fbpx
14.5 C
Mexico City
martes, marzo 5, 2024
- Anuncio -spot_img

EE.UU. plantea preocupación a Perú por control chino de infraestructura

Beijing controlará el suministro de energía a Lima y al megapuerto que sirve al Pacífico

Estados Unidos ha expresado a Perú su preocupación de que China esté ganando control sobre partes críticas de la infraestructura de la nación sudamericana, incluido el suministro de electricidad a la capital Lima y un nuevo megapuerto en la costa del Pacífico.

Las empresas chinas han estado comprando activos energéticos, mineros y portuarios en América Latina en los últimos años, pero la escala de las inversiones de Beijing en Perú , junto con su posición estratégica, ha causado especial preocupación, dijo un alto funcionario estadounidense. Washington ha planteado la cuestión directamente a Lima.

“En los grandes temas geoestratégicos, el gobierno peruano no está suficientemente concentrado en analizar los beneficios y amenazas para el país”, dijo el funcionario al Financial Times bajo condición de anonimato.

El portavoz del primer ministro peruano no respondió a las solicitudes de comentarios, pero una fuente cercana al gobierno reconoció las preocupaciones de Estados Unidos.

“El problema principal es ese. . . El capital chino ha adquirido empresas eléctricas, mineras y otras. Geopolíticamente hablando, sus preocupaciones estarían justificadas”, afirmó la persona.

En abril, la empresa energética italiana Enel anunció que vendería su negocio eléctrico peruano, que suministra energía al norte de Lima, a China Southern Power Grid International por 2.900 millones de dólares. El resto del suministro eléctrico de Lima se vendió a otra empresa china, Three Gorges Corporation, en 2020. Three Gorges también es propietaria de Chaglla, una de las represas hidroeléctricas más grandes de Perú.

La Sociedad Nacional de Industrias de Perú se ha quejado de que si la venta de Enel se concretaba, “conduciría a una concentración del 100 por ciento del mercado de distribución de electricidad de Lima en manos de la República Popular China”. La autoridad de competencia de Perú está revisando la transacción.

Además, la empresa estatal china de transporte y logística, Cosco, está construyendo un puerto de aguas profundas en Chancay, 70 kilómetros al norte de Lima . Será capaz de atracar algunos de los buques de carga más grandes del mundo y desplazar el tráfico marítimo de los puertos del Pacífico de Chile, Ecuador y Colombia.

La fase inicial del proyecto, que finalmente costará 3.600 millones de dólares, se inaugurará a finales del próximo año, cuando el presidente Xi Jinping visite Perú para la cumbre de APEC.

Cosco tiene una participación del 60 por ciento en el megapuerto, mientras que la minera peruana Volcan posee el resto. “Debería ser de gran preocupación para el gobierno peruano que toda la infraestructura del puerto de Chancay quede bajo el control de una potencia extranjera”, dijo el funcionario.

El ministro de Transporte de Perú, Raúl Pérez-Reyes, dijo que su nación “es un país soberano y establece sus relaciones internacionales sobre esa base”.

Al señalar que los mayores socios comerciales del Perú eran Estados Unidos y China, agregó: “Son bienvenidas las inversiones que respeten nuestra soberanía y estén acorde con los cambios que necesitamos para minimizar los cambios climáticos, acelerar el proceso de transformación digital y reducir la desigualdad”.

Washington ha sugerido a varios países latinoamericanos que cada uno cree un comité gubernamental para examinar la inversión extranjera en sectores estratégicos por motivos de seguridad nacional, siguiendo el modelo del Comité interinstitucional sobre Inversión Extranjera en Estados Unidos, conocido como CFIUS.

El embajador de China en Perú, Song Yang, ha promovido el proyecto del megapuerto, diciendo recientemente que “China está apostando a que Chancay se convierta en el Shanghai del Perú”.

Pero existe la preocupación de que Chancay pueda repetir un patrón visto en otros lugares, en el que las empresas chinas construyen instalaciones portuarias de “doble uso” diseñadas principalmente para el tráfico de carga, pero lo suficientemente grandes como para ser utilizadas por la marina de Beijing para reabastecer a los buques de guerra.

El puerto fue rediseñado para permitir una mayor capacidad en 2018, el año antes de que Cosco adquiriera una participación mayoritaria.

Gonzálo Ríos Polastri, subdirector general de Cosco Shipping Ports Chancay Perú y ex almirante peruano, dijo que la inversión de China en Chancay fue “100 por ciento comercial”, y agregó: “Esta es una inversión de empresas privadas de acuerdo con las reglas del mercado. Puede tener diferentes lecturas geopolíticas, pero no es una inversión que tenga ningún tipo de implicación para la seguridad nacional”.

Beijing ve a Perú como una fuente importante de minerales para su economía hambrienta de recursos y el año pasado importó mineral de cobre por valor de 14.000 millones de dólares del país, sólo superado por Chile.

El gobierno chino insiste en que el compromiso con el beneficio mutuo es una piedra angular de sus proyectos de infraestructura en el extranjero, un enfoque que contrasta con lo que llama la búsqueda de hegemonía y ventaja geopolítica por parte de Washington en América Latina. Song ha pedido a los medios peruanos que “informen de manera justa y objetiva” sobre las relaciones entre China y Perú.

Las empresas chinas han adquirido participaciones en puertos de toda América Latina, además de construir redes móviles 5G y estaciones de monitoreo espacial. “Están en la línea de 20 yardas hacia nuestra patria”, dijo en agosto la general Laura Richardson, jefa del Comando Sur de Estados Unidos.

Evan Ellis, profesor de Estudios Latinoamericanos en la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, dijo que los chinos “están buscando rehacer el mundo para su propio beneficio económico… . . y la infraestructura portuaria es parte para que eso suceda”.

Ellis dijo que sospechaba que la idea de utilizar Chancay con fines militares “se les había ocurrido a los chinos desde el principio”, aunque pensaba que el motivo principal era capturar una mayor proporción del comercio logístico.

Si Beijing decidiera en el futuro que necesitaba una instalación naval en la costa del Pacífico de América, “Chancay es grande, es de aguas profundas y está lo suficientemente lejos de Estados Unidos” para poder sobrevivir en caso de hostilidades, dijo. Era “concebible” que China pudiera utilizarlo para reabastecer a buques de guerra, como ya ocurrió con el puerto de Hambantota, construido por China, en Sri Lanka, añadió Ellis.

Los inversores chinos habían irritado a Estados Unidos al intentar en 2018-19 arrendar casi la mitad de la costa de El Salvador para un puerto y una serie de zonas francas. Washington presionó al gobierno salvadoreño para que abandonara la idea, dijeron diplomáticos familiarizados con el asunto.

Fuente: https://www.ft.com/content/2c77be69-60d7-4d5c-a0c6-c7978bde3888?shareType=nongift

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,730SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles