fbpx
30.7 C
Mexico City
viernes, mayo 17, 2024
- Anuncio -spot_img

Después de 100 días brutales, Javier Milei hace creer a los mercados

‘Estamos realmente muy satisfechos’, declaró el presidente de Argentina, Javier Milei, en la radio local, después de que la inflación en febrero cayera más de lo esperado al 13%. Esa, sin embargo, es la cifra mensual. Durante el año pasado, aumentó hasta el 276%, el más alto del mundo. Una inflación de sólo el 8% anual ha sacudido la política en los países más ricos. El hecho de que Milei, con cierta justificación, haya considerado oportuno celebrar una inflación mensual del 13% muestra el desastre económico total que heredó y cuánto le queda por hacer para solucionarlo.


Milei, un outsider irascible que se describe a sí mismo como “anarcocapitalista”, hizo campaña blandiendo una motosierra y prometiendo recortar el gasto. El 10 de diciembre se hizo cargo de un estado inflado que padecía enormes déficits presupuestarios financiados mediante la impresión de dinero. La inflación era galopante; El valor del peso en el desagüe. El gobierno debía 263.000 millones de dólares a acreedores extranjeros, incluidos 43.000 millones de dólares al FMI, pero no tenía dólares en absoluto. Como muchos gobiernos argentinos, el anterior gastó mucho más allá de sus posibilidades tratando de comprar popularidad, mientras inventaba soluciones macroeconómicas temporales cada vez más absurdas (como fuertes controles de precios) para mantener la economía tambaleante.


Milei está tratando de llevar al país por un camino peligrosamente estrecho, descartando esas soluciones dudosas a medida que avanza. Su problema político básico es que atacar estridentemente al establishment y a los políticos regulares, un grupo que él llama “la casta”, es un pilar de su popularidad. Sin embargo, necesita cierto apoyo de su parte para implementar una reforma profunda, ya que sus miembros dominan el Congreso. Pero si hace demasiados acuerdos con él, arriesga su condición de outsider y, por tanto, cierto respaldo popular: su único activo político real.


Después de 100 días puede presumir de un verdadero éxito económico. Su popularidad se mantiene, incluso cuando carece de apoyo en el Congreso. Si puede mantener al público de su lado hasta las elecciones de mitad de período a fines del próximo año, podría reforzar dramáticamente su influencia y, por lo tanto, su capacidad para rehacer la economía argentina. Pero los argentinos ya están sufriendo profundamente y podrían abandonarlo mucho antes. Eso sería un duro golpe para los reformadores radicales de todo el mundo.


Comience con sus éxitos económicos. Para demostrar que no habrá más impresión de dinero, Milei está obsesionado con lograr un superávit presupuestario, es decir, que el gobierno grave más de lo que gasta. Dice que logrará un superávit (antes de pagos de intereses) este año del 2% del PIB, un enorme cambio respecto del déficit del 3% del año pasado. Tanto en enero como en febrero, el gobierno logró superávits mensuales, los primeros en más de una década. Lo hizo en parte utilizando la motosierra de Milei: reduciendo los subsidios a la energía y el transporte, las transferencias a las provincias y el gasto de capital. También se apoyó en otra herramienta: la licuadora. Aumentar el gasto menos que la inflación es una reducción en términos reales, conocida en Argentina como licuación. El gasto en pensiones contributivas, la partida presupuestaria más grande, cayó casi un 40% en términos reales en comparación con los dos primeros meses del año pasado.


El gobierno tomó otras dos grandes medidas. En diciembre devaluó el peso en más del 50% para cerrar parcialmente el abismo entre el tipo de cambio oficial y el del mercado negro. Sin embargo, eso hizo subir la inflación. Lo mismo ocurrió con los recortes de las tasas de interés en diciembre. Normalmente los bancos centrales suben los tipos para luchar contra la inflación. El razonamiento del banco fue que recortar las tasas reduciría los pagos de intereses sobre sus propios bonos, reduciendo la cantidad de dinero en circulación. La inflación inicialmente se disparó a una tasa mensual del 26% en diciembre. Eso perjudicó a los argentinos, pero sobrealimentó la licuadora de Milei.

El gobierno dice que sus resultados justifican sus difíciles decisiones. Además de los superávits fiscales mensuales y la inflación que ahora tiene una tendencia a la baja, la brecha entre los tipos de cambio oficiales y los del mercado negro es sólo de alrededor del 20%. Las reservas extranjeras han aumentado en más de 7 mil millones de dólares. Y el gobierno extendió con éxito el vencimiento de fajos de deuda en pesos, reduciendo la presión sobre el Tesoro. El FMI está satisfecho; Los mercados están empezando a creerlo.

El índice de riesgo país de Argentina, una medida de la probabilidad de incumplimiento, ha tenido una tendencia tranquilizadora a la baja. En economía hay que darle ocho o nueve sobre diez, se entusiasma Andrés Borenstein de Econviews, una consultora de Buenos Aires.

Fuente: https://www.economist.com/the-americas/2024/03/19/after-100-brutal-days-javier-milei-has-markets-believing?utm_medium=email.internal-newsletter.np&utm_source=salesforce-marketing-cloud&utm_campaign=espresso.US&utm_content=the-world-in-brief-march-23rd-2024&utm_term=03/23/24

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,830SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles