fbpx
18.9 C
Mexico City
lunes, julio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

Desvinculación de China produce cuellos en cadena de suministro más altas tasas de interés.

A pesar de la reciente moderación en los aumentos de precios, es probable que la alta inflación continúe desafiando a las economías occidentales durante mucho tiempo. En este contexto, los bancos centrales deben trabajar para restaurar la confianza del público abandonando su torre de marfil y comunicándose de manera más efectiva con los ciudadanos a los que sirven.

TÜBINGEN – A medida que los precios de la energía siguen cayendo y se afianza el efecto base de los aumentos de precios del año pasado, se espera que las tasas de inflación en todo el mundo occidental disminuyan. Aun así, es probable que los precios se mantengan inaceptablemente altos en el futuro previsible, lo que hace que la verdadera estabilidad de precios sea una perspectiva lejana.

Además, se espera que el aumento de los salarios y las tensiones geopolíticas en curso, junto con factores estructurales a largo plazo, como las tendencias demográficas y la desglobalización, mantengan las expectativas de inflación por encima de los objetivos del banco central , lo que afectará a las economías y sociedades occidentales a largo plazo.2

Ha llegado el momento de que los bancos centrales tomen medidas decisivas y mejoren sus estrategias de comunicación. Los formuladores de políticas deben explicar con urgencia las razones de la alta inflación actual, sus consecuencias y las medidas adoptadas para abordarla. Esta comunicación no debe limitarse a los participantes del mercado, ya que la participación ciudadana es igual de importante, si no más. Después de todo, los ciudadanos son los socios más importantes de los bancos centrales en la lucha contra la inflación y la protección de su propia independencia.

La comunicación efectiva requiere una cantidad significativa de perspicacia, autocrítica y humildad. En el pasado, los bancos centrales han cometido errores, como diagnosticar erróneamente un período de estabilidad de precios como un episodio de inflación inaceptablemente baja. Su política monetaria asimétrica durante las últimas décadas, que resultó en tasas de interés progresivamente más bajas, redujo su potencial margen de maniobra y provocó importantes distorsiones en el mercado. Sin embargo, a pesar de la evidencia del daño causado por su política ultra expansiva de bajas tasas de interés y expansión masiva del balance , los banqueros centrales pospusieron repetidamente terminarla.

Los formuladores de políticas tardaron demasiado en reconocer las fuerzas inflacionarias desatadas por las interrupciones de la cadena de suministro relacionadas con el COVID-19 y la guerra en Ucrania. Descuidando o pasando por alto indicadores económicos y monetarios críticos, consideraron que el aumento de precios era un fenómeno ” transitorio ” que no requería una acción inmediata, y los mercados y el público recibieron señales engañosas de que las tasas de interés se mantendrían bajas hasta 2024. Debido a estos diagnósticos erróneos y la respuesta tardía a la inflación, los bancos centrales no tuvieron más remedio que buscar aumentos agresivos de las tasas de interés que tomaron desprevenidos a los participantes del mercado y provocaron distorsiones.1

Al desviarse de su mandato central de garantizar la estabilidad de precios para perseguir otros objetivos de política no relacionados, los banqueros centrales, alguna vez celebrados como héroes, han dañado gravemente su credibilidad. Particularmente entre los países de la eurozona, su falla analítica y su error de juicio profesional han puesto en duda la confiabilidad y efectividad de su formulación de políticas y recomendaciones a los gobiernos.

Para recuperar la confianza del público, los bancos centrales deben abandonar su torre de marfil monetaria. A pesar de lo interesantes que pueden ser las conferencias en universidades e instituciones de investigación, su función principal es afirmar la importancia de los banqueros centrales. Pero el discurso académico cargado de jerga no ayudará a los bancos centrales a ganarse al público en general. En su revisión estratégica de 2021 , el Banco Central Europeo afirmó que debería usar un lenguaje más accesible en las comunicaciones futuras, educando al público sobre temas complejos sin simplificarlos demasiado. Desafortunadamente, el BCE no ha actualizado su lenguaje ni se ha vuelto más amigable para los ciudadanos desde entonces.

El BCE, responsable de garantizar la estabilidad de precios en 20 países europeos, se ha alejado demasiado del público al que sirve y debe hacer un esfuerzo mucho mayor para cerrar la brecha. Debido a que se comunica principalmente en inglés, todas las declaraciones orales y escritas deben traducirse a los idiomas nacionales, y la tarea de participación pública recae principalmente en los bancos centrales nacionales, aunque esta función no está claramente definida. En la era anterior al euro, los bancos centrales se comunicaban con los ciudadanos de manera más efectiva, manteniendo un nivel de confianza del que actualmente carece el BCE.

Pero los bancos centrales nacionales se han distanciado aún más del público desde que se introdujo el euro hace casi 25 años. Los encargados de la política monetaria nacional no han logrado actuar como intermediarios de información eficaces, en parte debido a desacuerdos internos dentro del Consejo de Gobierno del BCE. Si bien el uso de estos desacuerdos como una oportunidad para reunir el apoyo público para las opiniones disidentes habría sido problemático en la fase inicial del BCE, es probable que ya no sea un problema ahora que el banco ha madurado.

En tiempos de alta inflación, es crucial restablecer el vínculo entre los bancos centrales nacionales y el público. Para lograr esto, los bancos deben deshacerse de tareas innecesarias, liberar capacidad, enfocarse únicamente en su mandato central y lanzar campañas integrales de divulgación pública. Pero los bancos centrales no pueden restaurar su credibilidad y recuperar la confianza del público a menos que asuman la responsabilidad y aprendan de sus errores del pasado.

Lamentablemente, parece que los bancos centrales no están dispuestos a participar en este necesario proceso de autorreflexión. Hasta la fecha, solo el Banco de la Reserva de Australia ha reconocido sus errores de política anteriores y ha tomado medidas para aumentar la participación ciudadana . Otros bancos centrales deberían seguir el ejemplo de los australianos y esperar que el daño causado por sus errores pasados ​​sea reparable.

Por: JÜRGEN STARK

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/central-banks-must-engage-with-public-to-regain-credibility-by-jurgen-stark-2023-05?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=421b9ba743-sunday_newsletter_05_14_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-421b9ba743-107291189&mc_cid=421b9ba743&mc_eid=b85d0eef78

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,630SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles