fbpx
25.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

La reunión Xi-Biden por sí sola no eliminará la profunda desconfianza estratégica entre Estados Unidos y China

Sin expectativas, pero con esperanza, he estado atento a señales de que los recientes intercambios entre altos líderes estadounidenses y chinos ayudarían a estabilizar el peligroso descenso de las relaciones chino-estadounidenses. Pero desde 2021, a cada conversación entre los dos presidentes o sus subordinados le sigue un nuevo deslizamiento.

Aunque sería positivo que Joe Biden y Xi Jinping se reunieran, es difícil ver que las cosas cambien mucho.


Washington habla de “barandillas” para las relaciones entre Estados Unidos y China; Pekín no lo hace. La Casa Blanca pide competencia y cooperación; Beijing dice que no habrá cooperación con el tipo de competencia de Washington. La administración estadounidense habla de “eliminar riesgos” en las cadenas de suministro y Xi habla de autosuficiencia.

Washington habla de gestión de crisis y reducción de riesgos; Beijing cree que sólo el comportamiento arriesgado atrae la atención de Estados Unidos.


Ambas partes hablan de disuadir a la otra, siendo la característica central de la disuasión la amenaza. Ambas partes buscan aliados y socios, y China se acerca a Rusia, Corea del Norte e Irán.


Ambas capitales hablan de recoger los frutos más inmediatos del intercambio económico y cultural, pero ha habido pocos avances. La guerra en Ucrania y la intensificación del conflicto en Medio Oriente han agravado en gran medida la desconfianza estratégica.


Estados Unidos y China han llegado a desconfiar profundamente uno del otro en cuatro cuestiones estratégicas fundamentales: dos son de interés para Estados Unidos y dos para China. Hasta que nuestras capitales puedan sentarse y ajustar las políticas en este sentido, y la política interna de cada sociedad cambie, hablar de una relación diferente y más productiva es ilusorio, y el peligro de conflicto aumentará.


Para Estados Unidos, dos áreas de preocupación son fundamentales. La primera es que China aparentemente ha abandonado su compromiso con la soberanía de las fronteras reconocidas por las Naciones Unidas, un principio fundamental que el ex primer ministro Zhou Enlai articuló en 1954. Hasta entonces, la soberanía había sido un estribillo constante para China.

Con la declaración conjunta de Rusia y China del 4 de febrero de 2022 anunciando una asociación “sin límites”, seguida poco después por la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin, la firme negativa de China a condenar el ataque y el apoyo marginal al esfuerzo bélico de Moscú, China ha abandonado su larga -principio articulado. Esto destruyó la confianza occidental en Beijing.


Una segunda medida fundamental china se produjo después del ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre. La reacción de Beijing fue muy diferente de su respuesta después de los ataques de Al Qaeda del 11 de septiembre.


El presidente Jiang Zemin estuvo entre los primeros líderes en llamar al presidente George W. Bush para decirle que China apoyaba a Estados Unidos contra el terrorismo y cooperó para asegurar los contenedores de carga que llegaban a Estados Unidos a través de puertos chinos, siendo el temor de Washington que cualquiera de estos envíos podría portar un arma de destrucción masiva.

Pero desde el 7 de octubre, Beijing se limitó a pedir “moderación” y un “alto el fuego”, sin condenar a Hamás ni al terrorismo, continuó consolidando los lazos con Irán y en el Consejo de Seguridad de la ONU apoyó una resolución rusa que implicaba una equivalencia moral entre Israel y Hamás.


En consecuencia, Estados Unidos ha llegado a considerar que la estrategia fundamental de China consiste en permanecer al margen y permitir que la agitación en Europa, Medio Oriente y otros lugares agrave tanto los desafíos que enfrenta Estados Unidos que Washington no puede centrar su atención en China. Beijing también espera solidificar el apoyo en el mundo árabe. El tenso estado de la gobernanza interna de Estados Unidos hace que todo esto sea más atractivo.

Los problemas que China tiene con Estados Unidos no son menos importantes y vienen de larga data. En primer lugar, en opinión de Beijing, las sucesivas administraciones de Washington han socavado los acuerdos y normas desarrollados desde 1972 en relación con Taiwán. Estas normas y acuerdos incluyen evitar relaciones “oficiales” con Taipei y no definir la isla como un activo estratégico que Washington se compromete a mantener separado.


Beijing quedó conmocionado por el testimonio del Senado del 8 de diciembre de 2021 de un alto funcionario del Departamento de Defensa de Biden que sugería precisamente eso. Beijing percibe una tendencia hacia una política de “una China, un Taiwán”. Ningún líder chino cree que pueda sobrevivir aceptando esto.

La segunda gran amenaza tiene que ver con el cambio de postura de Washington hacia el desarrollo económico de China. Durante años, el mantra de Washington fue una versión del siguiente: “Estados Unidos apoya una China fuerte, estable y próspera”. Aunque siempre hubo reservas, las políticas comerciales, de intercambio educativo y de exportación de Estados Unidos eran razonablemente consistentes con ese principio.


Ahora, después de otro endurecimiento de los controles estadounidenses a las exportaciones de chips de silicio y la maquinaria para fabricarlos, The New York Times consideró apropiado escribir en un artículo del 21 de octubre: “Mientras Estados Unidos intenta frenar el progreso de China hacia avances tecnológicos que podrían ayudar a sus militares…” En China, hay poco o ningún debate sobre si Washington está aplicando una política de “contención”.

Desde el punto de vista de Beijing, Washington ha dado marcha atrás en los acuerdos fundamentales que hicieron posible que Mao Zedong y más tarde Deng Xiaoping avanzaran hacia la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y China: el fin de la contención y la gestión cuidadosa de la cuestión de Taiwán.


El hecho de que Estados Unidos y China hayan divergido en esos cuatro principios estratégicos básicos es una brecha que no puede salvarse simplemente mediante un acuerdo sobre cuestiones comerciales, la reanudación de los intercambios educativos y mediáticos y grupos de trabajo diplomáticos sobre cuestiones funcionales, por mucho que apoyo esos esfuerzos.


Esto nos lleva al fondo del asunto. Cuando los dos presidentes intercambian puntos de vista, en cualquier foro que se produzca, la tarea es renovar la confianza estratégica mutua sobre los cuatro temas discutidos. Las elecciones de Taiwán a principios del próximo año son sólo una de las muchas pruebas que nos esperan. Pero el más fundamental de todos los obstáculos es que Washington y Beijing se han definido mutuamente como su principal amenaza estratégica a largo plazo. Cambiar eso es el trabajo número uno.

Fuente: https://www.scmp.com/comment/opinion/article/3239004/xi-biden-meeting-alone-wont-lift-deep-strategic-us-china-mistrust

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles