fbpx
20 C
Mexico City
sábado, mayo 18, 2024
- Anuncio -spot_img

Estados Unidos gastó casi 2 billones de dólares. Deben parar.

El presupuesto federal estadounidense parece estar fuera de control. Las disputas de financiación y los enfrentamientos sobre el techo de la deuda amenazan habitualmente con forzar impagos y cierres. La alguna vez inexpugnable calificación crediticia de Estados Unidos sigue cayendo. ¿Simplemente el gobierno se ha vuelto demasiado grande para gestionarlo?

No, pero se ha gestionado tan mal que se podría perdonar que se llegara a esa conclusión. El Congreso debe hacerlo mejor y el año que viene tendrá una oportunidad única.

En 2017, el Congreso aprobó una ley comúnmente conocida como Ley de Empleos y Reducción de Impuestos. Sus autores lo vendieron como una droga milagrosa fiscal: simplificaría los impuestos, haría las empresas más competitivas, aumentaría los salarios, crearía mejores empleos, impulsaría el crecimiento económico y aumentaría los ingresos. Ahora la evidencia está disponible y todo parece indicar que la TCJA será recordada como un extraordinario desastre fiscal. Para 2027, habrá costado casi 2 billones de dólares y no habrá logrado los beneficios prometidos.

Los economistas suelen esperar que un recorte de impuestos tenga el mayor impacto en su primer año. En 2019, el Servicio de Investigación del Congreso, encargado de informar al Congreso sobre sus propias políticas, concluyó que la TCJA no aumentó los salarios y tuvo poco o ningún efecto sobre el crecimiento económico. Los investigadores del Fondo Monetario Internacional llegaron a una conclusión similar sobre la inversión privada. Las propias empresas informaron que no utilizaron el recorte de impuestos para invertir, contratar o dar aumentos.

Es difícil entender cómo los responsables de las políticas podrían haber esperado algo diferente, dada la historia de los recortes de impuestos. Iniciativas similares en 2001 y 2003 tampoco fortalecieron la economía ni se amortizaron por sí solas. En cambio, beneficiaron principalmente a los hogares más ricos, al tiempo que aumentaron drásticamente los déficits y la deuda federales. Los estadounidenses comunes y corrientes parecen entender esto: en su mayoría no apoyaron la TCJA, ni siquiera cuando estaba siendo aprobada.

La mala gestión se vuelve aún más irritante cuando se considera cómo se podría haber gastado el dinero. Dos billones de dólares en diez años no es una tontería. La ampliación de 2021 del Crédito Tributario por Hijos, que sacó temporalmente a casi 3 millones de niños de la pobreza, habría costado 1,6 billones de dólares extenderlo durante diez años, un gasto que los legisladores consideraron demasiado grande. Y eso todavía dejaría 400.000 millones de dólares, suficientes para proporcionar atención infantil universal y dos años de educación preescolar gratuita a todas las familias estadounidenses interesadas.

Los niños son una inversión excelente (y comprobada), que proporciona retornos al gobierno y a la economía en forma de una población mejor educada, una mayor participación en la fuerza laboral, una mayor productividad y menos demandas a la red de seguridad social. Ofrezca a los niños un comienzo saludable y apoyado y ellos devolverán toda su vida. La mayoría de la gente elegiría fácilmente una oportunidad de tan alto rendimiento en lugar de un recorte de impuestos que generaría pérdidas. No el Congreso.

Tal vez simplemente desee que Estados Unidos aborde su deuda. Vale, el gobierno debe 2,8 billones de dólares a su propio pueblo, a través de títulos del Tesoro mantenidos en el fondo fiduciario de la Seguridad Social (que, por cierto, está en camino de agotarse en aproximadamente una década). Así que el recorte de impuestos de 2017 desperdició alrededor de dos tercios de esa cantidad, recursos que podrían haberse utilizado para cumplir promesas hechas desde hace mucho tiempo a los trabajadores estadounidenses.

El próximo año, el Congreso debe decidir si extiende muchas de las disposiciones de la TCJA, que fueron diseñadas para expirar para que el costo del recorte de impuestos parezca menos gravoso. Uno esperaría que al menos abandonaran una ley con un historial terrible, si no aprovecharan la oportunidad para realizar mejoras basadas en las lecciones aprendidas.

Nada más que una ceguera deliberada hace que Estados Unidos sea incapaz de tener un presupuesto funcional y sostenible.

Fuente: https://www.bloomberg.com/opinion/articles/2024-03-04/america-s-big-tax-cut-wasted-almost-2-trillion?utm_medium=email&utm_source=newsletter&utm_term=240304&utm_campaign=sharetheview

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles