fbpx
20 C
Mexico City
sábado, mayo 25, 2024
- Anuncio -spot_img

Brutal guerra urbana espera al ejército de Israel en Gaza

En los 18 años transcurridos desde que se retiró de la Franja de Gaza, Israel la ha invadido, con fuerza, dos veces. La primera ocasión fue la Operación Plomo Fundido, que implicó una invasión terrestre de 15 días en enero de 2009. La segunda fue la Operación Margen Protector en 2014, en la que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) pasaron 19 días sobre el terreno. Es inminente una tercera invasión terrestre, en respuesta a la masacre de civiles israelíes perpetrada por Hamás, el grupo militante palestino que gobierna Gaza. Parece probable que sea más grande, más largo y más violento que cualquier cosa anterior.


Los ataques aéreos y de artillería, incluidos misiles lanzados desde tierra y mar, ya están golpeando Gaza. Esto está ocurriendo a gran escala y con menos deliberación y advertencia previa que en campañas anteriores. Los funcionarios israelíes dicen que las FDI ya no aplican su política de “golpes en el tejado”, mediante la cual la fuerza aérea avisaría de ataques aéreos lanzando primero una bala inofensiva contra el edificio objetivo. Hasta ahora, al menos 900 palestinos, muchos de ellos civiles, han muerto, según el Ministerio de Salud palestino en Gaza.


Los líderes políticos israelíes están considerando ahora el alcance de su ofensiva terrestre. Una opción es una incursión superficial como la que se produjo en 2014, cuando las FDI capturaron territorio adyacente a la frontera con el objetivo de cerrar túneles utilizados para el contrabando de alimentos, combatientes y armas. Se mantuvo en las afueras de las ciudades principales para evitar la guerra urbana. Otra es una invasión más profunda para ocupar zonas más grandes de la Franja de Gaza, una zona densamente poblada de más de 2 millones de personas, incluida la entrada a ciudades, como en 2009. Sin embargo, estos enfoques pasados ​​pueden parecer inadecuados para los israelíes, dada la repugnancia generalizada ante las atrocidades de Hamás.


“El alcance de esto será mayor que antes y más severo. No va a ser limpio… Vamos a actuar de manera muy, muy agresiva contra Hamas”, dijo a los periodistas el martes por la mañana el portavoz militar de Israel, Richard Hecht. ‘Todos deberíamos cambiar el paradigma’. Los líderes israelíes han prometido “destruir a Hamás”, en lugar de simplemente debilitarlo, como en el pasado. ‘La era de razonar con estos salvajes ha terminado’, declaró Gilad Erdan, enviado de Israel ante las Naciones Unidas. “Ahora es el momento de destruir la infraestructura terrorista de Hamás, de borrarla por completo, para que tales horrores nunca más se vuelvan a cometer”. La noticia de una masacre espantosa en Kfar Aza, un kibutz del sur, ha endurecido el ánimo. Algunos han insinuado un castigo colectivo. ‘Hamás se convirtió en Isis y los ciudadanos de Gaza están celebrando en lugar de estar horrorizados’, dijo un general israelí. ‘Las bestias humanas son tratadas en consecuencia’.


Hamás, señala Daniel Byman de la Universidad de Georgetown, está profundamente arraigado en Gaza y está integrado en una serie de organizaciones benéficas, escuelas y mezquitas. ‘Separar a Hamás de Gaza es una tarea casi imposible’, afirma. Una reocupación de Gaza es inverosímil. Israel lo abandonó en 2005 en parte porque era muy costoso mantenerlo. En Cisjordania, señala Byman, Israel utiliza a la Autoridad Palestina, rival de Hamás, como una especie de fuerza auxiliar. Esa no es una opción en Gaza. El uso de tropas israelíes paralizaría a una gran proporción de las FDI, dejándolas sin personal en la inquieta Cisjordania. “Lo último que querrían los políticos israelíes sería un goteo constante de víctimas en Gaza, donde cada semana hay más muertes israelíes”.


Un enfoque alternativo sería una versión más grande de Cast Lead. Las FDI aún no están preparadas para eso. Ha movilizado a 360.000 reservistas, casi tantos como durante la guerra de Yom Kippur de 1973. Sin embargo, muchas de estas tropas no son soldados de combate sino lastre para unidades de inteligencia, escuadrones de la fuerza aérea y unidades de logística. Es probable que las FDI desplieguen dos divisiones blindadas y una división aerotransportada más ligera, cada una de las cuales tendrá cinco brigadas. Algunas de estas unidades están esperando que sus tanques y otros vehículos blindados lleguen a las zonas de concentración alrededor de Gaza. Otros sufrieron pérdidas durante los últimos días de combate con Hamás.

Si los líderes israelíes finalmente ordenan una invasión a gran escala, una o dos brigadas blindadas con tanques probablemente avanzarían 6 kilómetros al oeste hasta la costa, ya sea al norte o al sur de Deir al-Balah, una ciudad central, para dividir Gaza en dos. Otras dos o tres unidades del tamaño de una brigada (unos pocos miles de hombres cada una) probablemente se concentrarían en el norte, incluidos los alrededores de la ciudad de Gaza, y una o dos más en Khan Yunis o Rafah, en el sur.


Su objetivo probablemente sería atacar a Hamás y a la Jihad Islámica Palestina (PIJ), un grupo militante independiente cercano a Irán, centrándose en líderes e infraestructuras que no pueden ser atacados desde el aire, o donde hacerlo implicaría un número particularmente elevado de víctimas civiles. Hamás tiene varios cientos de kilómetros de túneles en Gaza. Localizar sus entradas y arrojar explosivos será una prioridad. El mayor desafío será la guerra urbana, un asunto notoriamente complicado.


En 2014, Hamás utilizó escuadrones de asalto pequeños pero fuertemente armados, equipados con ametralladoras, misiles guiados antitanque y granadas, y en ocasiones vestidos con uniformes de las FDI, para infligir bajas incluso a las mejores formaciones israelíes y blindadas, según un estudio de la Corporación Rand. , un grupo de expertos. ‘La resistencia a las fuerzas terrestres israelíes fue hábil, adaptable y llevada a cabo de manera coherente’, señala el estudio. ‘El personal estaba dispuesto a participar en combate cuerpo a cuerpo con las fuerzas israelíes y llevó a cabo misiones de infiltración y emboscadas con determinación’.


Mucho dependerá de cuál de los dos, Israel o Hamás, haya aprendido más efectivamente de esa ronda anterior de combates. Las FDI se animarán con su reciente experiencia en Cisjordania. En julio, dos pequeños equipos de brigadas de 1.000 hombres en total, sin tanques ni vehículos de combate de infantería, entraron en la ciudad de Jenin durante 48 horas, destruyeron docenas de edificios utilizados por militantes y mataron a 12 palestinos, casi todos los cuales se pensaba que eran combatientes. Las FDI sólo perdieron dos soldados. Su trabajo también será más fácil en Gaza porque Hamás perdió más de 1.500 hombres durante su ataque; Es probable que entre ellos se incluyeran muchos de sus combatientes más motivados.


El éxito de Israel en Jenin se logró principalmente gracias a una planificación diligente, buena inteligencia, movimientos rápidos y una cobertura constante con drones. Esto último será imposible de replicar en Gaza, dada la gran cantidad de drones que se necesitarían para una cobertura general, pero las FDI podrían optar por trabajar por etapas, centrándose en unos pocos barrios a la vez. Los drones serán aún más cruciales en esta campaña porque la enorme variedad de cámaras y sensores terrestres alrededor de Gaza fue diezmada durante la incursión de Hamás. El coronel Roi Levy, jefe de la unidad de élite “Ghost” de las FDI, un equipo de reconocimiento secreto y altamente especializado diseñado para encontrar objetos ocultos, también fue asesinado el 7 de octubre.


Una invasión masiva enfrentará varias limitaciones, además de retrasos en la formación de la fuerza. Las bajas israelíes podrían ser graves, lo que podría obligar a las FDI a emplear más potencia de fuego. ‘Creo que estará dispuesto a causar muchas bajas’, dice Byman, ‘tanto para restablecer la disuasión como para proteger a sus fuerzas’. Las FDI también tendrán que proteger su frontera norte en caso de que Hezbolá, un poderoso grupo militante libanés, se una a la contienda. Las ciudades del norte de Israel han sido evacuadas. A última hora del 10 de octubre, Israel también respondió a los ataques procedentes de Siria con fuego de artillería.


Una complicación adicional es la presencia de más de 100 rehenes israelíes y extranjeros en Gaza. Hamás ha amenazado con ejecutar a uno cada vez que Israel ataque viviendas civiles “sin previo aviso”. Bezalel Smotrich, ministro de Finanzas de extrema derecha de Israel, ha pedido a las FDI que “no tomen en consideración significativamente el asunto de los cautivos”. Las FDI utilizarán fuerzas especiales para encontrar y rescatar a los rehenes si pueden, pero es probable que Hamás los haya dispersado en una amplia zona, incluso bajo tierra.


El 10 de octubre, Joe Biden, presidente de Estados Unidos, ofreció un estridente apoyo a Israel y prometió ayuda militar, parte de la cual ya ha sido enviada. Israel ha solicitado municiones guiadas con precisión e interceptores para su sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro, los cuales podrían agotarse en una guerra prolongada. Los líderes británicos, franceses, alemanes e italianos también han ofrecido su apoyo. Pero una reacción violenta de los Estados árabes es inevitable, lo que podría poner en peligro los esfuerzos de Israel por normalizar los vínculos con Arabia Saudita, un proceso que se había estado acelerando en las últimas semanas.

En última instancia, los líderes israelíes están atrapados entre la retórica maximalista de eliminar a Hamas y la inverosimilitud de volver a ocupar Gaza. Es probable que los líderes de Hamás y una gran proporción de combatientes emerjan de sus búnkeres y restablezcan el control de la franja en el momento en que las FDI se vayan. Incluso si Israel lograra aplastar al grupo, no está claro a quién recurriría Israel para administrar el territorio.


Durante su larga carrera en la política israelí, Binyamin Netanyahu, el primer ministro de Israel, ha sido cauteloso en el uso de la fuerza militar, a pesar de su postura públicamente dura. Sin embargo, el trauma del 7 de octubre –que Isaac Herzog, el presidente de Israel, describió como el día más sangriento para los judíos desde el Holocausto– puede tener un efecto profundo. “La disposición israelí a asumir (y exigir) costos es mucho mayor que en el pasado”, dice Natan Sachs de la Brookings Institution, un grupo de expertos en Washington. “Así como Estados Unidos hizo cosas el 12 de septiembre que ni siquiera habría soñado hacer el 10 de septiembre… así Israel es muy diferente al Israel del 6 de octubre”.

Fuente: https://www.economist.com/middle-east-and-africa/2023/10/11/brutal-urban-warfare-awaits-israels-army-in-gaza?utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_campaign=espresso.US&utm_content=israel-s-war-on-hamas-s-tunnels-2023-10-17&utm_term=10/17/23

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,850SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles