fbpx
21.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

La nueva votación de la ONU sobre el alto el fuego no cambiará ni un ápice en la guerra de Gaza

Mata al mensajero. Esa ha sido durante mucho tiempo la estrategia de Israel al tratar con las Naciones Unidas.


Después de que el jefe de la ONU, Antonio Gutteres, instó a todas las partes en la guerra de Gaza a respetar y proteger a los civiles, el embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan, exigió su renuncia, diciendo que estaba justificando el terrorismo.


Luego, el viernes, el mundo votó abrumadoramente en la Asamblea General de la ONU a favor de una resolución importante, que pedía una “tregua humanitaria inmediata, duradera y sostenida que conduzca a un cese de las hostilidades”.


Hubo 120 Estados miembros a favor, 14 en contra y 45 abstenciones. Más tarde, Irak cambió su voto a sí desde una abstención después de quejarse de un problema técnico, por lo que el recuento final fue de 121 votos a favor y 44 abstenciones.


Erdan denunció la resolución, diciendo que la ONU ya no tenía ninguna legitimidad o relevancia y acusó a quienes votaron a favor de preferir apoyar “la defensa de los terroristas nazis” en lugar de Israel.

Es difícil no comparar los resultados con los de la resolución de marzo de 2022 que exige que Rusia ponga fin inmediatamente a sus operaciones militares en Ucrania. En aquel entonces, 141 países votaron a favor, cinco en contra y 35 se abstuvieron.


Estados Unidos ha utilizado la resolución de la ONU de 2022 como parte de su justificación para la guerra económica integral contra Rusia y la ayuda militar a Ucrania patrocinada por la alianza occidental pero encabezada por Washington.


Esta vez, sin embargo, como lo ha hecho durante muchas décadas, apoyará a Israel e ignorará o cuestionará la legitimidad de la última resolución de la ONU. No es nada nuevo que las grandes potencias pregonen los votos de la ONU cuando los favorecen y los ignoren o denuncien cuando no.

El apoyo casi incondicional de Washington a Israel ya lo ha llevado por caminos oscuros similares en otras ocasiones. El presidente Joe Biden cuestionó abiertamente la cifra de muertos palestinos cuando un periodista preguntó si Israel estaba ignorando su consejo de minimizar las víctimas civiles.


‘Estoy seguro de que han muerto inocentes y es el precio de librar una guerra’, afirmó. “Pero no tengo confianza en las cifras que están utilizando los palestinos”.


Eso no fue sólo un desliz de relaciones públicas, sino parte de la línea a seguir de la Casa Blanca. El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, también dijo que el número de muertos no podía tomarse “al pie de la letra” porque el “Ministerio de Salud de Gaza es sólo una fachada de Hamás”.


Por ponerse tan completamente del lado de Israel, Estados Unidos está perdiendo rápidamente el Sur Global.


En respuesta, el Ministerio palestino publicó un documento de 212 páginas que proporciona el nombre, la edad, el sexo y el número de identificación oficial de 6.747 personas que, según dijo, habían sido asesinadas en Gaza desde el 7 de octubre hasta el viernes pasado. La lista no incluía 281 cadáveres que aún no han sido identificados. Sería difícil crear una base de datos tan grande en tan poco tiempo, aunque se supone que no está más allá de lo posible.

Dada la ferocidad del bombardeo israelí y la pequeña franja de tierra que alberga a 2,3 millones de personas, es de sentido común pensar que las bajas civiles serían elevadas, por muy cuidadosos –o descuidados– que hayan sido los israelíes a la hora de evitar daños colaterales.
Por otro lado –como solía decir un antiguo profesor mío de filosofía que siempre está “la otra mano”– la intención de Israel de eliminar a Hamás no es excepcional ni injustificada. Aun así, no se pueden descartar la venganza y el castigo colectivo.
Hablando en la ONU, Erdan preguntó enojado cómo responderían Moscú y Beijing si los terroristas torturaran y mataran a sus propios ciudadanos en masa. Bueno, lo sabemos. En la segunda guerra chechena, los rusos efectivamente arrasaron Grozny, la capital. En todo Xinjiang, los chinos impusieron un régimen de represión, reeducación y reurbanización en toda la provincia. Si bien las acusaciones de genocidio siempre fueron absurdas, está claro que no fueron agradables.
Dado lo que está sucediendo en Gaza, tal vez Estados Unidos y algunos de sus aliados occidentales deberían dejar de lanzar en el futuro acusaciones tan fácilmente incendiarias como las de cometer genocidio o limpieza étnica. Nunca se sabe si no regresarán como un boomerang para golpearte justo en la cara.

Fuente: https://www.scmp.com/comment/opinion/article/3239587/new-un-vote-ceasefire-will-not-change-iota-gaza-war

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles