fbpx
14.5 C
Mexico City
martes, marzo 5, 2024
- Anuncio -spot_img

Para combatir el analfabetismo financiero, mapeamos nuestro sistema monetario como obras hidráulicas

Durante la última década, las corporaciones súper ricas y grandes han podido pedir prestado a tasas de interés históricamente bajas. Esta afluencia de dinero fácil ha reforzado los mercados de préstamos y valores respaldados por yates, dividendos, recompra de acciones y acuerdos de fusión y adquisición.

Mientras tanto, aquellos que no se consideran “solventes” se ven excluidos del crédito, los testigos impotentes de las rentas y los costos de vida cada vez más altos. Una y otra vez, el sector financiero ha inundado ciertas partes de la economía mientras que otras partes permanecieron resecas. La pregunta es: ¿Por qué es tan difícil arreglar el sistema monetario?

Dos partes de la educación financiera
La falta de educación financiera entre la mayoría de los ciudadanos es al menos una de las causas, aunque existen definiciones que compiten entre sí. El 7 de junio, la Comisión Europea (CE) lamentó que “los niveles de educación financiera en la UE son demasiado bajos”, lo que representa una amenaza para el “bienestar personal y financiero, los hogares y la sociedad en general”.

Sin embargo, aquí la institución tiene una visión bastante estrecha de la educación financiera, limitada a las finanzas personales, es decir, enseñar a las personas cómo administrar presupuestos, lograr metas de ahorro y comprender diferentes productos financieros. A principios de marzo, Sigrid Kaag, la Ministra de Finanzas holandesa, se hizo eco de una visión minimalista similar de la educación financiera: “Al practicar cómo ahorrar, planificar y tomar decisiones desde una edad temprana en adelante, los niños aprenden a tomar decisiones financieras sólidas”.

La otra visión de la educación financiera, que apoyamos, implica una comprensión mucho más ambiciosa del sistema monetario. Lo llamamos alfabetización financiera sistémica. “En la era de los CDS y CDO, la mayoría de nosotros somos analfabetos financieros”, escribió el periodista financiero estadounidense Matt Taibbi en 2009, refiriéndose a los complejos productos financieros que desencadenaron la Gran Recesión. Avance rápido catorce años después, y la mayoría de nosotros seguimos sin estar familiarizados con la jerga de los economistas, banqueros y expertos en impuestos. Al igual que en 2009, las democracias actuales continúan divididas en lo que Taibbi describe como un “Estado de dos niveles, uno con burócratas financieros enchufados arriba y clientes despistados abajo”.

Con esto en mente, creemos que cualquier proyecto que busque impulsar la educación financiera debe educarnos sobre las funciones de un banco central, pero también sobre la infraestructura de pago, el régimen fiscal y la inversión de nuestros ahorros para pensiones. También en este sentido habría que plantearse una serie de preguntas: ¿Qué consideramos servicios públicos? ¿Qué servicios financieros se pueden asignar mejor a empresas privadas? ¿Quién tiene el poder de crear y asignar dinero nuevo y con qué fines? Para responder a estas grandes preguntas se requiere no solo una comprensión más profunda de las estructuras financieras, sino también un compromiso político continuo.

Junto con el cartógrafo Carlijn Kingma y el periodista financiero de investigación Thomas Bollen, buscamos crear un proyecto que inspirara tales preguntas y desmitificara el mundo de las finanzas. Durante dos años y medio, desarrollamos las “obras hidráulicas del dinero”, una visualización arquitectónica de nuestro sistema monetario que pasa por alto la jerga económica.

Kingma dedicó 2300 horas a dibujar este mapa a mano, basado en una investigación exhaustiva y entrevistas con más de 100 expertos, desde gobernadores de bancos centrales y miembros de juntas directivas de fondos de pensiones y bancos hasta políticos y activistas monetarios. En un video animado, lo guiamos a través de una representación metafórica de nuestro sistema monetario, su poder oculto hecho manifiesto.

¿Qué regamos?
La metáfora del agua fue fundamental para el diseño de nuestro mapa. En efecto, el sector financiero es para la economía lo que un sistema de riego para tierras de cultivo. Así como el riego ayuda a que los cultivos crezcan, el dinero permite que la economía prospere.

La arquitectura de nuestro sistema de riego financiero y la forma en que se operan las esclusas y las compuertas nos impacta a todos. “¿Qué regamos y qué se seca?” Kaag preguntó a economistas, banqueros y periodistas en junio de 2022. “Las decisiones que toma el sector financiero determinan qué crece y qué muere. Ahí es donde los bancos, los fondos de pensiones, los administradores de activos y las compañías de seguros pueden marcar la diferencia”, dijo.

En nuestro mapa, el largo y complejo proceso de irrigación financiera comienza en lo alto de la llamada torre de la sociedad, donde las grandes sumas de dinero guardan sus depósitos. Las empresas más grandes del mundo, incluidas las grandes petroleras, las grandes farmacéuticas y las grandes minoristas, están alojadas allí. Abra las compuertas y el dinero fluirá río abajo, poniendo en marcha las ruedas de la industria. Los salarios se abren camino a través de las obras hidráulicas y se filtran hacia las alcancías de los empleados. A cambio, todos van a trabajar.

El dinero eventualmente se filtra hacia los rangos más bajos de la sociedad, donde la cinta transportadora siempre está funcionando, los productos se ensamblan y las materias primas se extraen. Luego, las personas gastan los salarios que han ganado, a menudo en tiendas y negocios. Los ingresos por ventas se bombean hasta el depósito en la parte superior y el ciclo comienza de nuevo. O al menos, esa es la idea.

En realidad, la economía del goteo popularizada por el presidente estadounidense Ronald Reagan y la primera ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher, no tiene lugar. El dinero circula principalmente entre la parte superior de la torre y el sector financiero. Además, el enorme crecimiento del sector financiero en las últimas décadas ha profundizado la brecha entre los que tienen y los que no tienen. La creciente cantidad de dinero está elevando los precios de las acciones, los precios de la vivienda y las comisiones de gestión, pero la mayor parte del dinero no llega a la economía cotidiana en la torre de la sociedad, donde puede utilizarse para inversiones productivas, genera ingresos y agrega valor social.

La estructura de nuestro sistema monetario no es un fenómeno natural. La forma en que se organizan las obras hidráulicas es una elección política. En las democracias, los niveles más altos de alfabetización financiera sistémica son un requisito previo para cambiar esta arquitectura y hacer que el sector financiero sirva mejor a la sociedad.

FUENTE: https://theconversation.com/to-fight-financial-illiteracy-we-mapped-our-money-system-as-waterworks-209736?utm_medium=email&utm_campaign=Global%20Economy%20%20Business%20-%202023%2008%2009&utm_content=Global%20Economy%20%20Business%20-%202023%2008%2009+CID_37d457bfd89be94fe89ab5839ab2f8be&utm_source=campaign_monitor_global&utm_term=To%20fight%20financial%20illiteracy%20we%20mapped%20our%20money%20system%20as%20waterworks

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,730SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles