fbpx
22.9 C
Mexico City
martes, mayo 28, 2024
- Anuncio -spot_img

Narrativas chinas sobre la guerra entre Israel y Hamas

¿Cómo está respondiendo China a la guerra entre Israel y Hamás? Desde el ataque terrorista de Hamás contra Israel el 7 de octubre y los posteriores ataques israelíes contra Gaza, Beijing se ha posicionado como un defensor de la paz, pidiendo un alto el fuego inmediato en Gaza y el establecimiento de un Estado palestino independiente, al tiempo que critica la política de Estados Unidos. apoyo a Israel. En las semanas posteriores a los ataques, China recibió a los ministros de Relaciones Exteriores de cuatro estados árabes y a Indonesia. El hecho de que la delegación eligiera Beijing como su primera parada fue anunciado por el Ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, como una señal de que “China es un buen amigo y hermano de los países árabes e islámicos”.

Si bien más de 10 ciudadanos chinos han sido asesinados, heridos o desaparecidos como resultado de la crisis, la guerra entre Israel y Hamas no ha generado mucha reacción pública en China. De hecho, un examen detenido de las declaraciones y actividades oficiales de Beijing, los comentarios en los medios estatales y las narrativas en las redes sociales en torno a la guerra entre Israel y Hamas revela que, si bien China busca presentarse como un defensor de la paz y señalar su alineación con muchos países no Aunque los Estados occidentales defienden la causa palestina, siguen siendo reacios a asumir un papel sustancial en el conflicto en curso.

Analizando las declaraciones oficiales chinas y las actividades diplomáticas
Las declaraciones oficiales chinas sobre la guerra entre Israel y Hamas se han centrado en expresar una amplia preocupación por la escalada del conflicto y sus consecuencias humanitarias. Beijing no ha condenado explícitamente los ataques terroristas de Hamás, al tiempo que ha subrayado que sólo un acuerdo político y una solución de dos Estados pueden resolver en última instancia el conflicto entre Israel y Palestina.

El presidente chino, Xi Jinping, comentó públicamente por primera vez sobre la crisis casi dos semanas después de los ataques del 7 de octubre al margen del Foro de la Franja y la Ruta. En una reunión con el primer ministro egipcio Mostafa Madbouly, Xi pidió un alto el fuego permanente y la necesidad de evitar que el conflicto se salga de control. Sus comentarios de que una solución de dos Estados y el establecimiento de un Estado de Palestina independiente son la “única manera viable” de resolver el largo conflicto entre Israel y Palestina fueron nuevamente reiterados en su discurso en una cumbre extraordinaria de los BRICS sobre la crisis el mes siguiente.

En las primeras semanas de la crisis, Wang habló con sus homólogos del gobierno israelí y de la Autoridad Palestina (AP), además de con Arabia Saudita, Irán, Turquía, Rusia y Estados Unidos. Una comparación de las lecturas oficiales chinas de estas reuniones ofrece una ventana a cómo Beijing busca posicionarse públicamente en medio de la crisis. Por ejemplo, el resumen de la llamada de Wang con el Ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, Riyad al-Maliki, adopta un tono considerablemente más cálido, comenzando con el “sincero agradecimiento a China” de Al-Maliki por “apoyar firmemente al pueblo palestino” y un resumen de la posición de la Autoridad Palestina.

En contraste, la lectura de la llamada de Wang al Ministro de Relaciones Exteriores israelí, Eli Cohen, simplemente señala que Cohen dio “una actualización sobre la posición de Israel” a China. Luego se cita a Wang sermoneando a su homólogo israelí que “Todos los países tienen derecho a la autodefensa, pero es importante observar el derecho humanitario y proteger a los civiles”. Wang señala que “sólo adhiriéndose a la seguridad común se puede lograr una seguridad sostenible”, un tema central de la “Iniciativa de Seguridad Global” de Beijing. Beijing ha empleado este argumento con mayor frecuencia en los últimos años para criticar a Estados Unidos y sus aliados por buscar la “seguridad individual” a expensas de la “seguridad común” y para prestar apoyo diplomático a Moscú, Pyongyang y otras “víctimas” de la guerra.

Aunque en teoría Beijing y Washington comparten un interés mutuo en prevenir la propagación del conflicto en el Medio Oriente, parece haber poca o ninguna coordinación entre las dos partes en la crisis. En las Naciones Unidas, Estados Unidos y China se encuentran en una encrucijada. El Consejo de Seguridad de la ONU no ha logrado en cuatro ocasiones distintas aprobar una resolución relacionada con la guerra entre Israel y Hamas debido a los vetos de Estados Unidos, China y/o Rusia. China ha vetado un proyecto de resolución patrocinado por Estados Unidos por no exigir un alto el fuego inmediato y permanente, mientras que Estados Unidos ha vetado resoluciones por no condenar los ataques del 7 de octubre y no mencionar el derecho de Israel a la autodefensa.

China ha tomado medidas para llamar la atención sobre esta división; por ejemplo, el embajador chino ante la UE, Fu Cong, afirmó que “hay muchos países que obviamente no están de acuerdo con Europa en términos de valores… Podemos decirlo claramente por la divergencia de respuestas a la actual crisis de Gaza”.

Fuente: https://www.brookings.edu/articles/chinese-narratives-on-the-israel-hamas-war/?utm_campaign=Brookings%20Brief&utm_medium=email&utm_content=291188820&utm_source=hs_email

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,860SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles