fbpx
18.8 C
Mexico City
domingo, abril 21, 2024
- Anuncio -spot_img

Los rendimientos decrecientes de China

Atrás quedaron los días en que China podía apuntar al aumento de los precios inmobiliarios y al aumento de los ingresos para justificar nuevas construcciones sin fin.

La desaceleración económica de China sugiere que los precios de la vivienda y las oficinas se encaminan a una fuerte caída que podría acabar con los bancos y los gobiernos locales, lo que provocaría un estancamiento prolongado.

CAMBRIDGE – El 20° Congreso Nacional del Partido Comunista de China, que otorgó al presidente Xi Jinping un tercer mandato sin precedentes como secretario general, también presentó una reorganización del liderazgo que reemplazó a los tecnócratas orientados al mercado con leales a Xi, lo que planteó dudas sobre los planes de China para su tambaleante economía. Después de todo, el control estatal excesivo es una receta comprobada para quedar atrapado en la trampa de los ingresos medios que los líderes chinos han prometido evitar durante mucho tiempo.

El ritmo vertiginoso de la inversión guiada por el estado en bienes raíces e infraestructura, la estrategia de estímulo de China, ha generado rendimientos decrecientes, y la desaceleración del crecimiento económico implica una caída inevitable en los precios de la vivienda y las oficinas. Esto es especialmente cierto en las ciudades más pequeñas, más pobres y menos desarrolladas que, en conjunto, representan más del 60 % del PIB de China. Los precios de la vivienda en las llamadas ciudades chinas de tercer y cuarto nivel han caído aproximadamente entre un 15 y un 20 % en los últimos dos años. Lo más probable es que se produzca alguna forma de estasis financiera sostenida. Pero incluso si no parece una crisis bancaria al estilo occidental, la caída concomitante de los préstamos seguirá inhibiendo el crecimiento.

Los bienes raíces constituyen una parte tan grande de la economía de China que una desaceleración sostenida podría causar años de estancamiento similar a las décadas perdidas de Japón desde 1990. Contando la demanda directa e indirecta, los bienes raíces representan aproximadamente el 23% de la producción y el 26% de la demanda final ( esta última cifra incluye el contenido neto importado).

Antes de los últimos dos años, el aumento espectacular de los precios de la vivienda en China estuvo respaldado por un crecimiento ultrarrápido de los ingresos, con expectativas de un crecimiento futuro que impulsaron los precios cada vez más. Si el crecimiento de los ingresos se estanca, los precios inmobiliarios residenciales y comerciales de China podrían colapsar como un castillo de naipes, derribando a los bancos y los gobiernos locales que han estado prestando furiosamente al sector.

Muchos, particularmente en los medios, parecen creer que el reciente colapso inmobiliario de China, incluido el espectacular incumplimiento del desarrollador inmobiliario Evergrande, puede atribuirse a los esfuerzos del gobierno para tomar medidas enérgicas contra el crédito excesivo. Pero sería más exacto decir que, en general, las políticas gubernamentales han apuntalado los precios de la vivienda, por ejemplo, al limitar la capacidad de los ciudadanos para invertir en otros activos. Los precios inmobiliarios están cayendo simplemente porque décadas de construcción excesiva han dejado la oferta superando la demanda en muchas áreas.

El crecimiento económico de China se ha ralentizado durante años, pero recientemente el declive se ha acelerado. Dados los obstáculos externos e internos a los que se enfrenta China, la previsión del Fondo Monetario Internacional de que la economía crecería un 4,4 % en 2023, tras un crecimiento previsto del 3,2 % este año, parece optimista. La estrategia del gobierno de tomar medidas enérgicas contra las empresas de tecnología y los empresarios de la educación mientras apoya proyectos de inversión patrocinados por el estado parece más un instrumento de control que una estrategia económica sensata que podría acercar a China a convertirse en una economía de altos ingresos.

Además, el hecho de que la estrategia de crecimiento de China esté demostrando ser menos efectiva significa que necesita invertir mayores cantidades para lograr la misma tasa de crecimiento del PIB per cápita. Los rendimientos decrecientes de las inversiones inmobiliarias y de infraestructura se encuentran entre los principales impulsores del colapso de la productividad china, especialmente desde 2014.

Los problemas actuales de China recuerdan los rendimientos decrecientes de la Unión Soviética en sus inversiones en plantas de acero y ferrocarriles, y la construcción de “puentes a ninguna parte” por parte de Japón a fines de los años ochenta y noventa. Después de décadas de construir bienes raíces a una velocidad vertiginosa, absorbiendo materias primas de todo el mundo, China ahora se encuentra con un stock de bienes raíces comerciales y de vivienda similar al de países mucho más ricos como Alemania y Francia.

Por desgracia, quedaron atrás los días en que China podía racionalizar los precios de la vivienda altísimos y las nuevas construcciones interminables apuntando al aumento de los ingresos. Es cierto que China puede evitar algunos de los problemas prolongados que a menudo desencadenan los impagos en Occidente (y que pueden tardar años en resolverse), debido al estricto control del gobierno sobre el sistema legal. El gobierno controla la información clave y parece tratar los datos sobre las tasas de desocupación de casas y apartamentos, que podrían arrojar luz sobre el alcance de la sobreconstrucción, como un secreto de estado. Pero la escala del problema es tal que ni siquiera el gobierno chino puede ocultar sus efectos, aunque sin duda lo intentará.

China y la economía global parecen estar en un punto de inflexión. El aumento de las tensiones políticas, junto con la desglobalización, parece destinado a disminuir la productividad y aumentar la inflación a largo plazo en todo el mundo. Los indicadores prospectivos de las tasas de interés reales a largo plazo se han disparado, mientras que el sorprendente aumento del dólar estadounidense continúa exponiendo las fragilidades financieras. Dado que Europa se encamina hacia una profunda recesión, y que Estados Unidos parece encaminarse hacia una recesión también, China no puede contar con exportar para salir de su desaceleración impulsada por el sector inmobiliario.

Es de gran interés para el mundo que China encuentre una solución a los problemas de construcción excesiva de su sector inmobiliario y evite la inestabilidad económica prolongada. Hace más de dos años, en un momento en que el abrumador consenso en los círculos académicos y políticos era que China podría superar fácilmente el legado adverso de la construcción excesiva, sugerí que el país probablemente había alcanzado el “pico de la vivienda”. Hoy, con el gobierno chino aún menos inclinado a adoptar reformas orientadas al mercado, un aterrizaje suave parece menos probable que nunca.

FUENTE: https://www.project-syndicate.org/commentary/china-diminishing-returns-real-estate-housing-slowdown-by-kenneth-rogoff-2022-10?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=97fcb0abb7-sunday_newsletter_11_06_2022&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-97fcb0abb7-107291189&mc_cid=97fcb0abb7&mc_eid=b85d0eef78

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,790SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles