fbpx
21.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

El próximo líder de México enfrenta un enorme agujero presupuestario

Poco después de que la nueva líder de México se ponga la banda presidencial en octubre, ella (porque probablemente será una mujer) tendrá que lidiar con una cuestión que lo abarca todo: cómo pagar sus planes.


Los dos principales candidatos, la ex científica climática Claudia Sheinbaum y la empresaria independiente Xóchitl Gálvez, han dicho que no creen que sean necesarios aumentos de impuestos.


Sin embargo, el ganador –y las encuestas muestran que Sheinbaum, del partido gobernante, tiene una cómoda ventaja– tendrá que afrontar la reducción del mayor déficit presupuestario desde la década de 1980, después de que el actual presidente Andrés Manuel López Obrador abandonara la austeridad y se lanzara a gastar desenfrenadamente.


La entrada económica también incluirá la recuperación de la compañía petrolera más endeudada del mundo y la conversión del interés de los inversores en proyectos concretos.

Todo eso mientras se enfrenta a una revisión sensible del acuerdo comercial de México con Estados Unidos y Canadá, que se ha convertido en un importante motor económico para el país.

Después de años de austeridad, López Obrador, un nacionalista e izquierdista, ha intensificado los programas sociales y sus proyectos de infraestructura emblemáticos, incluidas líneas de tren y una refinería de petróleo.


Las cifras publicadas el jueves mostraron un débil crecimiento en el primer trimestre y una desaceleración de la actividad en marzo con una inflación acelerándose.


Alcanzar el objetivo de déficit del 3 por ciento del PIB para el próximo año requerirá recortes equivalentes a casi el 3 por ciento del PIB o nuevos ingresos.


Alrededor de un tercio de esa cantidad puede provenir de la finalización de grandes proyectos, dicen los expertos, pero el resto no está claro. Sheinbaum y Gálvez han prometido ampliar los programas sociales: el primero prometió 150 nuevas escuelas y el segundo sugirió que el gobierno debería pagar los servicios de salud privados.


“Va a ser muy complicado”, dijo Alejandra Macías, directora del grupo de expertos en economía y finanzas públicas de México CIEP. “Hay muchas promesas que realmente no deberíamos creer . . . ¿De dónde sacarán el dinero para pagar esas promesas?”

La prioridad más urgente es Pemex, la petrolera estatal con una deuda de 100.000 millones de dólares y un flujo de caja libre negativo. Después de décadas como fuente de ingresos de México, la empresa está arrastrando cada vez más el presupuesto y los inversionistas y analistas coinciden en que necesita cambiar radicalmente su plan de negocios.


La agencia calificadora Moody’s dijo este mes que abordar la necesidad de efectivo de Pemex era crucial para las perspectivas fiscales soberanas.


La compañía tiene una fuerza laboral inflada, un mal gobierno y un historial de seguridad y los analistas dicen que no tiene el capital o la experiencia para explotar plenamente los campos petroleros restantes de México. López Obrador detuvo fuertes aumentos de su deuda, pero la producción de petróleo está en mínimos históricos y su objetivo de “soberanía energética” ha costado miles de millones.


“El problema es muy grave”, dijo Carlos Elizondo, profesor de la escuela de gobierno de la Universidad Tecnológico de Monterrey y ex miembro de la junta independiente de Pemex. “El gobierno ya no puede financiar estas empresas . . .[o] tendremos problemas para pagar otras cosas”.

Gálvez ha dicho que vendería algunas refinerías que generan pérdidas. Sheinbaum rechazó esa idea pero ha dado pocos detalles sobre cómo daría un giro a la operación.


El próximo líder también enfrentará crecientes costos de pensiones que ahora están consumiendo una quinta parte del presupuesto. La mayor parte proviene de las pensiones de los trabajadores, pero en 2019 López Obrador también introdujo un pago universal para los mayores de 65 años, que ahora vale 6.000 pesos (361 dólares) cada dos meses.


Ese pago y otros programas sociales son clave para su índice de aprobación del 55 por ciento. También ha más que duplicado el salario mínimo en seis años. En conjunto, estas políticas han llevado a una caída de más de 7 puntos porcentuales en la tasa de pobreza, según la agencia de medición de la pobreza del gobierno.


Pero el crecimiento per cápita se ha mantenido estable durante su mandato de seis años, a pesar del enorme interés de las empresas que buscan diversificar las cadenas de suministro fuera de China. Para cambiar eso, el próximo líder de México tendrá que enfrentar problemas que empeoraron durante el gobierno de López Obrador, como la inseguridad, la falta de energía y agua limpias, y carreteras y puertos chirriantes.


‘México debería ser un factor de apalancamiento en el crecimiento de Estados Unidos, porque tiene una fuerza laboral más barata’, dijo Graham Stock, estratega soberano de mercados emergentes de RBC Bluebay. ‘No está aprovechando esa oportunidad debido a la baja productividad y los cuellos de botella en la infraestructura’.


Sheinbaum ha dicho que planearía 100 nuevos parques industriales, carreteras y proyectos de generación de electricidad. Gálvez ha dicho que implementaría una política industrial centrada en vincular las cadenas de suministro internacionales con las locales.

En 2026, el próximo líder podría tener que defender el T-MEC, el acuerdo de libre comercio de América del Norte, contra una segunda administración Trump, aunque los observadores creen que el presidente Joe Biden también será más duro con México si gana un segundo mandato.


Sheinbaum ha dicho que aspira a obtener el 1 por ciento del PIB en nuevos ingresos mediante la digitalización de la recaudación de impuestos y la actualización de la tecnología en las aduanas, una tarea difícil para el próximo año. El gobierno también ha estado buscando formas de obtener más ingresos de empresas como los bancos.


Los analistas coinciden en que muchos de los problemas económicos de corto plazo de México tienen soluciones, desde alentar la inversión privada en infraestructura hasta pagar parte de la deuda de Pemex.


Pero el destino de la economía estadounidense –a donde México envía tres cuartas partes de sus exportaciones– es una variable adicional que podría obligar al próximo líder a tomar decisiones más pragmáticas.


“Es un panorama bastante complejo”, dijo Luis de la Calle, consultor económico y ex negociador de acuerdos de libre comercio. ‘[Pero] esa complejidad también ayuda, porque a mayor complejidad, hay más incentivos para hacer las cosas de la manera correcta’.

Fuente: https://www.ft.com/content/6b0450a0-29aa-4388-8931-d3d9486970d4?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles