fbpx
18.9 C
Mexico City
lunes, julio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

Gigantes tecnológicos de China Alibaba y Tencent perdieron brillo por presión política e intimidación

En los parqués de Nueva York y Hong Kong, el optimismo hacia las empresas tecnológicas chinas es inconfundible: con acciones como Alibaba Group Holding Ltd. y Tencent Holdings Ltd. repuntando desde mínimos de varios años, los rumores de un nuevo mercado alcista son cada vez más fuertes.


Sin embargo, si se habla con ejecutivos, empresarios e inversores de capital de riesgo íntimamente involucrados en el sector tecnológico de China, surge un panorama más pesimista. Las entrevistas con más de una docena de actores de la industria sugieren que el panorama aún está lejos de ser halagüeño, a pesar de las señales de que la represión del Partido Comunista contra las grandes tecnologías se está suavizando en los bordes.


Estos conocedores describen una sensación constante de paranoia y parálisis, junto con una inquietante comprensión de que las altísimas tasas de crecimiento de las últimas dos décadas probablemente nunca volverán.


Se espera que Alibaba y Tencent generen un crecimiento de ingresos de un solo dígito en 2022, una decepción después de años de expansión vertiginosa. Un destacado fundador de startups dijo que pasaría dinero de esas empresas debido a la atención que atraerían. Otro dijo que su empresa está actuando bajo el supuesto de que es sólo cuestión de tiempo antes de que los funcionarios vuelvan a doblar la apuesta.


Un tercer empresario con sede en Beijing vendió recientemente su participación en un unicornio tecnológico y dijo que se muestra reacio a iniciar una nueva empresa hasta que haya más claridad sobre lo que permitirá el gobierno.


“La represión tecnológica de China ya se ha producido. Esto no tiene retorno”, afirmó el empresario, que pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias. ‘Es posible que la presión regulatoria sobre las empresas tecnológicas chinas se haya frenado por ahora, dada la lenta economía, pero es impensable que los reguladores del país vuelvan a aflojar su control sobre las empresas de plataformas’.

A primera vista, la industria de Internet de China, valorada en un billón de dólares, finalmente está saliendo de un ajuste de cuentas brutal. Ant Group Co., de Jack Ma, está a punto de revivir una oferta pública inicial descarrilada hace mucho tiempo. Recientemente, decenas de nuevos videojuegos recibieron luz verde para las tiendas de aplicaciones. Y después de una amplia investigación de seguridad de datos, Beijing pronto podría dejar libre a la empresa de viajes compartidos Didi Global Inc. con una simple multa.


Durante las conferencias telefónicas de las últimas semanas, los altos ejecutivos proclamaron una nueva era en la que podrían volver a centrarse en crear productos y generar ganancias. Tomemos como ejemplo a Koolearn Technology Holding Ltd., un operador de educación en línea que casi desapareció el verano pasado cuando el gobierno prohibió las empresas de tutoría con fines de lucro. Después de que su impulso al comercio electrónico se volviera viral en las redes sociales, las acciones de la compañía se duplicaron durante un solo día de frenética negociación el 13 de junio.


Beijing ha “comenzado gradualmente a emitir algunas señales políticas”, dijo a Bloomberg Television Xin Lijun, jefe minorista del gigante del comercio electrónico JD.com Inc. Pero ‘no es muy probable un regreso a los tiempos pasados ​​de ‘montar a caballo sin llevar las riendas”.

Aun así, los responsables de las startups han advertido a los inversores que no se sientan demasiado cómodos. Después de que los reguladores descartaron los planes de salida a bolsa de Ant en 2020, lo que provocó conmociones en los mercados de capital mundiales, el cambio de temperatura fue inconfundible. Las empresas emergentes evitaron el dinero de los grandes inversores. Los líderes de la industria se pusieron nerviosos ante la posibilidad de consolidar el poder. Los multimillonarios como Ma se escondieron.


Beijing tiene una larga tradición de tomar medidas drásticas antes de acontecimientos importantes. El próximo congreso del partido de este año, en el que se espera que Xi Jinping gane un tercer mandato sin precedentes, es tan importante como parece. A algunos les preocupa que el gobierno simplemente esté aflojando la correa temporalmente para salvar una economía devastada por las restricciones al coronavirus y la alta inflación global.

‘Creo que están empezando a haber algunos signos de flexibilización regulatoria y, sinceramente, en los últimos años hemos visto algo de este ‘crecimiento bárbaro”, afirmó Guo Changchen, fundador de Keeko Robot Technology, una empresa con sede en Xiamen. Startup de educación en inteligencia artificial. ‘Mientras existan regulaciones y esas regulaciones sean claras, entonces podremos trabajar en nuestro desarrollo dentro de este sistema’.

Los fundadores dicen que un laberinto de regulaciones gubernamentales introducidas en 2021 les ha complicado la vida. Las reglas gobiernan todo, desde la economía de plataformas hasta los tipos de entretenimiento permitidos en las redes sociales. El escrutinio de prácticamente todas las facetas de la industria ha tenido un efecto paralizador. El dinero estadounidense, que desapareció durante la represión, no muestra señales de regresar. JPMorgan fue una de las instituciones de Wall Street que, durante un tiempo, calificó a China de “no invertible”.

Dejando de lado el repunte bursátil de este año, China todavía está soportando una disminución en las inversiones de capital de riesgo, a pesar de que alguna vez fue promocionada como el principal rival de Silicon Valley. El valor de los acuerdos en el país cayó aproximadamente un 40% respecto a hace un año a 34 mil millones de dólares en los primeros cinco meses de 2022, según datos de la firma de investigación Preqin. Mientras tanto, los fondos de capital riesgo y de capital privado recaudaron 6.200 millones de dólares, una caída de más del 90% en comparación con los primeros cinco meses del año pasado.


Incluso los aparentes beneficiarios de la flexibilización de las normas por parte de China enfrentan un camino difícil. Aunque los reguladores dieron luz verde a Baidu Inc. para lanzar nuevos juegos a partir de abril, la compañía dejó de lado sus ramas de desarrollo y publicación de juegos y redujo su personal, según una persona familiarizada con el asunto. Eso significa que un juego planificado, ‘The Advancing Rabbit’, probablemente nunca se lanzará.


De las 105 empresas de juegos que obtuvieron nuevas licencias desde abril, al menos 11 ya no operan normalmente, según un análisis de Bloomberg News de los registros de empresas disponibles en el rastreador de registros Qichacha. Algunos estudios disolvieron sus empresas. Otros eliminaron sus sitios web o los reutilizaron para cosas como anuncios de empleo y alquileres.

Las decisiones creativas todavía están fuertemente vigiladas. En febrero, la empresa de Shanghai Lilith Games canceló un nuevo juego para dispositivos móviles después de decidir que era poco probable que sus gráficos de estilo anime superaran a los reguladores, según una persona familiarizada con el asunto. Los censores chinos tienen poca tolerancia hacia lo que consideran imágenes lascivas, como la iconografía más sexualizada o explícita, popular en el anime japonés.


‘La pausa en las licencias ha provocado despidos y racionalizaciones entre los desarrolladores de juegos en todos los ámbitos’, dice Jesse Sun, cazatalentos de la consultora Gamehunter, con sede en Shanghai. ‘Es un callejón sin salida para muchos estudios pequeños y medianos’.

Incluso en el mejor de los casos, los alguna vez fanfarrones titanes tecnológicos de China ahora son en la práctica empresas de servicios públicos que logran a duras penas un crecimiento de un solo dígito. Muchos tienen miedo de intentar proyectos lunares en una era de regulación instintiva.


Es poco probable que Ant vuelva a realizar la IPO más grande de la historia. Didi ha reducido su expansión en el extranjero. Y Tencent y Alibaba dicen que se centrarán en apuestas más seguras y familiares, como las redes sociales y el comercio en línea, mientras ceden gradualmente el liderazgo en ámbitos que aún no se han visto afectados, como el de la tecnología financiera.


El fundador de una startup agrícola dijo que recientemente preguntó a un inversionista si su dinero contaba como “expansión desordenada del capital”. Sin explicar su alcance, el presidente Xi ha utilizado el término para explicar por qué es necesaria la supervisión regulatoria de los magnates tecnológicos.


‘Ese inversor no pudo responder’, recordó el fundador. ‘De hecho, nadie sabe la respuesta’.

Fuente: https://www.bloomberg.com/news/articles/2022-06-23/china-tech-crackdown-eases-but-startups-worry-xi-may-up-regulatory-pressure?cmpid=BBD091423_businessweek&utm_medium=email&utm_source=newsletter&utm_term=230914&utm_campaign=businessweek&sref=DPtqrPAJ#xj4y7vzkg

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,630SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles