fbpx
15.5 C
Mexico City
viernes, marzo 1, 2024
- Anuncio -spot_img

Occidente necesita una estrategia china más inteligente para disuadirlo de invadir Taiwán.

El Reino Unido necesita reducir su dependencia de Beijing y trabajar hacia una coalición más amplia de naciones afines.

La Organización de Cooperación de Shanghai (SCO), establecida por China y Rusia, dio la bienvenida esta semana a Irán como su miembro más nuevo, a pesar de que está a punto de tener suficiente uranio enriquecido para fabricar un arma nuclear.

Luego invitó a Bielorrusia a unirse al club. Mientras tanto, los miembros de la OTAN no pueden ponerse de acuerdo sobre el próximo Secretario General.

A menos que Occidente se concentre en sus prioridades estratégicas, desde las cadenas de suministro hasta la cooperación en seguridad, mientras amplía su atractivo, no alejará a Rusia de la guerra en Ucrania, y mucho menos disuadirá a China de invadir Taiwán.

La OCS no es solo el hogar de réprobos geopolíticos.

Este año estuvo presidido por India, con la participación de las Naciones Unidas, la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) y países de importancia estratégica como Arabia Saudita.

Los miembros de SCO ahora representan más del 40% de la población mundial. Coordinan la política desde la región del Cáucaso, rica en petróleo, gas y minerales como el manganeso y el tungsteno utilizados en la fabricación y la fabricación de acero, hasta Afganistán.

Si bien el alcance internacional de China está creciendo, la solidaridad occidental parecía inestable en Afganistán y se pondrá a prueba en Ucrania.

El golpe del expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de que la OTAN estaba “obsoleta”, y la queja del presidente francés, Emmanuel Macron, de que la organización tenía “muerte cerebral” , parecen claramente mal juzgadas y un regalo para los estados antioccidentales.

Necesitamos usos más inteligentes del poder occidental, sobre todo porque ha disminuido con el tiempo. Al comienzo de la Guerra Fría, los países de la OTAN representaban el 57% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y China el 6%.

Hoy, las cifras son 47% y 18%, a pesar de que la membresía de la OTAN se ha duplicado.
Sin embargo, Francia vetó la apertura de una oficina de la OTAN en Tokio por temor a que eclipsara la decepcionante presencia diplomática de la Unión Europea. Seguramente, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tiene razón cuando observa que la OTAN no va a China, sino que China viene a la OTAN a través de ciberataques, desinformación y otras amenazas híbridas.

Sin embargo, China se ve obligada a hacer frente a sus propias debilidades. Los pronósticos de que su PIB superaría al de EE. UU. para 2030 se han desmoronado.

ES POCO PROBABLE QUE EL PIB DE CHINA SUPERE AL DE EE. UU. EN LOS PRÓXIMOS AÑOS

La población en edad laboral de China ha estado en declive durante años, mientras que el desempleo juvenil en las ciudades ha llegado a uno de cada cinco. Mientras tanto, una redada inmobiliaria ha acumulado enormes deudas del gobierno local al estado.

En verdad, esto puede restringir y irritar al liderazgo de China, reduciendo los fondos disponibles para la construcción naval necesaria para retomar Taiwán, pero tentando a la beligerancia con sus vecinos a desviar las tensiones internas latentes.

Mientras los aliados occidentales caminan por la cuerda floja, debemos centrarnos en cinco prioridades.

En primer lugar, la competitividad y la innovación condicionan la influencia y la resiliencia. Las fortalezas del Reino Unido se encuentran en la tecnología, las ciencias de la vida, la fabricación de alta gama y los servicios financieros. Debemos ser implacables en la búsqueda de nuestras ventajas comparativas.

En segundo lugar, el Reino Unido debe reducir el riesgo de depender de China mediante la ampliación de nuestros Acuerdos de Libre Comercio, el refuerzo de las protecciones legislativas de la infraestructura sensible, la protección de las universidades frente a la coerción financiera y el refuerzo de nuestra resiliencia frente a los ataques cibernéticos.
También tenemos que ser realistas.

Las conversaciones embriagadoras sobre la reubicación mayorista de la fabricación en China no son sostenibles, dados los costos laborales relativos. Pero podemos hacer más para inyectarnos en las cadenas de suministro críticas, por ejemplo, explotando los depósitos de litio de Cornualles necesarios para las baterías de los vehículos eléctricos.
La Declaración del Atlántico Reino Unido-Estados Unidos firmada por Joe Biden y Rishi Sunak ofrece un buen precedente.

Mejor aún: India se ha convertido en el miembro número 14 de la Asociación de Seguridad de Minerales (MSP), un marco para reforzar las cadenas de suministro de minerales críticos. Es una adición revolucionaria a lo que anteriormente había sido una asociación predominantemente occidental.

Cuanto más amplia sea la membresía, más reforzará la resiliencia económica. Y no son solo los grandes jugadores los que importan: silenciosamente, Vietnam se está convirtiendo rápidamente en un eslabón importante para eliminar los riesgos de las cadenas de suministro lejos de China.

La lección del enredo de Huawei en nuestra red 5G es que debemos construir más asociaciones de “alta confianza, alta tecnología” con países como Japón, Corea del Sur, Israel e India.

Dichos acuerdos deberían desarrollar tecnología comercial y garantizar la colaboración contra ataques cibernéticos, información errónea y usos perversos de la IA en el futuro.
Tercero, debemos colaborar con una red más amplia de naciones afines para defender el sistema internacional basado en reglas contra el vandalismo chino, desde el acero a bajo precio que se arroja al mercado mundial hasta la intimidación de China a sus vecinos en disputas marítimas.

La Declaración del Atlántico Reino Unido-Estados Unidos firmada por Joe Biden y Rishi Sunak tiene como objetivo asegurar las cadenas de suministro y reducir las dependencias estratégicas CRÉDITO : Simon Walker / No 10 Downing Street

Los próximos desafíos incluyen establecer reglas en torno a la ciberinteligencia y la inteligencia artificial, donde China atraerá el apoyo tanto de los alborotadores como Rusia e Irán, como (más discretamente) de otros países no alineados. La Declaración de la OCS de esta semana apunta en esta dirección.

En cuarto lugar, el Reino Unido debe centrarse constantemente en el Indo-Pacífico, hogar de los mercados en crecimiento del futuro.

La adhesión al Acuerdo Transpacífico Integral y Progresista (CPTPP) es importante en términos económicos y estratégicos. Necesitamos continuar con un Acuerdo de Libre Comercio con India, un contrapeso a China y una voz cada vez más importante en los foros internacionales.

Quinto, necesitamos una cooperación de seguridad más amplia. La incorporación del Reino Unido a Aukus, el pacto de seguridad para proporcionar a Australia submarinos de propulsión nuclear, es un comienzo. Luego, deberíamos colaborar con el Quad (EE. UU., Japón, India, Australia) en seguridad marítima y cibernética.

Asimismo, la decisión de 2021 de la ASEAN de admitir al Reino Unido como “socio de diálogo” promoverá la cooperación entre los nerviosos vecinos de China, incluidos Singapur, Malasia, Vietnam y Filipinas, en áreas de interés común.

La declaración de la OCS afirmó el apoyo a la iniciativa de la Franja y la Ruta de China, que somete a los gobiernos africanos y asiáticos a una deuda punitiva a largo plazo a cambio de inversiones en infraestructura.

En una gira por África Oriental en 2021, pregunté a tres jefes de gobierno por qué aceptaron términos tan onerosos de China, que alguna vez habrían denunciado como neoimperialismo de los gobiernos de EE. UU. o Europa. Todos dieron la misma respuesta: haznos una mejor oferta.

Este es el momento de que Occidente demuestre que la combinación de su comercio, la ayuda, la mayor integridad de sus negocios y sus valores son una mejor apuesta.
El elefante en la habitación sigue siendo Taiwán.

El presidente Xi Jinping sopesará los riesgos frente a las recompensas de tratar de reunir al continente con la provincia renegada.

En un contexto interno cada vez más inflamable dentro de China, la capacidad de Occidente para expandir su alcance más allá de su zona de confort natural, apuntalar a los vecinos de China y detener el flujo de naciones hacia la OCS es nuestra mejor apuesta para cambiar positivamente la evaluación delicadamente equilibrada de Beijing lejos de la guerra. y hacia una cooperación más significativa.

Por: DOMINIC RAAB

Fuente: https://www.telegraph.co.uk/business/2023/07/05/china-strategy-to-dissuade-invading-taiwan-russia-india/

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,700SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles