fbpx
26.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

India, el gigante de los servicios de software, se convierte en el back office para multinacionales de los grupos G7 y G20 que aprovechan sus habilidades

Lululemon, un fabricante canadiense de trajes de yoga, no tiene muchas cosas en común con Rolls-Royce, un fabricante de motores británico. Una cosa que sí comparten, junto con muchas otras empresas extranjeras, es el espacio en el extenso parque empresarial Embassy Manyata en Bangalore. Cientos de otras empresas, entre ellas Maersk, una empresa naviera danesa, Samsung, un gigante de la electrónica de Corea del Sur, y Wells Fargo, un banco estadounidense, tienen oficinas a unos pocos kilómetros. Se pueden encontrar muchos más de estos puestos de avanzada de cuello blanco en ciudades como Chennai, Pune y Hyderabad.


En la década de 1990, empresas globales como General Electric, un otrora poderoso conglomerado, comenzaron a depender de trabajadores indios para realizar tareas tediosas como completar formularios y parchear software para computadoras centrales. Con el tiempo, gran parte de ese trabajo pesado fue absorbido por subcontratistas indios como Infosys, tcs y Wipro. Ahora las empresas extranjeras han comenzado a pensar en grande sobre los tipos de trabajos administrativos que pueden realizar los trabajadores indios baratos pero bien educados. Muchos han creado “centros de capacidad global” (CCG) para deslocalizar tareas que van desde el análisis de datos hasta la investigación y el desarrollo (I+D), ayudando a impulsar una nueva ola de crecimiento impulsado por los servicios para la India.


Durante mucho tiempo ha sido más fácil deslocalizar el trabajo administrativo a la India que el trabajo manual. Las hojas de cálculo y los correos electrónicos no necesitan viajar por las congestionadas carreteras del país ni depender de su deficiente infraestructura. (Las CCG generalmente tienen conexiones confiables a Internet, un lujo que no siempre se disfruta en la India). Las leyes laborales que cubren asuntos como los despidos y, crucialmente para las empresas globales, las horas de trabajo también son menos restrictivas para los trabajadores administrativos del país.

Más recientemente, tecnologías como la computación en la nube y las videoconferencias han hecho que sea menos engorroso aprovechar la enorme reserva de trabajadores inteligentes de la India. Habiendo aprendido a supervisar a los empleados de forma remota durante la pandemia de covid-19, muchos jefes se habrán preguntado si algunas funciones podrían desempeñarse desde más lejos.


Todo esto ayuda a explicar por qué el número de GCC que operan en la India se ha disparado de 700 en 2010 a 1.580 el año pasado, según nasscom, un organismo industrial. Actualmente se abre un nuevo centro aproximadamente cada semana, dos quintas partes de ellos en Bangalore y sus alrededores. Las CCG de la India generaron en conjunto 46.000 millones de dólares en ingresos el año pasado, estima Nasscom.


Incluso eso puede subestimar enormemente su actividad. Muchas empresas multinacionales no comparten los detalles financieros de sus CCG, lo que significa que calcular su contribución económica implica muchas conjeturas. Wizmatic, una consultora con sede en Pune, cree que los ingresos de las CCG indias podrían alcanzar los 120.000 millones de dólares, una suma equivalente a aproximadamente el 3,5% del PIB del país.


Estos puestos de avanzada emplean a unos 3,2 millones de trabajadores, calcula Wizmatic.

Muchos graduados indios aprovechan la oportunidad de trabajar en uno. Los estudiantes contratados por los gigantes de la subcontratación del país suelen ganar menos de 10.000 dólares al año. Pasar a un gcc puede triplicar esa cifra. La mayoría de las empresas extranjeras que instalan estas oficinas también optan por edificios premium con cafeterías y otras comodidades. Lululemon ofrece a sus trabajadores indios espacio y tiempo para hacer ejercicio, un beneficio poco común en los lugares de trabajo indios.


Las actividades de los gccs son cada vez más variadas. Los trabajadores de Lululemon en India estudian minuciosamente los datos de ventas y les dicen a las sucursales en Dubai que almacenen más amarillos, rosas y verdes brillantes, y a las de Nueva York que almacenen más negros y grises. Aunque el diseño se realiza en Canadá, el gcc de la empresa participa en todo, desde la fijación de precios hasta la gestión de las cadenas de suministro. Los equipos de Wells Fargo en Bangalore, Chennai y Hyderabad respaldan las operaciones del banco en áreas que van desde préstamos hasta gestión de carteras de inversión.


Más de 85 empresas extranjeras de semiconductores, incluidas Intel y Nvidia, realizan actualmente trabajos de diseño en Bangalore. Gigantes tecnológicos como Alphabet, Amazon y Microsoft también tienen centros de investigación y desarrollo en la ciudad, al igual que Boeing, un fabricante de aviones, y Walmart, un gigante minorista. Mercedes-Benz, un fabricante de automóviles alemán, emplea a casi 6.000 trabajadores en su centro de investigación y desarrollo en Bangalore, su mayor operación de este tipo fuera de Alemania. En los últimos cuatro años, su equipo en India ha producido 32 patentes.


En 2010, las multinacionales estadounidenses gastaron 1.700 millones de dólares en actividades de I+D en la India, según la Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos.

Para 2021, el último año disponible, esa cifra había aumentado a 5.500 millones de dólares. La creciente tensión geopolítica con Occidente significa que China, el principal centro rival de la India para la I+D de bajo costo, ha perdido parte de su atractivo. El 16 de mayo se informó que Microsoft había pedido a cientos de empleados que trabajan en tecnologías avanzadas como el aprendizaje automático y la computación en la nube en el país que se reubicaran.


Todo esto ha ayudado a impulsar las exportaciones de servicios de la India, que alcanzaron los 338.000 millones de dólares el año pasado, o casi el 10% del PIB, frente a los 53.000 millones de dólares de 2005, calcula el banco Goldman Sachs. El país representa ahora el 4,6% de las exportaciones mundiales de servicios, frente a aproximadamente el 2% en 2005. En cambio, las exportaciones de bienes de la India representan sólo el 1,8% del total mundial, frente al 1% en 2005.


El gobierno de la India ha estado ocupado tratando de inclinar ese equilibrio hacia la manufactura, modernizando la infraestructura del país y repartiendo subsidios a las empresas extranjeras que producen allí. Muchos otros países están compitiendo por robarle a China el título de fábrica del mundo. Ninguno, sin embargo, tiene tantas posibilidades como la India de convertirse en la oficina mundial.

Fuente: https://www.economist.com/business/2024/05/23/global-firms-are-tapping-indias-workers-like-never-before

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles