fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Es hora de que Estados Unidos se una a la Corte Penal Internacional

En julio, el presidente estadounidense Joe Biden ordenó a su gobierno comenzar a compartir información con la investigación de la Corte Penal Internacional sobre las atrocidades cometidas en Ucrania. Fue una decisión sorprendente: Estados Unidos no es miembro de la CPI, y durante meses el Departamento de Defensa de Estados Unidos se resistió a la idea de ayudar en esta investigación de la CPI, preocupado por pisar una pendiente resbaladiza que algún día podría conducir a procesamientos de estadounidenses. personal militar y de inteligencia. Pero tanto la Casa Blanca como el Congreso parecen haber dejado de lado las preocupaciones del Pentágono. En agosto, con el apoyo de Biden, el Congreso aprobó un proyecto de ley de asignaciones que autorizaba al gobierno a compartir la inteligencia estadounidense sobre la guerra en Ucrania con los fiscales de la CPI.

En cierto sentido, este cambio es un avance positivo para la corte, que necesita toda la ayuda que pueda obtener. En marzo, la CPI emitió una orden de arresto contra el presidente ruso Vladimir Putin; El camino desde allí hasta llevarlo a juicio está lleno de obstáculos. Pero en otro sentido, las medidas de Washington pueden hacer retroceder a la corte a medida que salen a la luz diferentes estándares de justicia.

Desde hace décadas, la posición oficial de Estados Unidos ha sido que la CPI no tiene jurisdicción sobre los nacionales de países que no son miembros, como Israel, Rusia y los propios Estados Unidos. La CPI ha tratado de investigar las acciones estadounidenses en Afganistán, un Estado miembro de la CPI, y Estados Unidos siempre se ha resistido a ese escrutinio por principio. Pero si Washington ayuda a la CPI a reunir pruebas en casos contra rusos por sus acciones en Ucrania (un país que ha aceptado formalmente la jurisdicción de la CPI), entonces está sugiriendo que este principio no se aplica.

Esta abierta hipocresía socava la legitimidad y eficacia de un tribunal que ya lucha por demostrarle al mundo que puede aplicar la justicia de manera justa y lograr resultados reales. La CPI necesita ayuda para recopilar pruebas sobre los abusos en Ucrania. Pero la triste verdad es que mientras Estados Unidos permanezca fuera de la CPI, la ayuda desesperadamente necesaria que el país está brindando con respecto a Ucrania también podría dañar la reputación de la corte y sus objetivos más importantes.

Incluso si Biden y el Congreso tienen las mejores intenciones, también han desmantelado los argumentos más claros que Estados Unidos haya tenido jamás para no unirse a la corte y para afirmar que las fuerzas estadounidenses no pueden ser procesadas en La Haya. Quizás resulte sorprendente que la mayoría de los estadounidenses, de hecho, apoyen que Estados Unidos se una a la CPI. La guerra de Rusia en Ucrania no ha hecho más que aclarar las contradicciones de la política estadounidense, y es hora de que Estados Unidos finalmente se una a la corte.

TENERLO EN AMBAS MANERAS
En 1998, 120 países adoptaron el Estatuto de Roma que establece la CPI, un organismo multinacional encargado de investigar y procesar a personas acusadas de atrocidades, en particular crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio. Estados Unidos ayudó a redactar el tratado y el presidente Bill Clinton lo firmó en 2000. Pero Estados Unidos nunca se convirtió en miembro de pleno derecho. El Senado de Estados Unidos no ratificó el Estatuto de Roma, ni la mayoría de la gente esperaba que lo hiciera.

Al firmar el Estatuto de Roma sin que fuera probable que el Congreso lo ratificara, Clinton aparentemente quería que Estados Unidos se quedara con el pastel y se lo comiera también. Como signatario, Washington podría, según las reglas de la CPI, seguir teniendo un asiento en la mesa de negociaciones futuras sobre la jurisdicción de la corte. Los sucesores de Clinton, los presidentes George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump, aprovecharon cada oportunidad para proteger a los profesionales militares y de inteligencia estadounidenses del escrutinio de la CPI, en particular por crímenes presuntamente cometidos en territorios sobre los cuales la CPI tiene jurisdicción.

En 2002, Bush “anuló la firma” del Estatuto de Roma, diciendo a la comunidad internacional que la CPI no tenía jurisdicción sobre Estados Unidos. Después de lanzar la “guerra contra el terrorismo”, también le preocupaba que los aliados pudieran entregar personal estadounidense a la CPI, y condicionó muchas ofertas de ayuda a “acuerdos bilaterales de inmunidad” que protegieran al personal militar y de inteligencia estadounidense de posibles arrestos y traslados a la Corte Penal Internacional. CPI. Eso no impidió que la CPI iniciara un examen preliminar en 2006 sobre presuntos crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Afganistán, incluida la posible tortura cometida por personal estadounidense. Afganistán es miembro de la CPI y la jurisdicción de la corte depende más de dónde ocurrieron los presuntos abusos que de quién los cometió.

UNA FINTA HACIA LA JUSTICIA
Obama reescribió ligeramente el manual de Bush, brindando a la CPI apoyo diplomático y logístico para investigaciones selectas. Pero continuó rechazando la posibilidad de que la CPI investigue a los miembros del servicio estadounidense. Como Clinton había firmado el Estatuto de Roma, la administración Obama participó en una conferencia de revisión de 2010 para considerar enmiendas al tratado. Esa conferencia añadió un cuarto crimen internacional a la lista que la CPI podría procesar: la agresión o “el uso de la fuerza armada por un Estado contra la soberanía, integridad o independencia de otro Estado”.

El principio de no agresión es fundamental para el orden internacional basado en reglas. Sin embargo, ha sido cuestionada una y otra vez, incluso cuando países poderosos como Estados Unidos, Rusia y China han amenazado con agresión, y en algunos casos la han cometido. Sin embargo, en la conferencia de 2010, la delegación estadounidense presionó exitosamente para lograr una distinción importante: que, al procesar la agresión, la CPI no tendría jurisdicción sobre los nacionales de estados no miembros. Esta aparente victoria de Estados Unidos fue una pérdida para la CPI.

Cuando Trump asumió el cargo en 2017, hizo todo lo posible para proteger a los ciudadanos estadounidenses, así como a los de Israel, un aliado clave de Estados Unidos. Después de que la CPI ampliara sus exámenes preliminares de presuntos crímenes en Afganistán y en los territorios palestinos a investigaciones completas, en 2020 Trump impuso sanciones económicas a la fiscal principal de la CPI, Fatou Bensouda, y a su adjunto, Phakiso Mochochoko. Trump amenazó con hacer lo mismo con cualquier individuo u organización que ayudara a la CPI en estas investigaciones.

DOBLE PELIGRO
Ante la presión internacional, en abril de 2021, Biden revocó las sanciones de Trump. Pero el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, reiteró que la CPI no tiene jurisdicción sobre las fuerzas estadounidenses o israelíes que actúan en ningún lugar. Tal vez tratando de ganarse el favor —y la ayuda— de Estados Unidos para el trabajo de la CPI, el fiscal jefe de la corte, Karim Khan, anunció en septiembre de 2021 que quitaría prioridad a las investigaciones sobre el personal estadounidense en Afganistán.

Ahora, sin embargo, al apoyar las investigaciones de la CPI contra Rusia por sus actos en Ucrania, la Casa Blanca y el Congreso han dicho en voz alta la parte tranquila: Estados Unidos cree que la CPI, de hecho, tiene jurisdicción sobre actos cometidos por fuerzas de estados no miembros. —pero no sobre las fuerzas estadounidenses y las fuerzas de sus aliados selectos, como Israel. Si Estados Unidos obligara a Rusia a cumplir el estándar que se exige a sí mismo, tendría que rechazar el reclamo de la CPI de jurisdicción sobre los rusos en Ucrania, y el ejército ruso disfrutaría de impunidad por sus graves crímenes. Pero Estados Unidos ha hecho una excepción con su rival. Este es un problema enorme porque hace explícito el doble rasero de Estados Unidos.

Estos dobles estándares corroen el principio mismo de un estado de derecho internacional. Y socava particularmente a la CPI, que ha sido asediada desde su creación por acusaciones de parcialidad. La primera serie de cargos de la CPI (aunque probablemente no la última) contra Putin se refiere al traslado ilegal de cientos de niños ucranianos de Ucrania a Rusia. Putin, acusado junto con otro funcionario ruso involucrado en la transferencia, María Lvova-Belova, es el cuarto jefe de Estado en ejercicio al que la CPI ha acusado formalmente de crímenes graves.

Putin está claramente preocupado: su gobierno ha incluido a varios funcionarios de la CPI, incluido el Fiscal Jefe Khan, en una lista de personas buscadas. Y en agosto pasado, tuvo que llegar a un acuerdo con el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, para no asistir a una reunión de los estados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) organizada en Sudáfrica; Sudáfrica es miembro de la CPI, y si Putin hubiera viajado allí, Ramaphosa se habría visto obligado a entregarlo a la corte.

Sin embargo, los propagandistas rusos ya están degradando la eficacia del tribunal al utilizar como arma el doble rasero de Estados Unidos. Sostienen que detrás de la retórica de principios de Occidente se esconde un deseo puramente egoísta de proteger sus intereses y perjudicar los intereses de sus adversarios. Occidente, según ese argumento, no es mejor que Rusia y hay que resistirlo a toda costa.

ÚNETE AL CLUB
En las próximas semanas y meses, la CPI podría presentar más cargos contra Putin, los soldados rusos y los agentes de inteligencia rusos. El intercambio de inteligencia entre Washington y La Haya mejorará las posibilidades de éxito de los juicios. Según se informa, las agencias de inteligencia estadounidenses ya han recopilado pruebas de los planes rusos de atacar infraestructuras civiles, además de pruebas relativas a la deportación y el traslado de niños.

Nada de esto quiere decir que Estados Unidos no pueda ayudar a la CPI sin unirse formalmente a la corte. Puede. Pero el temor de larga data de que unirse a la CPI expondría a los ciudadanos estadounidenses a un procesamiento injusto es probablemente un hombre del saco: según la regla de “complementariedad” de la corte, si un país emprende investigaciones genuinas sobre su propio personal y, cuando corresponde, procesa a los infractores, el La CPI, que es un tribunal de última instancia, no tendrá jurisdicción sobre sus ciudadanos. La CPI ha defendido su parte de este principio en el pasado, retirándose de Colombia en 2021 y demostrando su promesa de ceder ante los gobiernos nacionales que lleven a cabo sus propios procedimientos.

Mucho más allá de Ucrania, Estados Unidos puede promover mejor valores democráticos como la rendición de cuentas y los derechos humanos como miembro de la CPI que como no miembro. A Estados Unidos simplemente no le gusta ceder ante organismos supranacionales a menos que esté en el asiento del conductor. Pero en el caso de la CPI, esta noción ha llegado a su límite. La “ley para ti pero no para mí” que Estados Unidos desea aplicar a Rusia es simplemente insostenible—legal, política o moralmente.

Es posible que Putin no tenga su día en la corte. Para que se lleve a cabo un juicio, Putin tendría que ser arrestado y trasladado a La Haya. No obstante, los cargos en su contra tienen un importante valor simbólico. Incluso si Putin nunca es detenido, vivirá como un fugitivo de la ley y será un paria en el escenario mundial. Al responder a la conducta ilegal de Putin con un proceso legal, la comunidad internacional está intentando reafirmar su compromiso con el Estado de derecho y distinguirse de Putin, quien tan claramente lo desprecia. Sin embargo, para lograrlo con éxito, Estados Unidos primero debe reconocer que las reglas que aplica al mundo también se aplican a él mismo.

Fuente: https://www.foreignaffairs.com/ukraine/time-america-join-international-criminal-court-vladimir-putin?utm_medium=newsletters&utm_source=fatoday&utm_campaign=The%20New%20Economic%20Security%20State&utm_content=20231019&utm_term=FA%20Today%20-%20112017

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles