fbpx
21.5 C
Mexico City
miércoles, abril 24, 2024
- Anuncio -spot_img

La acumulación militar de China muestra que sus ambiciones van mucho más allá de Taiwán

Que nadie crea que Pekín se hartaría de la toma de la isla

Por Elbridge Colby

Elbridge Colby es cofundador y director de The Marathon Initiative, un grupo de expertos estratégicos con sede en Washington. Anteriormente se desempeñó como subsecretario adjunto de defensa de los EE. UU. para el desarrollo de la estrategia y la fuerza y es el autor de “La estrategia de la negación: la defensa estadounidense en una era de conflicto entre grandes poderes”.

Hay mucha atención en estos días sobre si EE. UU. y aliados clave como Japón y Australia deberían comprometerse a defender a Taiwán si China lo ataca. Muchos se preguntan si no sería más fácil y más seguro aislar a Taiwán. Después de todo, es una pequeña isla que se encuentra cerca de China y lejos de Estados Unidos.

Pero los EE. UU., Japón y sus aliados no pueden esperar prudentemente que China esté satisfecha si abandona Taiwán. Más bien, debemos reconocer que las ambiciones de China van mucho más allá de la isla.
¿Cómo podemos saberlo? La retórica expansiva y agresiva proveniente de Beijing es un indicador, al igual que la personalidad del líder chino Xi Jinping. Pero la razón más convincente para preocuparse de que las ambiciones de Beijing vayan mucho más allá de Taiwán es cómo China está construyendo sus fuerzas armadas y su huella militar en el extranjero.

El desarrollo de las fuerzas armadas de un estado es quizás el indicador más confiable de su comportamiento futuro en el campo de la seguridad internacional. Fundamentalmente, esto se debe a que desarrollar fuerzas militares significativas es costoso, requiere años de planificación e implementación cuidadosa, es un esfuerzo de arriba hacia abajo dirigido por el estado y puede producir tipos muy diferentes de fuerzas armadas.

Por lo tanto, el ejército que produce un estado no es, como diría un marxista, un accidente. Es una señal costosa de lo que un estado quiere poder hacer.
El desarrollo de la fuerza militar es más revelador que las declaraciones diplomáticas. Esas posiciones oficiales se cambian fácilmente y, por supuesto, los estados, especialmente aquellos con objetivos revisionistas, tienen poderosos incentivos para disimular.

Además, incluso si un líder en particular emprende una acumulación militar con objetivos más limitados, sus sucesores pueden decidir hacer más con lo que construyó el liderazgo anterior.

Colin Powell, quien desempeñó un papel clave en la acumulación militar de los EE. UU. bajo el presidente Ronald Reagan, fue el padre de la “Doctrina Powell” de la moderación militar. Pero como secretaria de Estado de los EE. UU. bajo Bill Clinton, Madeleine Albright tomó el ejército revitalizado del país y lo usó para fines mucho más expansivos de lo que Powell pretendía.
El resultado de esto es que es razonable inferir lo que un estado intentará hacer en el futuro en función del desarrollo de sus fuerzas armadas. Bajo esta luz, el ejército que China está construyendo está claramente diseñado para proyectar un poder dominante mucho más allá de Taiwán.

Realmente no hay duda de esto. Las fuerzas militares que Beijing está construyendo están manifiestamente diseñadas para la proyección de poder a distancia, no solo para mostrar los músculos en la vecindad de China, y mucho menos para la mera defensa territorial.

Beijing está desarrollando submarinos de propulsión nuclear y grandes portaaviones. Estos son los elementos por excelencia de una armada de aguas azules capaz, como la Armada de los EE. UU., de proyectar un poder decisivo no solo en los mares cercanos sino mucho más allá de ellos.

China también está desarrollando una arquitectura espacial impresionantemente extensa. Una red de satélites permite que un país opere con eficacia a grandes distancias, sin estar limitado por la curvatura de la tierra. Por lo tanto, es un indicador claro de que un país quiere operar a gran distancia.

La lista tampoco termina ahí. China está desarrollando aviones de largo alcance y camiones cisterna de reabastecimiento de combustible para sostener sus operaciones, un cuerpo de marines más fuerte y el resto de los accesorios de un ejército de largo alcance. Estas son las características militares de un estado que quiere poder proyectar un poder decisivo en toda Asia y más allá. De hecho, el propio Beijing dice abiertamente que quiere un ejército así.

La evidencia tampoco se limita al desarrollo de la fuerza. China también busca activamente el establecimiento de bases militares mucho más allá de sus costas. Tales puestos de avanzada son necesarios para que un país mantenga un ejército que proyecte poder.

Una lista de dónde Beijing está buscando o explorando bases, según el gobierno de EE. UU., incluye islas del Mar Meridional de China; Camboya, Myanmar, Tailandia e Indonesia en el Sudeste Asiático; Djibouti, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, Kenia, Sri Lanka, Seychelles y Tanzania en el área del Océano Índico; las Islas Salomón y Vanuatu en el Pacífico Sur; e incluso Guinea Ecuatorial y Angola en la costa atlántica de África.

El único otro país que tiene una huella militar tan expansiva es EE. UU., con su ejército y sus compromisos globales.
A la luz de esto, volvamos al punto de partida: si Washington, Tokio y sus aliados abandonan Taiwán, ¿podemos esperar que Beijing se detenga con la conquista de la isla?

Cualquier evaluación razonable de la personalidad de Xi y los propios objetivos declarados de China para convertirse en el poder preeminente del mundo sugieren que no. Pero la pieza del rompecabezas que realmente debería preocuparnos es que China tendrá cada vez más militares para ir mucho más allá de Taiwán. Como cuestión de pura lógica, esto no significa estrictamente que lo harán, pero esa es la única apuesta prudente.

El resultado de esto es que Washington, Tokio y sus aliados deberían estar preparados para defender Taiwán, con el objetivo de disuadir a Beijing de atacar demostrando que sus esfuerzos por subordinar la isla probablemente fracasarán.

Si Beijing no puede apoderarse de la isla, sus fuerzas seguirán esencialmente restringidas detrás de la cadena de islas formada por el archipiélago japonés, Taiwán y Filipinas. En este contexto, Beijing se verá obligado a negociar los términos de su mayor ascenso por motivos tolerables para el resto de nosotros.

El predicado crítico para este enfoque, sin embargo, es que podemos defender efectivamente a Taiwán y hacerlo a un costo razonable. Sin embargo, ninguno de nosotros se está moviendo lo suficientemente rápido o resueltamente para igualar la asombrosa acumulación militar de China.

Si bien ahora se habla mucho más sobre la amenaza que representa China, y algunos movimientos en marcha para abordarla en Japón, EE. UU. y Taiwán, el hecho es que el equilibrio militar continúa cambiando a favor de China. Continuar en esta lasitud solo aumentará la probabilidad de que Beijing ataque a Taiwán. Sin embargo, debemos esperar que ese no sea el final de las ambiciones agresivas de Beijing.

FUENTE: https://asia.nikkei.com/Opinion/China-s-military-buildup-shows-its-ambitions-go-well-beyond-Taiwan?utm_campaign=GL_indo_pacific&utm_medium=email&utm_source=NA_newsletter&utm_content=article_link&del_type=11&pub_date=20230412213000&seq_num=24&si=13636

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles