fbpx
15 C
Mexico City
lunes, julio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

Crisis mundial de agua, de la mano con el cambio climático

Por: MARIANA MAZZUCATO, NGOZI OKONJO-IWEALA, JOHAN ROCKSTRÖM y THARMAN SHANMUGARATNAM

Los desafíos relacionados con el agua, ya sea que haya demasiado o muy poco, o que esté sucia e insegura, ya están alimentando la inseguridad alimentaria y de salud crónica en regiones enteras. Para salvaguardar este recurso natural fundamental, necesitamos urgentemente una nueva estrategia global para gobernar el agua para el bien común.

LONDRES – La crisis mundial del agua ya no puede ser ignorada. A menos que gestionemos el agua adecuadamente, no abordaremos el cambio climático ni alcanzaremos la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Las inundaciones, sequías, tormentas ciclónicas y olas de calor sin precedentes del año pasado mostraron lo que se avecina. Pero mientras tales desastres atraen mucha atención, la crisis subyacente del agua no lo hace. Los desafíos relacionados con el agua, ya sea que haya demasiado o muy poco, o que esté sucia e insegura, ya están alimentando la inseguridad alimentaria y de salud crónica en regiones enteras. Cada 80 segundos, un niño menor de cinco años muere a causa de una enfermedad provocada por el agua contaminada; y cientos de millones más están creciendo atrofiados y con perspectivas de vida disminuidas.

Para empeorar las cosas, hemos entrado en un círculo vicioso en el que la interacción de la crisis del agua, el calentamiento global y la pérdida de biodiversidad y capital natural exacerban los tres. La erosión de los humedales y la pérdida de humedad del suelo corren el riesgo de convertir algunas de las grandes reservas de carbono del planeta en nuevas fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero, con consecuencias devastadoras para el clima.

Ningún país puede depender de su propio territorio para más de la mitad de las precipitaciones que recibe. El agua dulce de todos proviene en última instancia de la precipitación, que depende de la presencia de océanos estables, bosques intactos y ecosistemas saludables en otros países y regiones. Sin embargo, la capacidad de los sistemas terrestres y oceánicos para generar agua se está desestabilizando.

Como copresidentes de la Comisión Global sobre la Economía del Agua, hacemos un llamado a la acción colectiva para superar la crisis del agua. Debemos organizar una respuesta que sea más audaz, más integrada entre sectores, más interconectada a nivel nacional y mundial, y más equitativa que los esfuerzos anteriores. Nuestro trabajo muestra que esto requerirá una nueva “economía del agua”, así como una estrategia integral para abordar siete puntos clave.

En primer lugar, debemos reconocer el ciclo global del agua como un bien común y gestionarlo en consecuencia. Dado que, en última instancia, todos están conectados a través del agua, debemos trabajar juntos para romper el círculo vicioso y devolver el agua a una trayectoria sostenible. Eso requerirá una visión basada en la justicia y la equidad para todas las comunidades en todas partes.

En segundo lugar, debemos adoptar un enfoque impulsado por la misión que abarque todas las funciones clave que desempeña el agua en el bienestar humano. Eso significa tratar el agua segura para uso doméstico como un derecho humano y actuar colectivamente para estabilizar el ciclo hidrológico global mediante la gestión del uso del agua en la industria. Para garantizar la seguridad alimentaria y las cadenas de suministro de alimentos resilientes, y para preservar la biodiversidad y los sumideros naturales de carbono, necesitaremos una revolución en la gestión del agua tanto verde (de secano) como azul (de regadío).

Además de movilizar a diversas partes interesadas, necesitaremos utilizar políticas de innovación y estrategias industriales para catalizar soluciones a la crisis del agua. Deberíamos aumentar las inversiones en agua a través de nuevas asociaciones público-privadas que sean tan ambiciosas como las que nos llevaron a la luna hace 50 años; pero debemos adjuntar condiciones para garantizar que el valor creado colectivamente se comparta ampliamente.

En tercer lugar, debemos dejar de subvaluar el agua. Con precios adecuados y apoyo específico para los pobres, el agua se usaría de manera más eficiente en todos los sectores, de manera más equitativa en todas las comunidades y de manera más sostenible tanto a nivel local como global. Pero nuestra toma de decisiones también debe tener en cuenta el valor no económico del agua, para garantizar que estamos protegiendo el ecosistema más amplio del que depende el ciclo del agua (y las sociedades humanas).

En cuarto lugar, debemos eliminar gradualmente unos $700 mil millones de subsidios anuales para la agricultura y el agua, que a menudo fomentan el consumo excesivo de agua y otras prácticas dañinas para el medio ambiente, y reducir las fugas en los sistemas de suministro de agua actuales. Hacerlo liberaría recursos significativos con los cuales incentivar la conservación del agua y apoyar a los pobres directamente.1

En quinto lugar, debemos establecer asociaciones para el agua justa (JWP, por sus siglas en inglés) para garantizar que los países de ingresos bajos y medianos puedan invertir en el acceso al agua, la resiliencia y la sostenibilidad, de manera que contribuyan tanto a sus objetivos de desarrollo nacional como al bien común mundial.

FUENTE: https://www.project-syndicate.org/commentary/global-water-crisis-new-economics-by-mariana-mazzucato-et-al-2023-03?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=47be6695f6-sunday_newsletter_03_19_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-47be6695f6-107291189&mc_cid=47be6695f6&mc_eid=b85d0eef78

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,630SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles