fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

Los bancos centrales solían mantenerse al margen de la política. Ya no.

Sabine Mauderer, miembro de la junta directiva del Bundesbank, caminaba inquieta de un lado a otro mientras esperaba para hablar.


Desde el escenario podía observar las multitudes de manifestantes antifascistas que llenaban la plaza central de Frankfurt y escuchar los cánticos que han resonado en toda Alemania en respuesta al ascenso de la extrema derecha AfD. Este tipo de manifestaciones se han vuelto comunes este año después de un aumento en su apoyo. Pero que un banquero central hable en una reunión es inusual, tranquilo y arriesgado.


Los bancos centrales consideran sacrosanta su independencia. El Banco Central Europeo dice que no podría abordar con éxito la inflación sin él. Pero las autoridades monetarias están empezando a poner a prueba esa independencia mientras lidian con la amenaza de los populistas en un año de elecciones en todo el mundo.


Mauderer, de 53 años, que se unió al Bundesbank después de ascender en las filas de la gestión de riesgos y el cumplimiento, estaba a punto de entrar en el debate político más polémico que Alemania haya enfrentado en años.

‘Los grupos antidemocráticos están dividiendo nuestra sociedad’, dijo a la multitud reunida en Frankfurt. ‘Están dañando la reputación de Alemania en el mundo’.


Los estatutos del Bundesbank –al igual que los del BCE– están diseñados para proteger a los banqueros centrales de la interferencia de funcionarios elegidos democráticamente, y no al revés. El tabú contra la participación de estos tecnócratas en política funciona principalmente como una cuestión de convención y está empezando a desmoronarse.

Este año, el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, y la miembro del Comité Ejecutivo del BCE, Isabel Schnabel, se han sumado a manifestaciones como aquella en la que habló Mauderer. La principal guardiana monetaria del continente, Christine Lagarde, ha expresado su opinión sobre un tema que disuade a sus colegas más cautelosos, arremetiendo repetidamente contra la amenaza que una reelección de Donald Trump representaría para la estabilidad europea.


Los bancos centrales califican estas acciones de apolíticas: “El compromiso de Sabine Mauderer y Joachim Nagel contra la xenofobia y la exclusión está en consonancia con la independencia del Bundesbank alemán”, afirmó un portavoz en respuesta a las preguntas de Bloomberg. “Como representantes de una gran agencia federal, consideran que es su deber defender los valores democráticos básicos de nuestro país”.


La defensa de los principios democráticos debería ser esencialmente indiscutible.

Pero otra lección que los europeos aprendieron de la presidencia de Trump es que ese no es siempre el caso. En Alemania, en particular, el argumento de que adoptar una postura contra la xenofobia y la exclusión constituye un deber cívico básico se complica por la presencia de un partido político que hace de ambas cosas un elemento central de su oferta a los votantes.


Más aún cuando una gran parte de la población se apresura a apoyarlo. El AfD o Alternativa para Alemania, cuya política de extrema derecha alguna vez fue vista como una preocupación marginal, últimamente ha escalado al segundo lugar en las encuestas a nivel nacional.


En cuanto a hablar, el BCE sigue una línea similar a la de su vecino de Frankfurt. ‘Los miembros del Comité Ejecutivo del BCE, como representantes de una institución de la Unión Europea, apoyan y defienden los valores de la UE como el respeto mutuo, la dignidad y la ausencia de discriminación’, dijo un portavoz.


Algunos analistas ven estas acciones de manera un poco diferente.


“Se trata de autoconservación”, dijo Leah Downey, académica de la Universidad de Cambridge que escribe sobre la política monetaria. “La banca central implica tomar decisiones políticas disfrazadas de tecnocracia todo el tiempo. Ahora que los populistas están empezando a representar una amenaza a ese privilegio tecnocrático, los responsables políticos tienen que volverse explícitamente políticos”.


En momentos menos cautelosos, la propia Lagarde ha sido franca sobre lo que está en juego. Respecto a su censura al posible próximo presidente de EE.UU., dijo a CNN que ser “políticamente correcto” en la cuestión de Trump conlleva “un riesgo de no ver la realidad y prepararse para ella”.


La presidenta del BCE ha dicho que lo que teme es un régimen de aranceles punitivos, y tiene buenas razones. En caso de retomar el cargo, Trump planea atacar a la UE con una serie de medidas comerciales combativas, informó Bloomberg.


Aunque los ataques al BCE desde dentro de la zona del euro de 20 naciones han sido comparativamente inofensivos en comparación con los que sufren sus pares fuera de ella, observar estos precedentes puede alentar a los responsables de las políticas a considerar los ataques como la mejor forma de defensa. Desde Tailandia hasta Turquía, una serie de controversias de alto perfil sobre la presión ejercida sobre las autoridades monetarias han agudizado el debate.


En Europa, un riesgo es que los funcionarios se conviertan en blanco de los mismos extremistas que intentan disuadir. El martes, AfD acusó al Bundesbank de costar miles de millones a los contribuyentes alemanes por el mal manejo de su programa de compra de bonos, una visión distorsionada del complejo asunto de la contabilidad del banco central, pero que de todos modos puede ganar terreno entre los votantes.

La erosión de la independencia de los bancos centrales es, hasta cierto punto, un retorno a la norma histórica. Aunque Milton Friedman y otros plantearon la independencia de la política monetaria de los objetivos gubernamentales ya en los años 1960, sólo se convirtió en un estándar en gran parte del mundo desarrollado treinta años después.


Aun así, no debería sorprender que los políticos y los banqueros centrales estén enfrentados en este momento, según Volker Wieland, profesor de economía monetaria en la Universidad Goethe de Frankfurt y ex miembro del consejo de asesores económicos de Alemania.


“Hay momentos en que la política monetaria y la política fiscal están alineadas en sus objetivos”, dijo, como durante la pandemia. “Más recientemente, sin embargo, con una inflación alta debido en parte a políticas expansivas, fue necesario un ajuste monetario para ayudar a asegurar un retorno sostenido a la estabilidad de precios, mientras que las autoridades fiscales se mantuvieron reacias a dar marcha atrás en las políticas expansivas”.


La división entre competencias monetarias y fiscales se desdibujó por la Gran Crisis Financiera, la crisis de deuda soberana que siguió y la pandemia de Covid-19. Las autoridades intervinieron como prestamistas de último recurso, no sólo para los bancos sino también para los gobiernos, comprando billones de euros de deuda emitida para financiar paquetes de ayuda. Bajo Lagarde, el BCE también se lanzó a luchar contra el cambio climático, algo que fue –al menos inicialmente– un rumbo controvertido.


‘Lo que queda es un área gris entre la política y la banca central que se está volviendo más amplia, más turbia y más difícil de navegar’, dijo David Marsh, presidente del Foro Oficial de Instituciones Monetarias y Financieras. Por eso, dijo, “los banqueros centrales deben pensar con mucho cuidado lo que dicen y tratar de mejorar las cosas en lugar de empeorarlas”.

Una de las razones por las que existen pocas reglas que impidan a los banqueros centrales opinar sobre política es que los funcionarios elegidos democráticamente tienen mayor libertad para ignorarlas. El código de conducta del BCE exige la independencia de sus miembros no por el bien de los políticos sino por el riesgo para la reputación de las propias instituciones.


Ya sea que los formuladores de políticas categoricen sus acciones como políticas, deben lidiar con el hecho de que otros lo hacen. Y los políticos pueden sentirse especialmente alentados a decirles a los funcionarios monetarios que intervengan cuando estos últimos no cumplan con sus tareas diarias.

“Necesitamos tener menos política y más estabilidad de precios”, fue el consejo a Lagarde del parlamentario europeo Engin Eroglu a principios de esta semana. ‘Todo lo demás deberías dejarlo en manos de los políticos’.


Las declaraciones del presidente del BCE sobre Trump tienen un precedente en la intervención del expresidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, William Dudley, quien en 2019 provocó reacciones negativas cuando escribió en un artículo de opinión de Bloomberg que los responsables políticos “deberían considerar cómo sus decisiones afectarán el resultado político en 2020”. El exsecretario del Tesoro, Lawrence Summers, dijo en ese momento que “podría ser la declaración menos responsable de un exfuncionario financiero en décadas”.

Las recientes diatribas anti-Trump de Lagarde no han provocado una indignación similar. Tal vez porque –como sugirió la campaña del ex presidente– a los estadounidenses no les importa “un puñado de personas en Europa”. Tal vez sea porque la gente está acostumbrada a que ella no se ande con rodeos. Y puede deberse en parte a que la noción de los bancos centrales como instituciones apolíticas está empezando a generar cada vez menos credibilidad.


“Parece que el apogeo de la independencia de los bancos centrales ha quedado atrás”, dijo Michael Gavin, investigador de la Universidad de Ottawa que, junto con su colega de la Universidad de Toronto, Mark Manger, ha documentado el aumento de las presiones populistas sobre las autoridades monetarias. ‘Si yo fuera un banquero central en Europa, ahora estaría arriesgando mi cuello e intentando salir adelante’.

Fuente: https://www.bloomberg.com/news/articles/2024-02-28/why-ecb-and-bundesbank-leaders-are-no-longer-keeping-out-of-politics?cmpid=BBD022824_politics&utm_medium=email&utm_source=newsletter&utm_term=240228&utm_campaign=bop&sref=DPtqrPAJ

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles