fbpx
18.9 C
Mexico City
sábado, junio 15, 2024
- Anuncio -spot_img

La derrota de Rusia debe ser aprovechada por occidente para evitar que siga influyendo en elecciones de candidatos en paises populistas

El mundo democrático, se escucha constantemente a sus líderes, apoyará a Ucrania “mientras sea necesario”. Pero, dada la renuencia de estos líderes a darle a Ucrania lo que necesita para ganar, ¿qué significa realmente este compromiso que suena tan fuerte?

En el peor de los casos, es una excusa para la inacción con la inútil esperanza de que el presidente ruso Vladimir Putin muera pronto, que los rusos lo derroquen o que surja milagrosamente alguna otra solución, deus ex machina. En el mejor de los casos, significa proporcionar a Ucrania suficientes armas para alcanzar una mejor posición negociadora en futuras conversaciones de paz.

Ambos enfoques están equivocados. Incluso si Putin muere pronto, Rusia seguirá siendo un peligro mortal para Ucrania y Occidente. Los rusos apoyan abrumadoramente la guerra, y la pequeña “oposición liberal” de Rusia, que no representa a nadie más que a ellos mismos, no tiene ninguna posibilidad de ganar poder. Al igual que Alemania y Japón, que se volvieron democráticos sólo después de ser derrotados, ocupados y efectivamente gobernados por los aliados, Rusia no puede reformarse desde dentro.

Hablar de negociaciones o de un “conflicto congelado” es inútil y peligroso. Rusia no ofrecerá la paz a cambio de territorios ucranianos porque su objetivo no es estrictamente territorial. Quiere eliminar a la nación ucraniana. Pero eso es sólo un paso en el plan del Kremlin para restaurar el imperio y cumplir lo que concibe como la “misión histórica” de siglos de duración de Rusia de destruir el “Occidente decadente”.

El ataque de Rusia a las democracias es innegable: apoya a partidos de extrema derecha y a populistas en Occidente, se entromete en las elecciones, profundiza las divisiones dentro y entre los países, difunde desinformación, monopoliza mercados críticos como el energético y corrompe a las elites occidentales, incluso en Francia y Alemania. y Austria. Mientras tanto, Rusia ya ha encontrado formas de eludir las sanciones y conseguir las piezas y equipos necesarios para las armas, mientras que ese apoyo de China e Irán probablemente aumentará.

Sólo una derrota estratégica de Rusia puede detener la propagación de este cáncer. ¿Por qué, entonces, muchos líderes occidentales son alérgicos a esta receta?

Algunos argumentan que una derrota estratégica conduciría a la partición de Rusia y a una proliferación nuclear incontrolada. Pero la proliferación es igualmente probable si Rusia no es derrotada.

Rusia ya puede suministrar a Irán la tecnología y los materiales necesarios para producir una bomba nuclear, tal como lo hizo la Unión Soviética con China y Corea del Norte. Además, si hoy Rusia no es castigada por lanzar una guerra genocida contra Ucrania, muchos más países querrán armas nucleares porque verán que un país que voluntariamente abandonó su arsenal nuclear fue abandonado cuando un Estado nuclear lo atacó.

También existe el temor en las capitales occidentales de que la derrota de Rusia fortalezca a China. Pero esto supone que China y Rusia sean rivales. De hecho, ambos (así como Corea del Norte e Irán) están unidos por un enemigo común: sistemas democráticos que ofrecen una alternativa atractiva a los regímenes autoritarios.

Aparte de la proliferación nuclear, algunos advierten que la partición de Rusia conduciría a una guerra civil, inundando Europa de refugiados. Quizás esto sea una extrapolación de lo que le ocurrió al Imperio Ruso en 1917 y a la Unión Soviética en 1991.

En ambos casos, cabe recordar, la desintegración fue algo bueno. Después de todo, ¿realmente habría sido mejor si Finlandia y Polonia hubieran permanecido dentro del Imperio ruso después de 1917? ¿Y sería mejor hoy si Ucrania, los Estados bálticos, Moldavia y las naciones de Asia Central no hubieran obtenido su independencia después de 1991?

Lo que Rusia describe como guerras civiles fueron en realidad ataques rusos contra estados independientes recién surgidos. Después de 1917, la Rusia soviética atacó Polonia en 1919-21, Ucrania en 1918-22, Bielorrusia en 1918-20 y Georgia en 1921. Después de 1991, Rusia atacó Moldavia en 1992, Georgia en 1993 y 2008, y Chechenia en 1994 y 1999. Intentó atacar Ucrania en 1994 y 2003, e invadió en 2014 y 2022.

Si Rusia se ve privada de los recursos para librar guerras, probablemente se desintegrará pacíficamente. ¿Por qué los yakutos estarían en guerra con los buriatos en lugar de construir sus propios estados? Cualquier disputa territorial que surgiera podría resolverse con una intermediación adecuada, dando a las Naciones Unidas la oportunidad de demostrar su eficacia.

La comunidad internacional también tendría mucha más influencia sobre los nuevos Estados que sobre la Rusia actual: el reconocimiento internacional y la asistencia técnica y financiera podrían vincularse al arreglo pacífico de sus fronteras y a la renuncia a las armas nucleares. Moscovia sería mucho menos peligrosa que Rusia.

Los pasos inmediatos para lograr la derrota estratégica de Rusia son claros. En primer lugar, se debe proporcionar a Ucrania todas las armas que necesita, incluidos aviones de combate y misiles de largo alcance, sin ninguna condición. Después de todo, destruir las plantas de armas rusas es mucho más eficiente que destruir las armas rusas en el campo de batalla.

En segundo lugar, las sanciones deben endurecerse y aplicarse de manera más estricta. Rusia debería estar completamente aislada. Esto incluye impedirle la recepción de equipos y software, ordenar la salida de las empresas que aún permanecen en Rusia y reconocer a Rusia como un Estado terrorista que pertenece a la Lista Negra del Grupo de Acción Financiera Internacional.

En tercer lugar, se deberían prohibir los medios de comunicación controlados por el gobierno ruso, y se debería vigilar de cerca a las ONG y organizaciones políticas que reciben dinero ruso y promueven narrativas rusas. La propagación deliberada de mentiras no tiene nada que ver con la libertad de expresión.

Dado que Rusia tiene muchas más personas a las que puede enviar a matar y morir en Ucrania, no tenemos “el tiempo que sea necesario”. Ucrania necesita mucho más apoyo ahora. Durante la Segunda Guerra Mundial, las democracias apoyaron a Stalin para derrotar a Hitler, aunque el régimen de Stalin rivalizaba con el de Hitler en brutalidad. En Ucrania, la distinción entre el bien y el mal es clara. Cualquier cosa que no sea la derrota estratégica de Rusia hará inevitable más guerra.

Fuente: https://www.project-syndicate.org/commentary/democratic-countries-interest-in-decisive-russia-defeat-in-ukraine-by-anastassia-fedyk-et-al-2023-10

Related Articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

3,789FansMe gusta
900SeguidoresSeguir
1,880SuscriptoresSuscribirte
- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Latest Articles