fbpx
14.5 C
Mexico City
martes, marzo 5, 2024
- Anuncio -spot_img

Para los negocios, romper con China es difícil

La noticia de esta semana de que a un banquero de alto rango de Nomura, Charles Wang Zhonghe, se le ha prohibido salir de China continental ha repercutido en las empresas e inversores extranjeros en el país. Las circunstancias detrás de la prohibición siguen siendo turbias, aunque puede estar relacionada con una larga investigación sobre el principal negociador del sector tecnológico de China, Bao Fan, quien desapareció en febrero. Pero es un recordatorio de cuán impredecible se ha vuelto el entorno para las empresas extranjeras.


La prohibición se produce tras un creciente escrutinio de las empresas extranjeras en China, incluidas redadas en mayo contra las consultoras estadounidenses Capvision, Bain & Company y Mintz, que fueron acusadas de ignorar los riesgos de seguridad nacional y transmitir información confidencial al extranjero.


Las crecientes incertidumbres de operar en China no hacen más que aumentar las presiones de sus propios gobiernos sobre las empresas para que “eliminen el riesgo” de sus vínculos en medio de crecientes tensiones geopolíticas y reduzcan las vulnerabilidades expuestas por la pandemia. Muchos están optando por reubicar sus operaciones en el extranjero o dividir las operaciones chinas en unidades independientes.


Sin embargo, reducir los riesgos está resultando difícil, especialmente para los fabricantes. Hay pocos sustitutos fáciles para China en el extranjero. Las multinacionales dependen de redes de proveedores con sede en China que a menudo pueden producir insumos a precios más bajos que en cualquier otro lugar del mundo. Reducir las bases de fabricación en China a menudo implica mayores costos de producción y una pérdida de competitividad.


Una opción es cubrir las apuestas mediante una estrategia de “China más uno”: mantener las plantas chinas pero dirigir nuevas inversiones a la India o a países del sudeste asiático como Vietnam. Apple, que fabrica su último iPhone 15 tanto en India como en China, es un ejemplo destacado. Sin embargo, los esfuerzos de Apple por diversificar la fabricación en India se han topado con obstáculos, incluidos problemas de control de calidad y eficiencia.

Una tendencia reciente y creciente –impulsada tanto por el propio comportamiento de China hacia las empresas extranjeras como por la presión de los gobiernos occidentales– son las estrategias de “China para China”, o la reconfiguración de las operaciones chinas para atender sólo al vasto mercado interno. Esto potencialmente aísla a los grupos internacionales contra las acciones regulatorias chinas. La localización de las cadenas de suministro también puede reducir la dependencia de materias primas procedentes de fuera de China, que podrían verse perturbadas por las sanciones estadounidenses. Pero para los fabricantes, crear cadenas de suministro separadas para empresas chinas y no chinas es costoso, incluso si es posible hacerlo.


Las empresas de servicios, especialmente aquellas que utilizan datos en áreas como finanzas, consultoría o TI, tal vez no tengan más remedio que avanzar hacia estrategias de “China para China”. Su vida se volvió más difícil después de que Beijing implementara este verano una ley antiespionaje ampliada que restringe el intercambio internacional de datos considerados confidenciales. Sequoia Capital, la empresa de riesgo, dijo en junio que dividiría su negocio en China en una entidad separada, citando tensiones entre Estados Unidos y China, seguido esta semana por su contraparte GGV Capital. Kyndryl, la antigua unidad de servicios de TI de IBM, también planea escindirse su negocio en China.


El peligro, sin embargo, es que las unidades chinas escindidas se desvinculen de la supervisión del grupo y se vuelvan más vulnerables a la influencia oficial o sean absorbidas por las opacas formas chinas de hacer negocios.


Entonces, las empresas extranjeras tienen pocas opciones sencillas para reducir su exposición a China. Entonces, si bien Beijing debería tener cuidado a la hora de expulsar a empresas que han aportado inversiones y conocimientos vitales, los gobiernos de Estados Unidos y Europa deberían reconocer que sus propias posturas, que cambian rápidamente, están causando un estrés real a las empresas. Las juntas directivas necesitan más claridad sobre la dirección futura de la política china para poder planificar a largo plazo. La “eliminación de riesgos” puede ser inevitable, pero no será rápida ni fácil.

Fuente: https://www.ft.com/content/e0aea9c5-9610-44cb-8968-6ba81ec56828?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,730SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles