fbpx
21.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Cuatro años perdidos: cómo la UE falló en su respuesta a la Franja y la Ruta de China con la estrategia Global Gateway

Los líderes de la UE se reunirán en Bruselas esta semana para brindar por su iniciativa emblemática de infraestructura Global Gateway, lanzada con gran fanfarria en 2021 como una alternativa a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.


Pero los documentos internos y las conversaciones con diez fuentes involucradas en las discusiones sobre infraestructura de la UE revelan una burocracia que luchó con uñas y dientes contra el uso de la conectividad como herramienta de política exterior.


Una investigación de meses pinta un panorama poco halagador de luchas internas, guerras territoriales e inacción de la Comisión Europea que contrasta con la retórica musculosa presentada por su líder, Ursula Von der Leyen.


Para Von der Leyen, Global Gateway encarna una nueva UE geopolítica que está lista para enfrentar una competencia cada vez más intensa con China, personificada en el enorme plan de infraestructura de la franja y las carreteras de Beijing, que acaba de celebrar su primera década.

Sin embargo, los documentos vistos por el South China Morning Post arrojan luz sobre las actitudes europeas contradictorias sobre la mejor manera de abordar las implicaciones de la creciente influencia de Beijing en el mundo en desarrollo.


Un documento en particular, fechado en octubre de 2020, muestra que la comisión rechazó una propuesta concreta para competir con China, en parte por temor a “enviar una señal equivocada” a Beijing.

La propuesta rechazada contenía gran parte del mismo lenguaje y fundamento que sustentaría Global Gateway, la estrategia de seguridad económica de la UE y su política comercial más sólida.


El documento, escrito en lo más profundo de la pandemia, parece profético a la luz del posterior clamor de Occidente por dejar de depender de China. Sin embargo, fue torpedeado por la Comisión Europea, la poderosa administración pública de la unión.


La propuesta quería utilizar la conectividad para reforzar la “seguridad y resiliencia económica de la UE”, “aumentar la influencia de la UE sobre el establecimiento de normas y estándares globales” y “acortar y diversificar las cadenas de valor y reducir las dependencias”.

Quería reemplazar el plan de conectividad de 2018 centrado en Asia de Bruselas por una “herramienta de política exterior global para proteger y proyectar los intereses políticos, económicos y de seguridad de la UE” y “proyectar una Europa fuerte y competitiva”.


La respuesta al documento respaldó el plan de 2018 que ya estaba en soporte vital. ‘La creciente importancia de las inversiones asiáticas (en particular chinas) es una cuestión estratégica para la UE y el mensaje político debe calibrarse cuidadosamente… una nueva estrategia enviaría una señal equivocada en ese sentido’, dijo.

“La atención debería centrarse en implementarla plena y eficazmente… de lo contrario estaríamos enviando un mensaje equivocado y correríamos el riesgo de considerar implícitamente la comunicación de 2018 como un fracaso”.


Los burócratas también querían evitar avivar las rivalidades internas. Según la nota de rechazo, el nuevo plan “sólo profundizaría las divergencias” entre el brazo diplomático de la UE – el Servicio de Acción Exterior de la UE (EEAS) – y los departamentos que eventualmente ayudarían a administrar Global Gateway que “no apoyan una nueva comunicación”.


Otro documento, fechado en septiembre de 2020, muestra que algunos funcionarios que se convertirían en figuras clave de Global Gateway lucharon contra un nuevo plan de conectividad desde el principio.

Entre ellos se encontraba Koen Doens, director general del Departamento de Asociaciones Internacionales (INTPA), que ‘expresó reservas sobre la idea de una estrategia de conectividad’, según un informe interno de una reunión con el secretario general del SEAE, Stefano Sannino.


La lectura, fechada en septiembre de 2020, muestra a Doens argumentando que la estrategia “da una ‘dimensión antagónica’ que no es necesaria”, apenas un año antes de recibir las llaves de la herramienta geopolítica emblemática de von der Leyen.


Estos episodios son típicos de lo que los conocedores describen como una resistencia burocrática que, según dicen, continúa obstaculizando los esfuerzos de la UE para generar influencia.


‘Una máquina que no ha logrado comprender cuestiones geopolíticas clave fue promovida para liderar algo contra lo que lucharon activamente’, dijo una fuente de alto nivel que, como muchos de los entrevistados, solicitó el anonimato para hablar libremente.


Ni la Comisión Europea ni el SEAE respondieron a preguntas detalladas sobre esta historia.

Cuando Von der Leyen finalmente anunció Global Gateway durante su discurso sobre el Estado de la Unión en septiembre de 2021, atacó veladamente a China: “¡Queremos crear vínculos y no dependencias!”.


Pero en los primeros días de su presidencia de la comisión, que comenzó a finales de 2019, su equipo parecía desinteresado en la estrategia de conectividad asiática que había heredado, que estaba sentada con los diplomáticos en el SEAE.


“No había dinero, ellos hacen política exterior, no tienen ninguna influencia real. Así que un intento de emular [la Franja y la Ruta] fracasó estrepitosamente”, dijo un diplomático de la UE.


Un pequeño círculo de pesos pesados ​​de Bruselas siguió presionando a von der Leyen y a su jefe de gabinete, Bjorn Seibert, durante 2020 y 2021.

Entre ellos se encontraban el legislador Reinhard Buetikofer, el embajador alemán Michael Clauss –quien fue testigo de primera mano del lanzamiento del plan de la Franja y la Ruta cuando estaba destinado en Beijing– y el embajador francés Philippe Léglise-Costa.


“Nos sentimos decepcionados cuando la nueva administración no prestó atención. Se hizo evidente que partes de la administración estaban totalmente en contra”, recordó Buetikofer.


Pero en algún momento de 2021, von der Leyen –que llegó al cargo prometiendo dirigir la comisión más geopolítica de la historia– se convenció de la conectividad como herramienta de política exterior.

Maaike Okano Heijmans, especialista en conectividad digital del grupo de expertos holandés Clingendael Institute, dijo que la estrategia ahora se ve como ‘un elemento clave en una agenda más amplia, junto con cosas como la seguridad económica’.


“Debe considerarse al menos parte de la misma moneda. Global Gateway y la seguridad económica son dos formas diferentes de tratar con China”, dijo.


El anuncio de Global Gateway desató una revuelta: de repente había un proyecto, pero ningún plan. Y, para frustración de quienes lo veían como una herramienta de política exterior, la cartera fue entregada al brazo de desarrollo de la UE, la DG INTPA.


“A [Josep] Borrell no le importó y no peleó por ello. Sannino estuvo feliz de entregárselo a INTPA”, dijo una de las fuentes, refiriéndose al máximo diplomático de la UE y a su secretario general, que tenían jurisdicción sobre los planes.

Doens, que no respondió a una solicitud de entrevista, estaba ahora a cargo de elaborar una estrategia contra la que había advertido anteriormente.


Los conocedores se sorprendieron de que la respuesta inicial de Europa a la campaña de infraestructura de un billón de dólares de Xi Jinping fuera de apenas 40 mil millones de euros (42,31 mil millones de dólares) para carreteras, ferrocarriles y centros de datos. El plan “se lee como un panfleto de desarrollo”, dijo una fuente.


El empoderamiento del departamento tradicionalmente encargado de entregar la ayuda europea al mundo en desarrollo también condujo a frecuentes enfrentamientos con el campo geopolítico de la UE, dijeron varios expertos.


“Cuando el proyecto fue entregado a la comisión, ellos tenían competencia y ya no hubo resistencia. Sin embargo, la desventaja era que no tenían experiencia en política exterior: son gente del desarrollo”, dijo un alto diplomático de la UE.


‘Tenemos los mismos problemas en nuestras capitales, donde hay una batalla constante entre la gente del desarrollo y la gente geopolítica’.

Fuente: https://www.scmp.com/news/china/diplomacy/article/3238880/4-lost-years-how-eu-fumbled-its-response-chinas-belt-and-road

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles