fbpx
21.8 C
Mexico City
lunes, junio 17, 2024
- Anuncio -spot_img

México: 25 millones de adultos reciben pensiones, pero programa no es financieramente sostenible; finanzas públicas en crisis por proyectos públicos fallidos

Como muchos mexicanos mayores, Eleazar Flores todavía trabaja cuando tiene 70 años.

Pero el carnicero del pueblo de Contla, Tlaxcala, dijo que una cosa había cambiado en los últimos años: una pensión del gobierno que le daba un poco más de dinero para ayudar a su familia.


Se lo agradece a una persona: el presidente Andrés Manuel López Obrador.


‘Él es el mejor . . . está ayudando a los que menos tienen”, dijo Flores en su tienda en el pueblo textil cuyas calles están revestidas con papel de seda decorativo.


Flores es uno de los aproximadamente 25 millones de personas en México que ahora reciben beneficios de un programa social, según cifras del gobierno. Las transferencias de efectivo han sido una pieza central del proyecto político del presidente.


López Obrador, de 70 años, comenzó su vida en política como líder de protestas en su estado natal de Tabasco antes de convertirse en alcalde de la Ciudad de México en 2000.

Luego pasó una década haciendo campaña en todo el país, perdiendo dos votos presidenciales pero construyendo una base entre los trabajadores. clase, lo que lo ayudó a obtener una victoria aplastante en todos los sectores demográficos en 2018.


Mientras se prepara para entregar el poder después de las elecciones de la próxima semana, sigue siendo ampliamente popular, con índices de aprobación de alrededor de 60, a pesar del crecimiento estancado, uno de los peores excesos de mortalidad de la región en la pandemia de Covid-19 y cifras récord de asesinatos.


El presidente, conocido como “Amlo” por sus iniciales, ha conservado una feroz lealtad entre los mexicanos más pobres, quienes durante mucho tiempo han resentido lo que ven como una clase política desconectada y contaminada por la corrupción, pero que no ven al presidente como parte de ella.

López Obrador rechazó el jet y la mansión del presidente y dice que no tiene tarjeta de crédito. El presidente, que está limitado a un solo mandato de seis años según la constitución de México, apenas viaja al extranjero y es conocido por viajar en un Volkswagen Jetta blanco y comer en modestos bares y cafés.


Tlaxcala, el estado más pequeño de México después de la capital, tiene grandes extensiones de tierras agrícolas y algunas fábricas, comunidades indígenas y altos niveles de pobreza. El presidente ganó aquí en las tres elecciones en las que participó, incluidos casi tres cuartos de los votos en 2018, la segunda mayor cantidad después de su estado natal.


“Es un tipo sencillo, amigable, viene aquí por la comida típica como los huazontles”, una planta indígena a veces llamada “brócoli azteca”, dijo Bonifacio Herrera, un camarero de 59 años.


Presumió una fotografía de la reciente visita del dirigente al restaurante donde trabaja. “Le gusta estar con la gente”, dijo Herrera.


Los programas sociales del gobierno (dirigidos a los ancianos, algunos agricultores y los jóvenes) son cruciales para la popularidad de López Obrador. El gasto social ha aumentado un 30 por ciento en términos reales desde que asumió el cargo y está fuertemente sesgado hacia las transferencias de efectivo, que son más de tres veces mayores, según el grupo de expertos en políticas públicas IMCO.


Una cobertura más amplia bajo López Obrador en comparación con su predecesor significa que más personas se benefician, pero los más pobres reciben relativamente menos que antes.


López Obrador también supervisó una duplicación del mísero salario mínimo diario a 250 pesos (15 dólares), con pocas consecuencias económicas negativas. Eso ayudó a sacar a millones de mexicanos de la pobreza moderada: la tasa cayó al 36 por ciento en 2022, desde el 42 por ciento cuando asumió el cargo. Sin embargo, la pobreza extrema aumentó ligeramente.


Los críticos de López Obrador ven una figura polarizadora que busca restaurar un partido hegemónico y socavar la democracia. Los centros urbanos como Ciudad de México están divididos, y algunos que pensaban que era un alcalde decente argumentan que desde entonces ha adoptado un giro más radical e intolerante.


A los votantes de clase media y alta les preocupa que López Obrador esté debilitando la democracia, y en los últimos meses cientos de miles de personas han marchado en defensa de instituciones como la Corte Suprema y la autoridad electoral.


La base de López Obrador lo ve de otra manera. “Ahora hay más democracia porque la gente participa más”, dijo Flores.

Un elemento central del poder de López Obrador es la “mañanera”, una conferencia de prensa matutina de horas de duración que se lleva a cabo todos los días de la semana.

Domina las ondas en un país donde gran parte de los medios dependen de la publicidad gubernamental. Los periodistas amigables a menudo plantean preguntas aduladoras.


“No se puede explicar lo que está sucediendo hoy en México, ni la popularidad [de López Obrador] ni sus preferencias electorales, sin la mañanera”, dijo Roy Campos, presidente del grupo encuestador Mitofsky. “Al final del día, [la gente] quiere un presidente que enfrente a los poderosos y defienda a los pobres, y esa es la narrativa que presenta todos los días”.


Al igual que otros líderes populistas con don para la comunicación, López Obrador ha acuñado frases que han entrado en el léxico local. Le gusta condenar a los “medios de comunicación conservadores y burgueses” y, cuando se enfrenta a estadísticas poco halagadoras, dice que tiene “datos diferentes”.


Los comentaristas críticos lo llaman el presidente “teflón”, que explica sus propios fracasos en términos de obstáculos puestos en su camino por las “élites”.


Las encuestas muestran que la seguridad es la principal preocupación de los votantes en esta elección, con más homicidios y personas desaparecidas registradas durante el mandato de López Obrador que cualquier otro presidente en la historia de México. Sus partidarios coinciden en que no ha solucionado el problema, pero creen que quiere hacerlo y que la tarea es demasiado difícil, o que otros son responsables del aumento del derramamiento de sangre, como los funcionarios locales y el poder judicial.


“La señora Piña, la jueza, deja salir a los delincuentes, ¿qué puede hacer la presidenta?” dijo Germán Rojas, quien dirige una tienda de artículos de limpieza en Tlaxcala, refiriéndose a la presidenta de la Corte Suprema Norma Piña, quien fue vilipendiada por López Obrador en sus conferencias luego de que los magistrados anularan leyes aprobadas por su partido.


La protegida de López Obrador, Claudia Sheinbaum, la favorita para la próxima presidencia, ha prometido una amplia continuidad de sus políticas y las encuestas sugieren que podría obtener una proporción similar de votos.


Dos tercios de los que reciben sus programas sociales planean votar por Sheinbaum, mientras que casi la mitad de los que no lo hacen votarán por el candidato opositor Xóchitl Gálvez, según una encuesta de abril del diario El Financiero.


Muchos votantes tienen una visión negativa de los partidos de oposición, en particular del PRI, que está asociado con décadas de gobierno unipartidista y corrupción, una narrativa que López Obrador alimenta en sus conferencias. El PRI forma parte de la coalición liderada por Gálvez.


“El PRI vendió el país”, dijo Doroteo Xelhuantzi, un artesano que hace mantas en Tlaxcala. ‘Las carreteras se vendieron a los canadienses y el petróleo se repartió a los estadounidenses’.

Las elecciones de junio, que también son para el Congreso y decenas de miles de cargos locales, se han convertido en un referéndum sobre el proyecto político de López Obrador, aunque el hombre mismo no aparece en la boleta por primera vez en más de dos décadas.


Aunque ha prometido continuar su proyecto, Sheinbaum tendrá que lidiar con un gran déficit fiscal y la exacadémica carece del estilo de comunicación natural de su mentor.


El presidente ha dicho que se retirará a su rancho, pero muchos de sus partidarios dicen que desearían que el presidente pudiera postularse nuevamente.


De Sheinbaum y otros líderes nacionales del partido Morena de Amlo, Flores el carnicero dijo: “Mantendrán el movimiento de López Obrador por ahora, pero en el futuro, quién sabe”.

Fuente: https://www.ft.com/content/d7459f6c-aac8-4ec6-a39d-68b9508c830d?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles