fbpx
16.8 C
Mexico City
lunes, julio 22, 2024
- Anuncio -spot_img

Detener el crecimiento de China no puede ser un objetivo para Occidente

La disuasión y el comercio tendrán que ir de la mano

¿Queremos que China fracase? Esa pregunta surgió en un seminario reciente al que asistí para comentaristas y formuladores de políticas occidentales.

El grupo estaba hojeando un informe sobre el próximo año, cuando uno de los nuestros preguntó por qué uno de los peligros enumerados para 2023 era una fuerte desaceleración del crecimiento chino. “¿No es eso lo que queremos que suceda?” preguntó.

Es una pregunta justa. Después de todo, el presidente de EE. UU. ha dicho repetidamente que está dispuesto a ir a la guerra con China para defender a Taiwán. La UE describe al país como un “rival sistémico”. Gran Bretaña está debatiendo etiquetar formalmente a China como una “amenaza”. Seguramente, si consideras a un país como una amenaza y un rival, ¿no quieres ver su economía crecer rápidamente?

O tal vez lo hagas. Aquellos que creen que el éxito económico continuo de China sigue siendo de interés para Occidente tienen argumentos plausibles para presentar. Primero, China es una gran parte de la economía mundial. Si quiere que China entre en recesión, está bastante cerca de querer que el mundo también entre en recesión. Y si China colapsara, por ejemplo, si su sector inmobiliario colapsara, las consecuencias repercutirían en el sistema financiero mundial.

Luego está la cuestión moral. ¿Se siente cómodo con querer que más de 1.400 millones de chinos, muchos de ellos aún pobres, se empobrezcan más? La demanda y la inversión de China son fundamentales para los países de África y las Américas. ¿Quieres que se empobrezcan también?

El hecho de que tal debate esté teniendo lugar dice algo sobre la confusión actual en las capitales occidentales. En términos generales, dos modelos de orden mundial están luchando en la mente de los políticos occidentales: un modelo antiguo basado en la globalización; y uno nuevo basado en la competencia entre grandes potencias.

El viejo modelo hace hincapié en la economía y en lo que los chinos llaman “cooperación en la que todos ganan”. Su argumento es que la estabilidad económica y el crecimiento son buenos para todos, y que también fomenta hábitos útiles de cooperación internacional en temas críticos como el cambio climático.

El nuevo modelo argumenta que, lamentablemente, una China más rica ha resultado ser una China más amenazante. Beijing ha invertido dinero en una acumulación militar y tiene ambiciones territoriales que amenazan a Taiwán, India, Japón, Filipinas y otros. Este punto de vista sostiene que, a menos que las ambiciones de China cambien o se controlen, la paz y la prosperidad mundiales se verán amenazadas. El ataque de Rusia a Ucrania y la estrecha alineación entre la China de Xi Jinping y la Rusia de Vladimir Putin han fortalecido la opinión de que la mejor lente a través de la cual ver el mundo ahora es la que se enfoca en la competencia de las grandes potencias.

Desafortunadamente, este no es un argumento que pueda resolverse porque ambas visiones del mundo contienen elementos de verdad. Una China que fracase podría ser una amenaza para la estabilidad mundial. Y también podría hacerlo una China que triunfe, siempre que esté dirigida por Xi u otro nacionalista autoritario.

La forma en que los políticos occidentales resuelven el debate es formular un tipo diferente de pregunta. No: ¿queremos que China tenga éxito o fracase? Pero: ¿cómo gestionamos el continuo ascenso de China?

Plantear la pregunta de esa manera evita basar la política en algo que está más allá del control de los funcionarios occidentales. No sería prudente que los estadounidenses o los europeos supusieran que China se dirige al fracaso, como tampoco sería realista que China basara sus políticas en Estados Unidos en la idea de que Estados Unidos podría colapsar. Está claro que tanto China como Estados Unidos enfrentan desafíos internos sustanciales que podrían, en el peor de los casos, abrumarlos. Pero sería una tontería que cualquiera de las partes supusiera ese resultado.

En lugar de intentar empobrecer a China o frustrar el desarrollo del país, la política occidental debería concentrarse en el entorno internacional, en el que está emergiendo una China más rica y poderosa. El objetivo debería ser moldear un orden mundial que haga que sea menos atractivo para China aplicar políticas agresivas.

Ese enfoque tiene elementos militares, tecnológicos, económicos y diplomáticos. Estados Unidos ha sido más eficaz en el fortalecimiento de su red de lazos de seguridad con países como Japón, India y Australia, lo que debería ayudar a disuadir el militarismo chino. Los esfuerzos de Washington para evitar que China se convierta en el emisor de estándares tecnológicos del mundo están cobrando impulso, pero será mucho más difícil coordinarlos con los aliados, que temen por sus propios intereses económicos.

Utilice las herramientas para compartir que se encuentran a través del botón Compartir en la parte superior o lateral de los artículos. Copiar artículos para compartir con otros es una violación de los términos y condiciones y la política de derechos de autor de FT.com. Envíe un correo electrónico a license@ft.com para comprar derechos adicionales. Los suscriptores pueden compartir hasta 10 o 20 artículos por mes utilizando el servicio de artículos de regalo. Se puede encontrar más información en https://www.ft.com/tour.
https://www.ft.com/content/05408b5b-5524-46ee-a6a6-771a8f764f2e

La economía y el comercio son los aspectos más débiles de Estados Unidos. China ya es el mayor socio comercial de la mayoría de los países del Indo-Pacífico. El estado de ánimo cada vez más proteccionista de Estados Unidos y la incapacidad de firmar nuevos acuerdos comerciales significativos en Asia hacen que la contraoferta de Washington parezca cada vez menos convincente.

La batalla de ideas también es importante. Como ha ilustrado la guerra de Ucrania, grandes partes del mundo siguen siendo profundamente escépticas sobre los motivos occidentales, incluso al oponerse a una guerra de agresión evidente librada por Rusia.

Por eso es crucial que EE. UU. y la UE tengan claro, para ellos mismos y para los demás, que su objetivo no es evitar que China se vuelva más rica. Es para evitar que la creciente riqueza de China se utilice para amenazar a sus vecinos o intimidar a sus socios comerciales. Esa política tiene el mérito de ser tanto defendible como factible.

FUENTE: https://www.ft.com/content/05408b5b-5524-46ee-a6a6-771a8f764f2e?desktop=true&segmentId=7c8f09b9-9b61-4fbb-9430-9208a9e233c8

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
2,720SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles