fbpx
15.7 C
Mexico City
miércoles, junio 19, 2024
- Anuncio -spot_img

México está desperdiciando su oportunidad de nearshoring

Sobre el papel, es una de las grandes oportunidades del mundo. Desconfiados de China, Estados Unidos está buscando alternativas confiables más cercanas a casa para ubicar fábricas de bajo costo. Al otro lado de la frontera se encuentra México, una tierra de mano de obra barata y abundantes posibilidades, con acceso comercial preferencial y exenciones fiscales en el marco del programa de energía verde de la administración Biden. ¿Es esta una combinación hecha en el cielo?

Los titulares recientes podrían fomentar esa impresión. En julio, México superó a China como la mayor fuente de importaciones a Estados Unidos. La inversión extranjera directa en México alcanzó un récord de 32.900 millones de dólares en los primeros nueve meses de este año. Los parques industriales cerca de la frontera estadounidense se están llenando. Tesla ha anunciado planes para una “gigafábrica” de 5 mil millones de dólares en México.

Trasladar la manufactura estadounidense a México no es nada nuevo. El proceso comenzó con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte en 1994, que estimuló una ola de inversiones en el ensamblaje de automóviles, camiones y televisores. Las exportaciones de México a Estados Unidos superaron a las de China en la década de 1990, pero perdieron la corona cuando las importaciones chinas se dispararon. El cambio de este año se debe más a la marcada caída de las importaciones chinas que al auge de las exportaciones mexicanas.

La disminución de las importaciones chinas ha ayudado a México a convertirse en el mayor socio comercial de Estados Unidos.

La inversión extranjera en México ha crecido, particularmente este año. Pero el año pasado Brasil tuvo un desempeño mucho más sólido, atrayendo el 41 por ciento de toda la IED a América Latina y el Caribe, frente al 17 por ciento de México. (La economía de Brasil es aproximadamente un tercio más grande que la de México).

Los parques industriales cerca de la frontera con Estados Unidos se están llenando, aunque esto refleja en parte una falta de tierra adecuada más que un auge generalizado. Tesla ha retrasado la construcción de su fábrica mexicana, que en cualquier caso no cumpliría estrictamente la definición de nearshoring ya que complementaría, en lugar de sustituir, su gigantesca planta en China.

En julio, el peso alcanzó su nivel más alto frente al dólar desde 2015, pero los analistas lo atribuyen a oportunidades tentadoras en los mercados monetarios de México, más que a fundamentos picantes: las tasas de interés mexicanas son más del doble que las de Estados Unidos. El FMI pronostica un crecimiento económico mexicano este año del 3,2 por ciento: saludable pero difícilmente el ritmo de una economía en auge.

Las empresas que operan en México dicen que se está produciendo cierta deslocalización, pero sólo una fracción de lo que podría ocurrir con las políticas gubernamentales adecuadas. Aquí cobra gran importancia la figura de Andrés Manuel López Obrador, el quijotesco presidente de izquierda. López Obrador es un nacionalista con una sospecha instintiva hacia los negocios y una nostalgia por la economía dirigida por el Estado de su juventud.

Uno de sus primeros actos fue eliminar la agencia de promoción de inversiones de México, argumentando que era innecesaria. Mientras invertía miles de millones de dólares en una nueva refinería de petróleo, el presidente atacó a las empresas extranjeras que invierten en energía renovable y, en cambio, promovió la electricidad generada por el Estado, que proviene principalmente de combustibles fósiles.

El resultado es una escasez de electricidad verde, vital para atraer nuevas fábricas. La escasez de agua es otra limitación. López Obrador canceló por estos motivos un proyecto de cervecería estadounidense de 1.400 millones de dólares, en su mayor parte construido en el árido norte; su inclinación por la toma de decisiones sobre la marcha también lo llevó a enviar tropas para apoderarse de una línea ferroviaria privatizada, que necesitaba para un proyecto de infraestructura favorito. La seguridad, o la falta de ella, también preocupa a las empresas.

Funcionarios estadounidenses han dicho que franjas de territorio mexicano están controladas por los cárteles de la droga, y no por el gobierno. México debería aprovechar al máximo una oportunidad histórica de ganar negocios de nearshoring. Para ello, necesita un gobierno que comprenda qué políticas se necesitan. López Obrador ha estado desperdiciando en gran medida la oportunidad.

Fuente: https://www.ft.com/content/517e6199-fa16-4e2d-90bf-065f86a1a298

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles