fbpx
15.5 C
Mexico City
domingo, marzo 3, 2024
- Anuncio -spot_img

Desigualdad de ingresos en G7 con abuso de minoristas incrementa la pobreza aunado a la guerra Ucrania.

La pandemia y la guerra de Ucrania han provocado dificultades significativas para muchos países y hogares más pobres. Pero las cifras promedio y las declaraciones generales no toman en cuenta las diferencias importantes entre los grupos de ingresos, sobre todo el aumento desproporcionado en las ganancias de ingresos para quienes se encuentran en la parte inferior de la distribución.

MILÁN – Los encargados de formular políticas económicas en todo el mundo han luchado para detener la creciente desigualdad, una tendencia que ha impedido el crecimiento económico , impulsado las victorias electorales populistas y puesto en peligro la democracia liberal . Por lo tanto, se temía de manera generalizada y comprensible que los trabajadores no calificados sufrieran profundamente como resultado de la crisis de COVID-19 y, más recientemente, el shock de los precios de la energía que siguió a la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia. Pero, en ambos casos, el impacto ha sido relativamente benigno.

Después del shock inicial de la pandemia a principios de 2020, las economías y el crecimiento del empleo se recuperaron con fuerza. Gracias a la sólida recuperación, junto con los programas gubernamentales de apoyo de gran alcance, la desigualdad de ingresos se redujo en la mayoría de los indicadores, especialmente en los Estados Unidos, debido a las importantes transferencias de efectivo a los hogares, pero también en toda Europa , donde el apoyo gubernamental a los ingresos fue más moderado.

Sin embargo, antes de que se completara la recuperación de la pandemia, llegó otro shock: Rusia lanzó su invasión a gran escala de Ucrania y los precios de la energía se dispararon. Pero no todos los choques de energía son iguales. Mientras que en el pasado fueron impulsados ​​en gran medida por los precios del petróleo crudo, que alcanzaron su punto máximo inmediatamente después de la invasión, pero ahora están en línea con el promedio anterior a la guerra, el gas natural es el principal problema en la actualidad. Si bien los precios del gas natural han caído desde su pico posterior a la invasión en el verano de 2022, siguen siendo 2 o 3 veces más altos que el promedio anterior a 2021.

Esto no es un problema para los EE.UU. Por el contrario, como (pequeño) exportador neto de gas natural, EE. UU. se ha beneficiado del shock de los precios de la energía, ya que sus términos de intercambio han mejorado (los precios de exportación han aumentado más que los precios de importación). Como resultado, el país, en conjunto, puede consumir más.
Pero si bien los altos precios de la gasolina han enriquecido un poco a EE. UU., han empobrecido sustancialmente a Europa. Dado que Europa importa la mayor parte de su gas natural, los consumidores y las empresas siguen pagando mucho más por la energía que antes de la guerra, y los términos de intercambio de la eurozona se han deteriorado, lo que implica una pérdida de ingresos cercana al 2 % del PIB .

Dado que el crecimiento de los salarios va a la zaga de la inflación, los salarios reales han caído considerablemente en toda Europa (se han mantenido más o menos constantes en EE. UU. ), dando la impresión de que la desigualdad ha aumentado. Pero los valores promedio pueden ser engañosos. Después de todo, el crecimiento de los salarios no es necesariamente constante entre los grupos de ingresos, y la tasa de inflación, medida por el índice de precios al consumidor, no refleja las diferencias en las fluctuaciones del costo de vida a lo largo de la distribución del ingreso.

Tanto en los países como dentro de ellos , los hogares de bajos ingresos tienden a gastar una mayor parte de su presupuesto en energía que sus contrapartes de altos ingresos. En Rumania, uno de los miembros más pobres de la Unión Europea, la energía y los alimentos representan el 25 % de todos los gastos de consumo , en comparación con el 13 % en Alemania, que es mucho más rica. Al mismo tiempo, el quintil inferior de la distribución de ingresos dentro de Alemania gasta más en energía no relacionada con el transporte (8 %) que el quintil superior (5 %). Esto significa que, cuando aumentan los precios de la energía, la tasa de inflación oficial podría subestimar el grado en que los hogares más pobres pierden poder adquisitivo.

Pero otras fuerzas podrían contrarrestar el aumento en los costos de energía. Por ejemplo, los hogares más pobres tienden a alquilar, en lugar de poseer, sus residencias, y los alquileres han aumentado más lentamente que el nivel general de precios.

Estos efectos no compensan necesariamente por completo el aumento de los precios de la energía. Si uno mide el impacto de la inflación en los hogares en varios niveles de ingreso, ajustado por los patrones de consumo de su grupo, uno encuentra algunos casos donde la tasa de inflación efectiva para el cuantil de ingresos más bajos es varios puntos porcentuales más alta que la del cuantil más rico. Este fenómeno es especialmente frecuente en los países más pobres.

Pero también hay casos en los que los hogares de bajos ingresos han sufrido una menor pérdida de poder adquisitivo que los hogares más ricos. Este es el caso de Alemania, donde la propiedad de la vivienda es menos común, y Francia, donde el precio de la energía se ha mantenido bajo para los hogares. Dado que estos dos países representan una parte significativa de la economía de la eurozona, la diferencia promedio entre las pérdidas de poder adquisitivo sufridas por los hogares más ricos y los más pobres de la eurozona es pequeña.

Además, en EE. UU. y algunos países europeos, los salarios están aumentando más rápido en el extremo inferior de la distribución del ingreso, lo que en EE. UU. se ha denominado “ compresión salarial inesperada ”. En Alemania , los salarios de los empleados no calificados aumentaron alrededor de un 8% durante el último año, mientras que los especialistas senior o ejecutivos obtuvieron aumentos promedio de menos del 2%.

Los observadores no se equivocan al resaltar las dificultades que la pandemia y la guerra de Ucrania han provocado en muchos países y hogares más pobres, algunos de los cuales lucharon por mantenerse calientes este invierno. Pero las cifras promedio y las declaraciones generales no toman en cuenta las diferencias importantes entre los grupos de ingresos, sobre todo el aumento desproporcionado en las ganancias de ingresos para quienes se encuentran en la parte inferior de la distribución.

Por: DANIEL GROS

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/pandemic-ukraine-war-shocks-do-not-exacerbate-income-inequality-everywhere-by-daniel-gros-2023-05?utm_source=Project%20Syndicate%20Newsletter&utm_campaign=421b9ba743-sunday_newsletter_05_14_2023&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-421b9ba743-107291189&mc_cid=421b9ba743&mc_eid=b85d0eef78&barrier=accesspaylog

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,720SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles