fbpx
20 C
Mexico City
sábado, mayo 18, 2024
- Anuncio -spot_img

Mundo Dividido: Guerra de Poder entre Estados Unidos y China, Europa en Crisis

La mayoría de los países no desean elegir entre China y Estados Unidos. Pero cada vez está más claro que es posible que tengan que hacerlo. La contienda entre las dos potencias se está volviendo global. Esta es una época de agitación política, angustia económica y crecientes barreras al comercio. En Beijing y Washington, los líderes ven oportunidades para culpar a sus rivales de la otra capital por empeorar el caos.


Por ahora, este concurso a menudo suena sorprendentemente altruista. Debido a que tantos países temen un conflicto entre China y Estados Unidos, los dos gigantes tienen motivos para actuar como una gran potencia responsable y constructiva. El líder de China, Xi Jinping, adoptó debidamente un tono cortés cuando recibió al secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en Beijing el 26 de abril. Anteriormente, el máximo diplomático de China, Wang Yi, había acusado a la administración Biden de intentar contener a su país con “medidas interminables para reprimir la economía, el comercio, así como la ciencia y la tecnología de China”. Pero Xi deseaba hablar del ‘panorama más amplio’, a saber, que ‘el mundo de hoy está experimentando una transformación no vista en un siglo’ y que ‘vivimos en un mundo interdependiente y ascendemos y caemos juntos’.

Sugirió que China y Estados Unidos deberían ayudarse mutuamente y evitar una “competencia despiadada”. En medio de las cálidas palabras, Xi ofreció una reprimenda, señalando que China se opone a las alianzas y a los “pequeños bloques” liderados por Estados Unidos. Ése es el código que China utiliza cuando acusa a Estados Unidos de poner en peligro la paz al mantener alianzas de defensa con socios del Atlántico en la OTAN y con sus socios del Indo-Pacífico, Japón, Filipinas y Corea del Sur.


Las palabras cálidas no deberían engañar a nadie. La hostilidad de China hacia las alianzas y bloques liderados por Estados Unidos es un argumento sobre el poder. También es un desafío a la legitimidad de la presencia de Estados Unidos como garante de la seguridad en Europa y Asia. El 5 de mayo, Xi realizará una visita de cinco días a tres países europeos: Francia, Hungría y Serbia. Su itinerario no es casual. Cada uno de esos países es elogiado por los diplomáticos chinos por su compromiso con la “autonomía estratégica” y una política exterior independiente, es decir, su voluntad de desafiar a Estados Unidos.


En un anticipo de la visita de Xi, Lu Shaye, embajador de China en Francia, recordó a los periodistas chinos en París el momento, hace 60 años, en que el entonces presidente de Francia, Charles de Gaulle, tuvo el coraje de resistir ‘la fuerte presión del campo occidental’ (es decir, , Estados Unidos) para establecer relaciones diplomáticas con China.


En Beijing, las embajadas de otros países de la Unión Europea se quejan de que los esfuerzos por alcanzar un consenso sobre las políticas de China son rutinariamente bloqueados por un miembro: Hungría. Esa postura diplomática está dirigida desde arriba por Viktor Orban, el primer ministro húngaro y un defensor abiertamente prochino y prorruso del “nacionalismo iliberal”.


La parada de Xi en Serbia está programada para coincidir, precisamente, con el 25º aniversario del bombardeo de la OTAN a la embajada china en la capital serbia, Belgrado.

Tres periodistas chinos murieron en ese bombardeo y China nunca aceptó la insistencia de Estados Unidos de que el ataque fue un error. Cuando Rusia invadió Ucrania en 2022, los funcionarios chinos culparon a la OTAN de provocar a Rusia al expandirse para abarcar países del antiguo bloque soviético. Más cerca de casa, China defiende la misma línea de que Estados Unidos es una presencia no deseada y problemática cuando navega con buques de guerra a través del Mar de China Meridional, en aguas internacionales que China reclama para sí.


Aún así, a medida que esta competencia por la influencia se acelera, Estados Unidos tiene sus propios argumentos que presentar sobre el aislamiento de China. En sus reuniones en Beijing, Blinken sugirió que China está poniendo en peligro sus propios intereses de tres maneras. El primero implica el acoso chino a los barcos guardacostas y pesqueros pertenecientes a Filipinas, un aliado de Estados Unidos en un tratado, mientras China reclama casi todo el Mar de China Meridional, desafiando el derecho internacional. Blinken destacó un dramático fortalecimiento por parte de Filipinas de sus vínculos con Estados Unidos y muestras de apoyo sin precedentes por parte de aliados regionales como Japón, Corea del Sur y Australia.


En segundo lugar, Blinken dijo a sus anfitriones chinos que la seguridad europea ha sido durante muchas décadas un “interés fundamental” para Estados Unidos, un uso deliberado de una frase que suelen pronunciar los diplomáticos chinos. La seguridad de Europa está amenazada por empresas chinas que venden grandes cantidades de microelectrónica, máquinas herramienta y otros componentes de doble uso que Rusia necesita para fabricar armas para su guerra contra Ucrania, dijo Blinken a sus anfitriones. China necesita elegir entre apuntalar a Rusia y su deseo de tener relaciones estrechas con Europa, argumentó el secretario de Estado, citando opiniones expresadas por múltiples líderes europeos.


Como lo expresa Nicholas Burns, el embajador estadounidense en China: “El gobierno de Beijing necesita comprender que la agresión de Putin a Ucrania es una amenaza existencial para Europa. Por eso los europeos han estado tan enojados con las empresas chinas que venden artículos de doble uso a la industria de defensa rusa”.

Incluso las superpotencias necesitan amigos


Finalmente, Blinken dijo que muchos países comparten las preocupaciones estadounidenses sobre el exceso de capacidad industrial china que lleva a que los bienes se exporten a precios artificialmente bajos. Citó investigaciones de la UE sobre paneles solares y vehículos eléctricos de China, y investigaciones mexicanas y brasileñas sobre presuntos dumping por parte de empresas chinas.


China no está dispuesta a ceder terreno en estos puntos. Sus diplomáticos culpan a Estados Unidos de instigar tensiones en el Mar de China Meridional. Insisten –contra toda evidencia– en que China es un observador neutral del conflicto de Ucrania. En cuanto al aumento de las exportaciones chinas, su embajada en París declaró recientemente en un comunicado que hablar de exceso de capacidad china en realidad muestra que las industrias occidentales han perdido su ventaja competitiva. Ese tono desdeñoso es imprudente. China y Estados Unidos están en una competencia a largo plazo por la influencia y el liderazgo global. Ambos rivales necesitan todos los amigos que puedan conseguir.

Fuente: https://www.economist.com/china/2024/05/02/china-and-america-trade-blame-for-a-world-on-fire

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles