fbpx
15 C
Mexico City
lunes, julio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

Preparando la economía europea para la guerra

En respuesta a la guerra de Ucrania, los líderes europeos no solo han tomado medidas como detener el oleoducto Nord Stream 2 y excluir a algunos bancos rusos de SWIFT; también se han comprometido a desarrollar una capacidad compartida para la defensa y la política exterior. Pero construir una capacidad de defensa común requerirá que la UE construya una capacidad económica compartida.

LONDRES – La Unión Europea ha demostrado una unidad política notable, y para muchas personas sorprendente, al responder a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Desde la suspensión del gasoducto Nord Stream 2 hasta la exclusión de algunos bancos rusos del sistema de mensajería financiera SWIFT para pagos bancarios internacionales y la revocación del estatus comercial de “nación más favorecida” de Rusia, los miembros de la UE han tomado medidas decisivas para exprimir económicamente a Rusia. Pero Europa aún tiene que tomar las medidas adecuadas para proteger su propia economía de las consecuencias de la guerra del presidente ruso, Vladimir Putin.

En una reunión informal en Versalles la semana pasada, el presidente francés, Emmanuel Macron, instó a sus compañeros líderes de la UE a centrarse primero en lo que deben lograr y dejar las discusiones sobre cómo llegar allí para más adelante. Fue una sabia sugerencia de un líder que entiende que los nuevos instrumentos de política, que pueden implicar una mayor distribución de la carga entre los estados miembros, tienden a ser mucho más divisivos que los objetivos comunes.

Así, los líderes de la UE expresaron su compromiso “resueltamente” para impulsar la inversión en capacidades de defensa. Alemania, por ejemplo, asignará 100.000 millones de euros adicionales (111.000 millones de dólares) a la defensa este año. Y la UE ha presentado un plan para reducir las importaciones de gas ruso en dos tercios este año y poner fin a su dependencia de los combustibles fósiles rusos por completo para 2030, un proceso que exigirá una transición verde acelerada.

Pero los líderes de la UE no reconocieron plenamente el esfuerzo común que se requerirá para lograr sus objetivos, especialmente en un momento en que los vientos en contra económicos se acumulan rápidamente. De hecho, los políticos europeos parecen estar subestimando enormemente los desafíos económicos que se avecinan.

EUROPA EN NEGACIÓN
El silencio de los líderes europeos sobre las tareas que se avecinan es desconcertante, porque la guerra de Ucrania obviamente está transformando el panorama macroeconómico mundial. En la UE, más que en cualquier otro lugar del mundo, los gobiernos nacionales tendrán que aumentar significativamente el gasto público, mientras intentan reforzar sus capacidades de defensa, construir nuevas infraestructuras energéticas, apoyar a los hogares y las empresas que se enfrentan a costes energéticos vertiginosos y hacer frente a una gran crisis de refugiados a gran escala. Para hacer frente a estas necesidades, los gobiernos se endeudarán más, y lo harán en un momento en que sus balances ya están lastrados por las deudas contraídas tras la crisis financiera de 2008 y durante la pandemia.

El aumento de la inflación agravará el problema. La guerra está exacerbando y prolongando los picos de precios de las materias primas y los cuellos de botella en el suministro que han alimentado la inflación en los últimos dos años. El resultado será una mayor carga de la deuda pública, presión al alza sobre la tasa de interés real de equilibrio, volatilidad en el crecimiento de la producción y un probable aumento de las primas de riesgo en algunos países, lo que podría conducir a la fragmentación financiera.

Hasta ahora, la Comisión Europea está haciendo poco para mitigar estos riesgos. Ha estado discutiendo un paquete económico con tres pilares: la reutilización de préstamos emitidos bajo el fondo de recuperación pandémica Next Generation EU, nueva deuda para recaudar dinero para préstamos en caso de picos en los precios de la energía y nueva orientación sobre la aprobación acelerada de subsidios estatales. Pero tras la reunión de Versalles, parece que sólo la tercera medida recibirá apoyo. Ni siquiera está claro si los líderes de la UE aceptarán posponer el restablecimiento de las reglas fiscales de la Unión, que se suspendieron durante la pandemia de COVID-19.

Una complacencia igualmente alarmante se puede ver en el Banco Central Europeo. El 10 de marzo, anunció el cronograma para revertir las compras de activos y publicó proyecciones macroeconómicas notablemente optimistas para la eurozona.

El BCE espera un crecimiento promedio del PIB real del 3,7 % este año, solo 0,5 puntos porcentuales por debajo de su evaluación de diciembre de 2021. En 2023, proyecta una tasa de crecimiento aún sólida del 2,8 %, lo que refleja una revisión a la baja de solo 0,1 puntos porcentuales. Mientras tanto, los formuladores de políticas esperan que la inflación alcance el 5,1 % este año y luego baje al 2,1 % en 2023. Claramente, el BCE no anticipa una fuerte disyuntiva entre la inflación y la producción en el futuro cercano, y mucho menos que la eurozona se vea atrapada por estanflación.

Pero las previsiones del BCE son optimistas, por decir lo menos. Considere la proyección de que la inflación disminuirá drásticamente el próximo año, que se basa en un análisis de las tasas de interés del mercado y no presupone ningún cambio en la orientación de la política. En consecuencia, la caída proyectada por el BCE está impulsada en su totalidad por un pronóstico de la evolución de los precios de la energía basado en los precios de los futuros del petróleo. Pero, en el horizonte de un año, el mercado de futuros de petróleo es muy delgado y, por lo tanto, una guía poco confiable. Además, cabe preguntarse por qué el BCE está endureciendo su política monetaria si se prevé que la inflación disminuya debido a una caída exógena de los precios del petróleo.

UNA REALIDAD AMORTIZANTE
Los mercados financieros ciertamente no están convencidos por la evaluación del BCE. El mercado de swaps de inflación implica una expectativa de que el Índice Armonizado de Precios al Consumidor, el índice que el BCE utiliza para medir la inflación de la eurozona, se ubique en 4% en febrero de 2024.

Tales pronósticos parecen bastante más plausibles que las predicciones del BCE. Las empresas europeas ya están luchando contra la escasez de suministros y el aumento de los precios de las materias primas. Si bien la economía real aún no muestra signos claros de desaceleración, todos los signos apuntan a un shock de oferta masivo que conducirá a costos de producción significativamente más altos.

Vale la pena recordar que, en el período desde 1945, la mayoría de las recesiones económicas fueron precedidas por un shock petrolero asociado con una guerra. Si el precio del petróleo llegara a $200 por barril, el mundo probablemente enfrentaría una recesión tan severa como la de 1979. Si bien la inflación de la década de 1970 finalmente se controló gracias al ex presidente de la Reserva Federal de EE. UU., Paul Volcker, el crecimiento sufrió considerablemente en el camino. .

Es posible que el BCE no espere una fuerte disyuntiva entre crecimiento e inflación, pero en poco tiempo, esa sombría elección bien puede volverse inevitable. ¿Tomará el BCE medidas duras contra la inflación, incluso si la eurozona está sumida en una recesión? ¿Y lo hará aun cuando las autoridades fiscales aumenten el gasto público en aproximadamente un 1,5-2% del PIB, muy probablemente financiado por la deuda nacional? No es difícil ver que la combinación de relajación fiscal y restricción monetaria ejercería presión sobre las finanzas públicas y el desempeño económico.

UNA NUEVA REALIDAD ECONÓMICA
El desafío al que se enfrenta hoy la UE es excepcional. Las soluciones extraídas del mismo viejo libro de jugadas, centradas en metas de inflación y reglas fiscales, no funcionarán. Y las medidas acordadas por el bloque, incluida la relajación temporal de las reglas de ayuda estatal (para que los gobiernos puedan ayudar a las empresas que enfrentan problemas de liquidez derivados de las sanciones impuestas a Rusia) y los esfuerzos para reducir la dependencia de la energía rusa, no son suficientes. Cuanto antes lo reconozcan los líderes europeos, mejor.

La buena noticia es que la UE ha demostrado que puede hacer frente a un desafío excepcional, implementando instrumentos novedosos y aceptando la necesidad de compartir el riesgo. Cuando comenzó la pandemia, el bloque ideó y acordó rápidamente Next Generation EU, que, financiado por la emisión de deuda común por primera vez en la historia, canalizó más de 800 000 millones de euros hacia la recuperación económica y la reconstrucción. El esquema, respaldado por el programa de compras de emergencia por pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) del BCE de € 750 mil millones, permitió una potente combinación de apoyo fiscal y monetario.

Pero la UE no es una federación, y su capacidad para ofrecer una política unificada en una crisis está sujeta a limitaciones políticas y legales. Esto podría impedir la acción que se necesita hoy. Menos de dos años después de la respuesta excepcional a la COVID-19, muchos europeos podrían considerar sospechoso un llamado a adoptar medidas aún más especiales. Excepcional o no, lo que se repite, a su juicio, podría volverse permanente.

Las medidas que la UE necesita para hacer frente a la guerra de Ucrania tienen mucho en común con las implementadas en respuesta a la pandemia. La UE necesita una nueva facilidad contingente para financiar el gasto de emergencia que se requerirá, junto con el compromiso del BCE de introducir un programa similar a PEPP, si es necesario, para proporcionar liquidez al mercado y luchar contra la fragmentación financiera. En circunstancias tan inciertas, el BCE debería considerar la flexibilidad en la distribución geográfica de las compras de activos y ejercer mucha cautela al retirar el apoyo monetario.

Sobre todo, las autoridades monetarias y fiscales de la UE deben coordinar y calibrar los instrumentos que utilizan para responder a la crisis. Las herramientas fiscales están mejor equipadas para hacer frente a una disyuntiva entre la inflación y la producción, porque pueden orientarse con mayor precisión que la política monetaria. Y se necesita una política monetaria para respaldar el funcionamiento del mercado y evitar que los riesgos heterogéneos de los países provoquen la fragmentación financiera dentro de la eurozona.

Los antecedentes históricos indican claramente que desarrollar la capacidad para llevar a cabo una política exterior y de defensa común, como se han comprometido a hacer los líderes de la UE, requerirá desarrollar una capacidad económica común. La UE debe ahora adaptar su gobernanza económica a este imperativo. Después de una década en la que la única certeza ha sido el aumento de la volatilidad, la UE debe ser capaz de implementar las medidas que necesita, por muy “excepcionales” que puedan parecer, de manera oportuna y coherente.

FUENTE: https://www.project-syndicate.org/onpoint/eu-economic-response-to-ukraine-war-by-lucrezia-reichlin-2022-03?utm_source=Project+Syndicate+Newsletter&utm_campaign=37c6778f07-sunday_newsletter_12_18_2022&utm_medium=email&utm_term=0_73bad5b7d8-37c6778f07-107291189&mc_cid=37c6778f07&mc_eid=b85d0eef78

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,620SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles