chinos y ayudado en la interferencia electoral. Tanto Dastyari como Han negaron haber actuado mal. Hace una semana, Canadá anunció una investigación pública sobre cómo China y Rusia pueden haber interferido en las elecciones federales de 2019 y 2021.

Se sabe que los funcionarios y agentes de la UFW desarrollan relaciones a largo plazo con actores clave para influir, subvertir o eludir las leyes y políticas del gobierno local a favor del Partido.

Las personas que actúan en nombre de la UFW llevan a cabo una variedad de actividades: susurrar en los oídos adecuados, sugerir temas de conversación favorables a China y hacer donaciones de campaña. Nada de eso cruza necesariamente la línea de la criminalidad, aunque es una parte del continuo: mantener el poder y la influencia de China y adquirir conocimientos para consolidar la ventaja.

Se cree que dicha actividad llegó al Reino Unido. Christine Lee, por ejemplo, presuntamente había “actuado en forma encubierta en coordinación” con el Frente Unido y “se la consideró involucrada en actividades de interferencia política en el Reino Unido”.

Desde entonces ha acudido a los tribunales para obligar a la inteligencia británica a revelar por qué emitió esa advertencia; su afirmación es que se violaron sus derechos humanos. Lee niega ser un agente del estado comunista.

Los Institutos Confucio, adscritos a universidades del Reino Unido y otros lugares, también pertenecen a la UFW. China dice que estos son simplemente centros lingüísticos y culturales: un esfuerzo benigno y de poder blando.

Si bien los institutos ofrecen clases de mandarín, son administrados directamente por Beijing e imparten la “visión china”; por ejemplo, un encubrimiento de temas candentes como la masacre de la Plaza de Tiananmen en 1989 y la soberanía de Taiwán, que China reclama como su propio.

Otros grupos que forman la cara pública de la UFW incluyen la Asociación del Pueblo Chino para la Amistad con Países Extranjeros y la Asociación de Estudiantes y Académicos Chinos; estos últimos, al igual que los Institutos Confucio, están adscritos a universidades y han sido vinculados con manifestaciones pro China en los campus escolares.

El seguimiento y la intimidación de los disidentes chinos en el extranjero, o de cualquier persona que se considere que representa una amenaza para el partido gobernante, puede caer bajo la jurisdicción del MSS por cuestiones de seguridad nacional, de la UFW por intereses de neutralizar a la oposición, o incluso del Ministerio de Seguridad Pública, dado que su responsabilidad de vigilar a los ciudadanos chinos, tanto en el país como en el extranjero.

Ejército Popular de Liberación
El ejército de China –el mayor del mundo con 2,8 millones de efectivos– tiene un gran interés en recopilar secretos militares extranjeros, respaldados por conocimientos tecnológicos y prácticos.

Este año se descubrió un programa chino de globos espías, potencialmente dirigido por contratistas militares, después de que uno de esos buques fuera visto flotando en todo Estados Unidos, sobrevolando instalaciones militares sensibles. Según se informa, los globos recopilaban información (datos similares a los que pueden recopilar los satélites) y luego traían todo lo recopilado a China.

China también está tratando de mejorar su destreza militar, contratando ex pilotos militares extranjeros para entrenar a pilotos chinos. A primera vista, esto puede no ajustarse a la definición estándar de espionaje, pero es parte de los llamados esfuerzos “de todo el Estado” de China para servir a sus intereses más amplios: mejorar sus capacidades tecnológicas y prácticas.

A principios de este año, el jefe de la Royal Air Force, el mariscal jefe del aire Mike Wigston, dijo que reclutar ex pilotos de la RAF era “inaceptable”… es algo que estábamos dispuestos a denunciar públicamente a China.

Las actividades de espionaje se han extendido incluso al ejército estadounidense. Apenas el mes pasado, dos oficiales de la Marina estadounidense con autorizaciones de seguridad fueron arrestados por transmitir información militar confidencial a China.

Jinchao Wei, un marinero en servicio activo del USS Essex en San Diego, supuestamente envió a la inteligencia china fotografías y videos sobre barcos de la Armada, así como manuales técnicos y mecánicos que detallaban varios sistemas a bordo del USS Essex, un barco de asalto anfibio que se parece un pequeño portaaviones.

Otro oficial de la Armada estadounidense, Wenheng Zhao, fue acusado de recibir sobornos a cambio de enviar información sobre importantes ejercicios militares estadounidenses en la región del Indo-Pacífico a alguien que se hacía pasar por un investigador de economía marítima, que en realidad era un oficial de inteligencia chino, según el informe. Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Ambos se han declarado inocentes en el caso en curso y podrían enfrentar hasta 20 años de prisión.

Espionaje cibernético y corporativo
Gran parte del espionaje militar de China se presenta en forma de ciberespionaje, en el que los piratas informáticos militares buscan robar información secreta que podría ayudar a sus propias operaciones militares o a intereses comerciales chinos más amplios.

Por ejemplo, cuando la empresa de energía nuclear Westinghouse estaba construyendo cuatro centrales eléctricas en China y negociando las condiciones de construcción con una empresa china (incluidas transferencias de tecnología), los piratas informáticos tomaron un atajo: robar las especificaciones técnicas y de diseño patentadas de la empresa.

Los piratas informáticos respaldados por China también han atacado agencias gubernamentales extranjeras, así como cuentas de correo electrónico y redes sociales de funcionarios, tratando de obtener una idea de lo que se dice a puerta cerrada para ayudar a dar forma a su propio enfoque.

En los meses previos a su viaje oficial a Beijing el mes pasado, por ejemplo, Gina Raimondo, secretaria de Comercio de Estados Unidos, estuvo entre varios funcionarios estadounidenses cuyos correos electrónicos fueron pirateados y robados. Se ha informado que también se violaron los correos electrónicos del embajador de Estados Unidos en China y de Daniel Kritenbrink, subsecretario de Estado para Asia Oriental.

Otros ataques, en ocasiones realizados por MSS, han estado dirigidos a las principales empresas de tecnología y defensa, buscando robar especificaciones militares y comerciales confidenciales.

Un grupo, conocido como APT10, ha sido acusado de robar tecnología aeronáutica, espacial y satelital, incluso apuntando a un laboratorio de la NASA. Pero las actividades de APT10 han afectado a una gama sorprendentemente amplia de empresas, desde la biotecnología hasta la minería, y en al menos 12 países, incluidos el Reino Unido y los Estados Unidos. Y ese es solo un grupo.

También se sabe que las propias empresas chinas se involucran en espionaje corporativo: robando secretos comerciales agrícolas, especificaciones para turbinas de gas y vapor, o diseños de chips avanzados.

Tomemos el caso del ciudadano chino Mo Hailong, que fue visto en 2012 agachado en los campos de maíz de Iowa desenterrando semillas que podrían valer millones. Cuatro años más tarde, se declaró culpable ante un tribunal estadounidense de robar la semilla protegida por patente de Monsanto y DuPont para enviarla a China para uso comercial. Incluso hoy en día, los agricultores estadounidenses se preocupan por esto.

“En mi opinión, es parte de un robo mucho más amplio, a cámara lenta y a nivel nacional, de la propiedad intelectual estadounidense”, dijo hace unos días Mike Gallagher, un congresista republicano. ‘Tenemos el deber de proteger toda nuestra tecnología, ya sea en Silicon Valley o en un campo de maíz aquí en Iowa’.

Todo, todos, en todas partes
El mayor desafío de los esfuerzos de espionaje de China es que son ubicuos y pueden incluir actividades que son perfectamente legales. Incluso los ciudadanos chinos corrientes en el extranjero están siendo cooptados para actuar en nombre del Estado.

Algunos lo hacen por voluntad propia, habiendo crecido en un entorno cargado de propaganda que promueve tendencias nacionalistas. Otros se ven obligados a hacerlo después de que las autoridades chinas mantienen como rehenes a sus familiares en su país.

“El PCC cree que los chinos étnicos en todas partes deben servir a la patria, es decir, al Partido”, dijo Ivan Kanapathy, quien se desempeñó como director del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para China, Taiwán y Mongolia de 2018 a 2021.

‘La influencia y la coerción son tan generalizadas que, lamentablemente, podrían implicar a casi cualquier persona de China’, afirmó Kanapathy. “Deberíamos señalar con el dedo al PCC y exigirle responsabilidades”.

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/world-news/2023/09/16/china-spies-beijing-xi-jinping-security-services/

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles