fbpx
21.1 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

Decadencia occidental, un mito la China autoritaria con miedo a las sociedades abiertas.

En los últimos años, China ha capitalizado la disminución de la participación del G7 en el PIB mundial para proclamar la superioridad de su sistema de partido único sobre lo que percibe como democracias liberales “decadente”. Pero las propias acciones de China muestran que Occidente todavía tiene una influencia significativa en la configuración de los asuntos mundiales.

LONDRES – La reciente cumbre del G7 en Hiroshima culminó con una impresionante muestra de unidad sobre la guerra en Ucrania y el expansionismo de China. Pero, ¿tienen razón los analistas y comentaristas al citar la disminución de la participación del grupo en el PIB mundial como evidencia de su poder e influencia menguantes?

China, en particular, ha capitalizado esta tendencia en los últimos años para proclamar la superioridad de su sistema de partido único sobre la “decadencia” de las ricas democracias liberales. Mientras tanto, el G20, que, junto con los países del G7, incluye a China, India, Brasil, Sudáfrica, Indonesia y otros ocho países, se ha forjado un papel destacado en el escenario mundial.

Pero la evidencia del declive del G7 no es abrumadora. Mientras que los países del G20 comprenden aproximadamente dos tercios de la población mundial y representan el 85 % del PIB mundial, los países del G7 por sí solos representan el 44 % de la economía mundial a pesar de contener solo alrededor del 10 % de su población.

Sin duda, el desempeño económico del G20 ha mejorado drásticamente en los últimos años, ya que miles de millones de personas en los países en desarrollo han participado cada vez más en una economía global cuyo libro de reglas fue escrito principalmente por Occidente. A medida que las democracias occidentales se abrieron más al comercio tras el final de la Guerra Fría, los países en desarrollo obtuvieron acceso a grandes mercados para sus productos, a menudo de menor precio. Por ejemplo, las exportaciones chinas a los Estados Unidos aumentaron de $ 3,86 mil millones en 1985 a $ 537 mil millones en 2022.

Aun así, dado que la prosperidad de las democracias prósperas ha sido una fuerza impulsora detrás del éxito de los países en desarrollo, sería un error interpretar esta tendencia como una señal del declive de Occidente.

De manera similar, si bien se ha vuelto cada vez más común predecir el fin del dominio económico de Estados Unidos, la historia sugiere que Estados Unidos superará sus problemas actuales, como lo ha hecho consistentemente en el pasado.
Es cierto que Estados Unidos enfrenta desafíos políticos y económicos de enormes proporciones. La influencia excesiva de las grandes sumas de dinero ha comprometido la integridad de su sistema político, contribuyendo a la erosión de los controles y equilibrios constitucionales. Y la profundización de la polarización, avivada por las redes sociales y las guerras culturales fuera de control, ha agravado la disfunción política del país y ha contribuido a la politización de su poder judicial.

Si bien estos son problemas graves, son manejables y solucionables gracias a la apertura de la sociedad estadounidense, que fomenta el debate libre y vigoroso. Además, EE. UU. mantiene su estatus como la principal potencia militar del mundo y un bastión de la democracia liberal, como lo demuestra su apoyo a Ucrania. Cuenta con el sector corporativo más exitoso del mundo, y sus universidades, celebradas por su producción de investigación excepcional, son un imán de talento global. Y, al contrario de lo que describe el presidente chino Xi Jinping y sus seguidores como el líder decadente de un Occidente en declive, EE. UU. ejerce una gran influencia cultural y sigue siendo un destino preferido para los migrantes de todo el mundo.

En los últimos años, los países del G7 han criticado a China por sus violaciones de las normas internacionales. Al mismo tiempo, han tratado de abordar las prácticas a menudo deshonestas del país sin contener su crecimiento económico y han alentado a China a desempeñar un papel de liderazgo para enfrentar los desafíos globales. Algunos analistas han interpretado estas acciones como una forma de apoyo a los esfuerzos estadounidenses por ejercer control sobre una potencia rival.

En su libro de 2018 Destined For War, el politólogo Graham Allison observa que EE. UU. y China se dirigen hacia lo que él llamó la “trampa de Tucídides”, una referencia al relato del historiador griego antiguo sobre los esfuerzos de Esparta para reprimir el ascenso de Atenas, que finalmente culminó en la Guerra del Peloponeso. Una mejor analogía, sin embargo, es el mensaje enviado por los atenienses a los habitantes de la sitiada isla de Melos antes de ejecutar a los hombres y esclavizar a las mujeres y los niños: “Los fuertes hacen lo que pueden y los débiles sufren lo que deben”.

Permitir que China y otros países autoritarios den forma a las reglas daría como resultado un orden mundial basado únicamente en este principio “realista”. Es un escenario de pesadilla que los países del G7 y otras democracias liberales deben esforzarse por evitar.

Las afirmaciones de China sobre el declive de Occidente revelan una ansiedad subyacente. Después de todo, si la democracia liberal está fallando, ¿por qué los funcionarios chinos expresan constantemente su temor? El hecho de que los líderes del Partido Comunista de China hayan instruido a sus miembros de base para que participen en una “lucha intensa” contra los valores democráticos liberales indica que ven a las sociedades abiertas como una amenaza existencial.

Los líderes del PCCh son conocidos por desconfiar de la investigación intelectual, particularmente cuando se trata de la historia de China. Sus esfuerzos por sofocar el recuerdo de la masacre de estudiantes y trabajadores que protestaban en la Plaza de Tiananmen en 1989 por parte del Ejército Popular de Liberación son un buen ejemplo. Dos ejemplos recientes brindan más evidencia de la oposición del régimen a la libertad de expresión, su brutal hostilidad a la crítica y su miedo profundamente arraigado a su propio pueblo.

Primero, en Hong Kong, el presidente ejecutivo John Lee, el ex policía que supervisa la transformación de la ciudad en un estado policial, ordenó recientemente a las bibliotecas públicas que retiraran los libros que pudieran desafiar la ortodoxia del PCCh. Si bien privar a las personas del acceso a los libros no es lo mismo que quemarlos, la historia nos enseña que esto último a menudo sucede a lo primero.

En segundo lugar, un nuevo libro del aclamado novelista chino Murong Xuecun, cuyos escritos anteriores han sido prohibidos y que ahora vive exiliado en Australia, arroja luz sobre los acontecimientos que se desarrollaron en Wuhan durante las primeras etapas de la pandemia de COVID-19. En Deadly Quiet City, Murong se centra en los relatos de primera mano de los residentes de Wuhan, incluidos los periodistas ciudadanos como Zhang Zhan, que se enfrentaron al arresto, la tortura y el encarcelamiento cuando trató de averiguar la verdad sobre la situación en la ciudad.

Estas revelaciones no inspiran mucha confianza en la voluntad de China de cooperar con los países occidentales para abordar los desafíos globales. Dada su dependencia del engaño y la ofuscación, y su miedo al debate libre y abierto, quizás China debería reflexionar sobre sus propias acciones antes de llamar decadentes a otros países.

FUENTE: https://www.project-syndicate.org/commentary/chinese-claim-of-western-decline-betrays-fear-of-liberal-democracy-by-chris-patten-2023-05?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=00503ea6ce-sunday_newsletter_06_04_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-00503ea6ce-107291189&mc_cid=00503ea6ce&mc_eid=b85d0eef78&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles