fbpx
21.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

El vasto desafío diplomático de Biden en Medio Oriente

Cuando Joe Biden se embarcó en su viaje inaugural a Oriente Medio como presidente el año pasado, elogió el hecho de que era la primera vez desde los ataques del 11 de septiembre de 2001 que un líder estadounidense visitaba la región sin tropas estadounidenses participando en misiones de combate.


También buscó restablecer los vínculos de Washington con sus socios tradicionales, prometiendo a los líderes árabes en una cumbre en Arabia Saudita que su administración reconstruiría la confianza y “proporcionaría resultados reales”. Y, añadió, “operaremos en el contexto del Medio Oriente tal como es hoy: una región más unida que en años”.


Si solo esta semana, Biden realizó su segunda visita presidencial a un Oriente Medio transformado. Israel, donde aterrizó, es una nación traumatizada en guerra, mientras que sus vecinos árabes están presa de la rabia, la angustia y el miedo. La región está en su punto más inflamable desde hace años.


El presidente de Estados Unidos se ha visto arrastrado involuntariamente a uno de los problemas más difíciles del mundo: el conflicto palestino-israelí, un atolladero diplomático que intentó evitar, pero que se ha vuelto ineludible tras el mortífero ataque de Hamas del 7 de octubre contra el sur de Israel, y la La feroz ofensiva de represalia del Estado judío contra Gaza.

Incluso cuando Biden se preparaba para viajar a Tel Aviv, su tarea de apagar las llamas de la furia y prevenir un conflicto regional más amplio se volvió cada vez más complicada cuando una explosión en un hospital de Gaza el martes se cobró decenas de vidas.

Esto provocó contrademandas entre israelíes y palestinos sobre quién era el responsable. Israel atribuyó la explosión a un cohete fallido lanzado por la Jihad Islámica Palestina, una facción islamista más pequeña en Gaza; Palestinos en un ataque aéreo israelí. Washington se puso del lado del análisis de Israel sobre la explosión y, según se informa, sus agencias de inteligencia estimaron que murieron hasta 300 personas.


El incidente rápidamente generó indignación. Los Estados árabes, incluidos aquellos hostiles a la ideología islamista militante de Hamás y que serán cruciales para los esfuerzos diplomáticos de Biden, emitieron declaraciones condenando enérgicamente a Israel. Las protestas estallaron en toda la Cisjordania ocupada y en toda la región.


Jordania, uno de los aliados regionales de Estados Unidos más confiables y dependientes, canceló una cumbre en la que Biden se reuniría con los líderes jordano y egipcio, y con el presidente palestino Mahmoud Abbas.


Todo esto subraya los innumerables desafíos que enfrenta Biden mientras busca equilibrar la solidaridad con Israel; gestionar las relaciones con los socios árabes; y contener la guerra en Gaza para evitar una conflagración regional.


En el peor de los casos, una escalada podría atraer a Irán y a su principal representante, Hezbollah, el grupo militante libanés y otras milicias respaldadas por Irán y, en última instancia, arrastrar a las fuerzas estadounidenses de regreso a misiones de combate.


‘Este es probablemente el mayor desafío diplomático al que se enfrenta Estados Unidos desde 1990, cuando tuvo que formar una coalición contra Saddam Hussein’, dice Emile Hokayem, director de seguridad regional del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres. “En aquel entonces, era un buen desafío, ya que era el comienzo del poder estadounidense [en la región]. En contraste, esto parece su puesta de sol”.


Sin embargo, la guerra también refuerza el papel crucial de Estados Unidos, que a pesar de las incursiones de China y Rusia en Medio Oriente, sigue siendo la única potencia con el peso diplomático y militar para intentar contener tal crisis.


‘Se podría decir que Estados Unidos no es lo que era en términos relativos hace 10, 15 o 20 años’, dice Jon Alterman del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. ‘Pero en términos comparativos, no hay ningún país o conjunto de países que se acerque a lo que puede hacer militar, diplomáticamente o incluso en términos de recopilación de inteligencia’.


Al dirigirse a su país desde la Oficina Oval el jueves por la noche, Biden buscó defender miles de millones de dólares en financiación militar no sólo para Israel, sino también para Ucrania y Taiwán, y posicionar a Estados Unidos como el garante último de la seguridad global. ‘El liderazgo estadounidense es lo que mantiene unido al mundo’, afirmó.

Fuente: https://www.ft.com/content/ea65484f-81e9-4d26-ac6b-846a9b5d7685?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles