fbpx
15.7 C
Mexico City
domingo, diciembre 3, 2023
- Anuncio -spot_img

Estados Unidos y Europa cierran acuerdos para comercializar acero y aluminio

En un mundo de noticias trágicas, hay un punto positivo no anunciado: Estados Unidos y la UE están preparados para acordar un nuevo club sostenible del acero y el aluminio. Este acuerdo inminente no sólo evitaría una posible ruptura en la alianza transatlántica, sino que también apuntaría hacia un nuevo “megaefecto Bruselas” que podría ser de gran utilidad en materia de clima, sanciones, tecnología y otros temas.


El nuevo acuerdo coordinaría los aranceles de la UE y EE.UU. sobre el acero y el aluminio chinos y trabajaría hacia un enfoque común más amplio para gravar las importaciones de acero y aluminio con alto contenido de carbono. Esto puede parecer una noticia burocrática de última plana, pero hay mucho en juego. La producción de acero y aluminio representa aproximadamente una séptima parte de las emisiones globales de carbono. Y a falta de un acuerdo entre Estados Unidos y la UE, un plazo autoimpuesto de finales de octubre habría reintroducido los aranceles estadounidenses de la era Trump sobre las importaciones europeas. Entonces Europa habría respondido del mismo modo.


Una disputa así habría avivado los recientes irritantes económicos –a saber, los subsidios verdes como parte de la Ley de Reducción de la Inflación de Estados Unidos– dentro de la alianza más importante del mundo. Si a eso le sumamos la implementación potencialmente polémica del Mecanismo Europeo de Ajuste Fronterizo de Carbono (un esquema arancelario vinculado al carbono que, si no se alinea con Washington, podría dar lugar a aranceles europeos sobre una serie de productos estadounidenses), la alianza corría el riesgo de dejar que pequeños desacuerdos entraran en el debate. camino de objetivos más amplios.


En cambio, el incipiente club del acero y el aluminio proporciona un importante modelo para una mayor colaboración entre Estados Unidos y la UE como un superbloque económico único.

Mucho se ha hablado sobre el “efecto Bruselas”, en el que las regulaciones de la UE fijan, al menos parcialmente, la agenda de las empresas globales, dado el tamaño y la importancia del mercado europeo. Pero cuando Estados Unidos y la UE actúan de manera concertada, su impacto se magnifica. Juntas, las dos regiones representan el 40 por ciento del PIB mundial. Como resultado, el “efecto mega-Bruselas” tiene un poder real para moldear el comportamiento internacional.


Su influencia conjunta sobre empresas ubicadas en otras partes del mundo se expande desproporcionadamente en relación con cuando actúan solas, en parte porque las probabilidades de encontrar un mercado alternativo adecuadamente atractivo fuera del bloque se desploman drásticamente. Ante esto, las posibilidades de que otros gobiernos presten atención también aumentan sustancialmente.


Son posibles innumerables aplicaciones. Washington y Bruselas podrían extender la cooperación verde a otras industrias más allá del acero y el aluminio, creando un “club climático” más amplio que impondría aranceles a los países que no están haciendo lo suficiente para descarbonizar e incentivando a las empresas de otras partes del mundo a doblar la curva. sobre las emisiones.


Podrían integrar más estrechamente los subsidios superpuestos a la energía limpia y a los semiconductores para aumentar su eficacia. También podrían cooperar más estrechamente en materia de estándares de TI, evitando una costosa fractura del mundo en múltiples agrupaciones tecnológicas. En todas estas áreas, y en más, un enfoque superbloc podría impulsar un cambio global hacia el progreso económico y regulatorio.


El poder del efecto Bruselas ampliado se extiende también a la política exterior. Tanto Estados Unidos como Europa están ahora comprometidos a “eliminar riesgos” en su relación con China, centrándose en tecnologías avanzadas críticas para la seguridad nacional. Pero su coordinación se ha producido a trompicones. Estados Unidos cometió el error de actuar demasiado rápido en los controles de exportación de semiconductores el año pasado, sin contar con aliados críticos. De manera similar, aunque Washington anunció recientemente un nuevo mecanismo de control de las inversiones estadounidenses en tecnología avanzada china, Europa va a la zaga.

Mucho se ha hablado sobre el “efecto Bruselas”, en el que las regulaciones de la UE fijan, al menos parcialmente, la agenda de las empresas globales, dado el tamaño y la importancia del mercado europeo. Pero cuando Estados Unidos y la UE actúan de manera concertada, su impacto se magnifica. Juntas, las dos regiones representan el 40 por ciento del PIB mundial. Como resultado, el “efecto mega-Bruselas” tiene un poder real para moldear el comportamiento internacional.


Su influencia conjunta sobre empresas ubicadas en otras partes del mundo se expande desproporcionadamente en relación con cuando actúan solas, en parte porque las probabilidades de encontrar un mercado alternativo adecuadamente atractivo fuera del bloque se desploman drásticamente. Ante esto, las posibilidades de que otros gobiernos presten atención también aumentan sustancialmente.


Son posibles innumerables aplicaciones. Washington y Bruselas podrían extender la cooperación verde a otras industrias más allá del acero y el aluminio, creando un “club climático” más amplio que impondría aranceles a los países que no están haciendo lo suficiente para descarbonizar e incentivando a las empresas de otras partes del mundo a doblar la curva. sobre las emisiones.


Podrían integrar más estrechamente los subsidios superpuestos a la energía limpia y a los semiconductores para aumentar su eficacia. También podrían cooperar más estrechamente en materia de estándares de TI, evitando una costosa fractura del mundo en múltiples agrupaciones tecnológicas. En todas estas áreas, y en más, un enfoque superbloc podría impulsar un cambio global hacia el progreso económico y regulatorio.


El poder del efecto Bruselas ampliado se extiende también a la política exterior. Tanto Estados Unidos como Europa están ahora comprometidos a “eliminar riesgos” en su relación con China, centrándose en tecnologías avanzadas críticas para la seguridad nacional. Pero su coordinación se ha producido a trompicones. Estados Unidos cometió el error de actuar demasiado rápido en los controles de exportación de semiconductores el año pasado, sin contar con aliados críticos. De manera similar, aunque Washington anunció recientemente un nuevo mecanismo de control de las inversiones estadounidenses en tecnología avanzada china, Europa va a la zaga.

Fuente: https://www.ft.com/content/9173e128-b702-43cc-8c63-552a1dad4ac3?segmentId=0fc62d53-ea95-d3de-ed07-69b4b8ee45b3

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,470SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles